martes, 26 de agosto de 2014

"Yo, judío" de Jorge Luis Borges (1899-1986)



A los 21 años, cuando ya había mostrado su curiosidad por la cultura judía y mientras estaba en España, Borges descubre al leer "Rosas y su tiempo", del historiador José María Ramos Mejía, el apellido materno, Acevedo, en la nómina de las familias de origen sefardí -"judíos portugueses convertidos (al cristianismo)"- que emigraron a tierras argentinas." "No sé bien cómo celebrar ese arroyo de sangre israelita que corre por mis venas", le cuenta por carta el autor de "Ficciones" a su amigo Maurice Abramowicz, un escritor de origen judío polaco, apenas sucedida la epifánica lectura*.

Yo, Judío

Como los drusos, como la luna, como la muerte, como la semana que viene, el pasado remoto es de aquellas cosas que pueden enriquecer la ignorancia. Es infinitamente plástico y agradable, mucho mas servicial que el porvenir y mucho menos  exigente de esfuerzos.

Es la estación famosa y predilecta de las mitologías. ¿Quién no jugó a los antepasados alguna vez, a las prehistorias de su carne y su sangre? Yo lo hago muchas veces, y muchas no me disgusta pensarme judío. Se trata de una hipótesis haragana, de una aventura sedentaria y frugal que a nadie perjudica, ni siquiera a la fama de Israel, ya que mi judaísmo  es sin palabras, como las canciones de Mendelssohn.

Crisol, en su numero del 30 de enero (1934), ha querido halagar esa retrospectiva esperanza y habla de mi ”ascendencia judía maliciosamente ocultada” (el participio y el adverbio me maravillan).

Borges Acevedo es mi nombre.  Ramos Mejía, en cierta nota del capítulo quinto de Rosas y su tiempo, enumera los apellidos porteños de aquella fecha para demostrar que todos, o casi todos, “procedían de cepa hebreo-portuguesa”.

Acevedo figura en ese catalogo: único documento de mis pretensiones judías, hasta la confirmación de Crisol. Sin embargo,  el capitán Honorio Acevedo ha realizado investigaciones precisas que no puedo ignorar. Ellas me indican el primer Acevedo que desembarcó en esta tierra, el catalán don Pedro de Acevedo, maestre de campo, ya poblador del “Pago de Arroyos” en 1728, padre y antepasado de estancieros de esta provincia, varón de quien informan los Anales del Rosario de Santa Fe y los documentos para la historia del Virreinato, abuelo, en fin, casi irreparablemente español.

Doscientos años y no doy con el israelita, doscientos años y el antepasado me elude. Estadísticamente los hebreos eran de lo más reducido.

¿Qué pensaríamos de un hombre del año cuatro mil, que descubriera sanjuaninos por todos lados?

Nuestros inquisidores buscan hebreos, nunca fenicios, garamantas, escitas, babilonios, persas, egipcios, hunos, vándalos, ostrogodos, etíopes, dardanios, paflagonios, sármatas, medos, otomanos, beréberes, britanos, libios, cíclopes y lapitas.

Las noches de Alejandría, de Babilonia, de Cartago, de Menfis, nunca pudieron engendrar  un abuelo, sólo a las tribus del bituminoso Mar Muerto les fue deparado ese don. 


Revista Megáfono, 3, Nro. 12, pág. 60, Buenos Aires, Argentina. Abril de 1934. 


* María Gabriela Mizraje, autora, filóloga y crítica literaria en el 5to Simposio Internacional de Estudios Sefardíes, que se realizó en Buenos Aires, Agosto, 2013. Leer reportaje titulado Borges, un enamorado de su deseado origen judío (Aquí)


viernes, 22 de agosto de 2014

"Los hombres hebreos de Zamora solían adoptar nombres bíblicos"

Fragmento de la entrevista con Isaac Kerem, director de la Fundación para la Fundación de la Diversidad, quien fue ponente en el II Congreso Internacional Sefardí en Zamora, Julio 2-5. El texto completo se puede leer Aquí

 
Isaac Kerem, Director de la Fundación 
para la Diversidad, Israel, durante uno de los recorridos del II Congreso Intl sefardí 


-¿Por qué ha venido a Zamora?
 
-He venido a conocer un nuevo lugar donde estudiar las novedades de la cultura judía. También soy miembro de Casa Shalom y he organizado con Gloria Mound actividades en Mallorca o en Ibiza. Pero reconozco que no se puede conocer España en un par de visitas. Es muy diferente a Grecia, país del que soy experto.

-¿Cree que hay cierta discriminación con los sefardíes?
 
-Los museos sobre el Holocausto no incluyen a los sefardíes ni a los hablantes de judeo español. La mitad de las personas que se rebelaron en Auschwitz fueron sefardíes, pero solo se reconoce a los ashkenazi. España se preocupa de los sefardíes como herencia española, pero no de los que estuvieron en el resto de países.

-¿Qué conclusiones ha ofrecido en su conferencia?
 
-He hablado de la genealogía judía en Zamora y de la repercusión que luego tuvo en la diáspora. Cabe destacar que los hombres judíos zamoranos adoptaban a menudo nombres bíblicos, no así los apellidos. En las mujeres, no se aprecian este tipo de identidades. Asimismo, los nombres de los zamoranos tuvieron una continuidad en los Balcanes, donde emigraron. Además, Zamora fue un lugar fundamental en el estudio rabínico en una época de declive.

-¿Qué ocurrió con estos nombres?
 
-La identidad judía cambió con la conversión al catolicismo. Los nombres fueron modificados, pero su base permaneció. Por otro lado, hay que aclarar que la convivencia entre judíos y cristianos fue lo habitual en Zamora, lo que desmiente que hubiera habido cualquier tipo de levantamiento de los hebreos.

Otras referencias

Lista de apellidos y nombres judíos tomados de la bibliografía histórica sobre Zamora Aquí 

Los sefardíes son los andaluces de Israel. Entrevista con Abraham Haim, Aquí.

Prof. Kerem on Jewish Diversity

 

miércoles, 13 de agosto de 2014

La Responsa que viajó a El Cairo

Por José María Sadia, La Opinión de Zamora

Las responsas eran documentos propios de las comunidades hebreas que servían para realizar una consulta a rabinos y sabios importantes de su época sobre temas de la Ley judía, las ciencias o la filosofía. Uno de esos escritos fue respondido por Jacob Campantón, padre de Isaac (1360-1463), referente en la escuela rabínica de la ciudad en la primera mitad del siglo XV y considerado gaón de Castilla, un título honorífico de prestigio. Aquella responsa emprendió un apasionante viaje en la primera diáspora judía, finales del siglo XIV, para acabar en Egipto con la ayuda de uno de aquellos exiliados. La revista Sefarad, publicación especializada del Centro Superior de Investigaciones Sociológicas (CSIC), acaba de rescatarlo de la universidad inglesa de Cambridge para dar a conocer sus detalles. 

Revista Sefarad, Vol. 73.3, CSIC, 2013, pp. 409-421.

¿Aquella expedición partió de Zamora? No hay datos que lo corroboren, pero desde el Centro Campantón de la ciudad se atreven a apuntar la posibilidad. "Aunque ni el texto original ni los comentarios lo mencionan, por la fecha -primera mitad del siglo XV- es altamente posible que esta responsa haya sido escrita en Zamora", expone Jesús Jambrina, responsable del centro, quien añade que "en aquella época Isaac Campantón ya enseñaba en la academia rabínica de la ciudad". Jacob no solo era el padre de Isaac, sino también su propio mentor. 

Tan interesante como el viaje resultan los detalles del documento, que pertenece a la colección Taylor-Schechter de la Universidad de Cambridge, un legado que custodia algunos textos de la Genizá, uno de los depósitos más importantes del mundo de documentos antiguos que fue hallado en la pared de una antigua sinagoga de Egipto hace algo más de un siglo. La Genizá reunía los escritos desechados que "incluían el nombre sagrado", detalla Jambrina. 

La forzosa diáspora judía comenzó en el año 1391. Egipto fue uno de los principales países receptores de hebreos, en un momento en el que las principales juderías de Castilla y de Aragón sufrieron violentos ataques. En aquel contexto histórico, se redacta aquella responsa pidiendo consejo empresarial a un inversor y su intermediario. Según Jambrina, "el contenido del documento en sí no es de mayor relevancia", pero sí "su aportación a la comprensión histórica de varios aspectos". 

Por un lado, "el texto está escrito en aljamiado -español con caracteres hebreos- lo cual ilumina parte de la atmósfera cultural de los judíos castellanos entre los siglo XIV y XV. No son muchos los textos escritos en esta forma idiomática que luego evolucionaría hacia variantes como el ladino, el judezmo, y la jaketía", precisa Jambrina. El responsable del Centro Campantón afirma que Jacob Campantón "posiblemente escribió una versión en hebreo y otra en aljamiado para sus destinatarios". 

Asimismo, el autor del documento fue "un sabio importante, maestro de su propio hijo Isaac, entre otros, y autor de tratados científicos", explica Jambrina, haciendo referencia a El libro de los linajes (1567) de Abraham Zacuto. El texto que publica la revista Sefarad ayuda a situar a los diferentes actores de la importante comunidad judía que albergó la ciudad. 

Ketubbah (certificado de matrominio) entre Moshe y Shabi Saba fechado en Zamora en 1447.

No es el único escrito hebreo publicado en fechas recientes que hace referencia a Zamora. Una "kettuba" o documento de matrimonio del año 1447 vincula con la ciudad a la familia Saba, cuyo exponente más populares es el talmudista y estudioso Abraham Saba (1440-1508), protagonista de una desgraciada historia que lo llevó a desprenderse de su familia, primer camino de Portugal con motivo del decreto de expulsión y después al norte de África tras esconder, presuntamente, todos los libros que había escrito en un lugar nunca conocido. Aquel lejago matrimonial se conserva en la Biblioteca Nacional de Israel y da fe del enlace en la ciudad de Zamora entre Moshe Saba y Shabi Luna. 

El estudio de Abraham Gross, profesor de la Universidad de Ben Gurion, es el autor de una monografía sobre Saba y se siente especialmente asombrado por la antigüedad de la comunidad hebrea en la provincia zamorana. El propio Gross estuvo en la ciudad el año pasado para hablar de la importancia del legado de Abraham Saba.

jueves, 7 de agosto de 2014

La provincia en el mapa de Sefarad

Por Jesús Jambrina, La Opinión de Zamora, Edición Dominical, 27 de Julio

El autor junto a participantes en el II Congreso Internacional Sefardí durante un paseo por el poblado de Fermoselle, Zamora. Foto: Loly Armenteros.

Durante las conclusiones del II Congreso Internacional Sefardí, uno de los presentes pidió, por favor, informar con anticipación las fechas del encuentro en el 2015 porque no quería perdérselo, y esa misma tarde y noche recibí dos propuesta, una verbal y otra electrónica, de ponencias para la conferencia venidera. No habíamos terminado este y ya comenzábamos a recibir temas para el próximo congreso.

Cuando empecé este proyecto nunca imaginé que llegaría el momento en que crecería al punto de no poder gestionarlo, al menos para mantener la calidad y el rigor académico con que se ha realizado en los últimos dos años.  A Zamora han venido varios de los mayores especialistas en el tema sefardí, tanto de Estados Unidos como de Israel, y en este congreso también de Portugal. Además de investigadores españoles y representantes de organizaciones trabajando por dar a conocer la cultura sefardí.

Sin embargo, lo más importante ha sido la acogida que este congreso ha tenido entre los zamoranos y zamoranas que siempre han sido la mayoría de los asistentes. Este año todos los índices de participación aumentaron: 28 ponentes (22 el año pasado), alrededor de 160 asistentes (de 120 en el 2013), 40 personas participaron de la cena de Shabbat (26 el año anterior).

Varios de los asistentes extranjeros se quedaron asombrados tanto del concierto de Mara Aranda en el Teatro Principal como del entusiasmo del público. “Ni siquiera en Nueva York (donde existe una numerosa comunidad sefardí) puede verse algo así” – me comentó uno de los visitantes estadounidenses.

Concierto  de Mara Aranda y sus invitados Judith Cohen, Jambrina y Madrid Folk y Guy Mendilow ofrecido en el Teatro Principal de Zamora el 3 de Julio.

Durante las entrevistas el año pasado mantuve que el objetivo era poner a Zamora en el mapa de Sefarad. Tres años estudiando el tema me permitían aseverar lo que  hoy es un hecho y a lo cual agrego que esta ciudad fue la última de las grandes aljamas ibéricas, cuna del movimiento educativo que se llevó a cabo en las juderías y aljamas castellanas del siglo XIV y que decretada la expulsión sería capital en la perpetuación de la memoria sefardí en la diáspora desde Portugal hasta las Américas y desde Safed hasta Amsterdam. 

Zamora fue el fin de una era y el principio de otra que llevaría la historia y la cultura sefardí a todos los confines del planeta.

Por todo lo anterior este es un congreso que merece continuar haciéndose en Zamora. Durante estos dos años se ha creado una comunidad nacional e internacional, interesada en el tema que está dispuesta a continuar asistiendo, pero también es cierto que el evento ha crecido más allá de las posibilidades reales para gestionarlo sólo desde Estados Unidos, como lo he venido haciendo hasta ahora.

En honor a la verdad hay que decir que el gobierno local, el Ayuntamiento y la Diputación, han apoyado este proyecto junto con patrocinadores tanto individuales como de empresas, pero en este punto se necesita más.  Si la tendencia de crecimiento se mantiene, y tenemos razones para creer que así será, la sede actual no es suficiente para una nueva edición.

Pensamos que este es un evento que corresponde a instituciones educativas y culturales como campus universitarios, museos y fundaciones. El Centro Isaac Campantón está abierto a la colaboración como lo ha hecho hasta ahora.

El público zamorano y de otras partes de España asistió nuevamente este año con renovado interés asimismo colegas y amigos de varios países.

Por lo pronto, el año próximo no tendremos un congreso en sí, si no un Taller (o Curso) del tema sefardí en general y de Zamora en particular. La idea es invitar a un máximo de 6 expertos de diferentes áreas y trabajar con el público en la profundización del tema. Entre los aspectos que queremos abordar están los relacionados con las excavaciones arqueológicas en asentamientos judíos medievales en España, el papel de la música en los hogares sefardíes, en particular entre las mujeres. Asimismo, esperamos tener nuevas informaciones sobre la ley de doble nacionalidad y un análisis sobre la importancia de la Academia Rabínica de Zamora.

No quisiera concluir sin antes subrayar lo más importante que sucedió este año en el congreso: la señalización de la Ruta Sefardí. Todos los participantes nacionales e internacionales coinciden en aplaudir este importantísimo logro de la colaboración y el compromiso de las autoridades, en este caso de la alcaldesa Rosa Valdeón. Esta Ruta incluye a Zamora en el circuito de ciudades ibéricas que ya tiene lo judío sefardí como parte de sus recorridos históricos, el próximo paso es promoverla junto a las demás Rutas – Románica, Modernista, Romancero- y hacerla visible en sus folletos, carteles y propuestas de visitas. 

Nos toca ahora continuar estudiando y aprendiendo del legado sefardí en Zamora e integrarlo dentro de nuestra responsabilidad ciudadana como parte de la identidad zamorana que es.     

La alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, conversa durante la inauguración de la Ruta Sefardí con Jesús Jambrina, Viterbo University, promotor de las señalizaciones, y Abraham Haim, presidente del Consejo de las Comunidades Sefardíes de Jerusalén. El develamiento de los monolitos se llevó a cabo como parte de las actividades del II Congreso Internacional Sefardí celebrado en la ciudad. Además del público zamorano, estuvieron presentes miembros del Centro de Estudios Marranos y Anusim de Netanya College, Israel, y de la Fundación Don Juan de Borbón España-Israel.

martes, 29 de julio de 2014

Un "mikve" encerrado en la Hostería Real

José María Sadia, La Opinión de Zamora, 29 de Julio, 2014. Fotos: Javier de la Fuente

En origen, los judíos utilizaban los baños rituales como una suerte de purificación. Utilizaban un lugar especial, un mikve , que cumplía dos requisitos fundamentales: el agua debía fluir y renovarse de forma constante y tenía que cubrir al completo el cuerpo. Tanto los hombres como las mujeres -ahora es una costumbre ligada más al género femenino- utilizaban estos espacios de manera frecuente. 

Todavía hoy el agua baja de la peña sobre la que se asienta la ciudad para renovar el agua de un mikve oculto en el interior de la Hostería Real, un edificio hoy clausurado fruto del infortunio y de una trayectoria reciente tan rocambolesca como el olvido en el que habita, posiblemente, uno de los escasísimos legados arqueológicos de la importante presencia hebrea en varias zonas de la ciudad, en particular, los Barrios Bajos. 


Alfredo del Cueto, delineante.

La historia del baño judío y del propio edificio es la historia de Alfredo del Cueto, delineante que emprendió a mediados de los ochenta un noble proyecto para el edificio hoy clausurado: impulsar un museo en el que dar a conocer cuatro centenares de trajes de la provincia con una antigüedad de hasta cuatro siglos. Con tal fin, Del Cueto invirtió sus ahorros en la compra de la propiedad, por entonces un conjunto de viviendas que empañaba la impronta del palacio que habitó el último inquisidor de la ciudad. "Se trataba de un edificio catalogado y allí no podías hacer cualquier cosa", precisa el ya jubilado delineante. 

El palacio poseía un ramillete de aspectos de extraordinario valor y la obra de Del Cueto consistía en separar el polvo de la paja. Junto a los arquitectos Alfonso Crespo y José Ángel Bueno, el promotor impulsó la reforma integral de las estancias, delimitadas por sillería de piedra y adobe prensado, con unos muros que rozan el metro de anchura en algunas zonas. "Incluso había un excelente artesonado en la primera planta formado por piezas encajadas", rememora. 


Hosteria Real, ubicada en la Cuesta de Pizarro, Zamora

Sin embargo, el lugar más especial del edificio no eran su fachada, ni el patio que muchos recordarán de la reciente etapa como hostería. Sino un pequeño espacio que unía la roca que sostiene la muralla con el resto de la propiedad. "Cuando me encontré con aquello, advertí de que se trataba de un baño ritual, pero o no me creyeron o había un notable desinterés por aquello", explica Del Cueto. En cambio, la historiadora Fuencisla García Casar, que editó un trabajo monográfico sobre la presencia judía en la ciudad, "acudió a verlo y no tuvo duda alguna de que se trataba de un baño judío". 

Pero, ¿qué aspecto tenía aquel mikve? "Es un espacio situado al fondo, con cinco peldaños para bajar al baño y un pilar que sujeta una barandilla de sillería. Lo más importante es que está construido a cielo abierto, excavado en la misma roca y con una profundidad de un metro de agua", explica Del Cueto. Un orificio conecta el baño con un pozo situado en el centro del patio del palacio y mantiene el nivel del agua que podría ser mayor de obstruirse el agujero. 

Plano delineado por los ingenieros al momento de reconstruir la Hostería Real
Se trata de uno de los tres espacios que el Centro Campantón -creado tras la celebración de un congreso sobre la herencia sefardí en Zamora- pretende estudiar junto al cementerio hebreo radicado en Valorio o la Cueva Árabe, que pudo ser una antigua sinagoga. Al frustrarse el proyecto del museo del traje, Del Cueto impulsó allí el restaurante Pizarro (como la cuesta en la que está emplazado) a principios de los años noventa. Tras aquella experiencia profesional, el palacio cambio de manos y nació la Hostería Real, clausurada desde hace dos años, lo que impide a los investigadores acceder al interior en la actualidad.


Otras informaciones relacionadas:

El renacer de una cultura dormida (Enlace Directo)
La excavación en tres zonas de la ciudad sacaría a la luz los primeros restos judíos (Enlace Directo)

viernes, 4 de julio de 2014

La ciudad de Zamora señaliza su Ruta de los Judíos Españoles



La alcaldesa Rosa Valdéon y el promotor de las señalizaciones, el prof. Jesús Jambrina, Viterbo University, develan el primer monolito en las inmediaciones del Bosque de Valorio donde la documentación histórica ubica el cementerio judío de la ciudad. Presentes además en la foto Abraham Haim, presidente del Consejo de la Comunidad Sefardí de Jerusalén, y la escritora Margalit Matitiahu. La inauguración de la Ruta judía de Zamora se llevó a cabo el 4 de Julio como parte del II Congreso Internacional Sefardí celebrado en los primeros días de Julio.

Plaza de Zumacal, ubicada en la Judería Vieja, hoy barrio de La Horta, donde vivieron los judíos en Zamora desde al menos finales del siglo XI hasta principios del XV cuando se mudaron a la Judería Nueva en el actual barrio de La Lana. El barrio conserva en muchas calles el nombre de los oficios desempeñado por los hebreos como Zapatería, Tenería, y Alfamareros, entre otros. La Judería Vieja contó con al menos dos sinagogas, una vieja y una nueva, ubicada esta última en las cercanías de la iglesia de San Leonardo.  

Puerta de Zambranos (hoy de la Reina Doña Urraca) alrededor de la cual, a ambos lados de la misma, vivieron varios judíos prominentes de la ciudad en el siglo XV, entre ellos Abraham Corcos, nombrado en la documentación histórica como el procurador de la aljama de los judíos, y Doña Jamila y sus dos hijos, vecina de los Corcos, y mencionada en varios documentos relativos a la Judería Nueva. Muy cerca de este sitio hubo una sinagoga privada perteneciente a la familia Benavento que más tarde fue donada para que se construyera la iglesia Santa María la Real que ya no existe. 

Ronda de Santa Ana,  cuya puerta del mismo nombre fue uno de los accesos a la Judería Nueva a partir de 1412. La calle principal era la llamada Larga, hoy Sancho IV. De acuerdo con el historiador Manuel Ladero Queseda en el año de la expulsión la población judía de Zamora constituía el 20% y ocupaba un territorio del 14% de la antigua ciudad. Fue seguramente en la Judería Nueva donde pernoctaron los miles de judíos que pasaron por Zamora camino de Portugal entre Abril y Agosto de 1492.

Plaza San Sebastián, Judería Nueva, donde sabemos estuvo ubicada tanto la Sinagoga Mayor como la conocida Academia Rabínica, fundada por Isaac Campantón (1360-1463). Varios se los sabios más prominentes que existían en la península ibérica en 1492 habían estudiado en Zamora, entre ellos Isaac Aboab II, Isaac de León, Samuel Valensí y Jacob Habid. 

martes, 1 de julio de 2014

Ni bodega ni cueva, las evidencias apuntan a una sinagoga










Plano externo realizado por el profesor José Ignacio Sánchez, Universidad de Valladolid

La ubicación actual con respecto al nivel de la calle en la plaza de Santa Lucía se explica por "la sedimentación" producida a lo largo de siglos de inundaciones en los Barrios Bajos. "Se sabe que alrededor de Santo Tomé -iglesia románica ubicada a escasa distancia del lugar- hay un metro de sedimentos", ejemplifica Jesús Jambrina. Pese a la imagen que muchos zamoranos tienen de la Cueva Árabe -fue local de hostelería hasta hace pocos años- el estudio que Jambrina realiza con varios profesores de la Universidad de Valladolid probaría que el espacio "fue un edificio en sí mismo" y "no la parte baja o interior de otro", como ocurre en la actualidad. 

Si no fue cueva ni bodega, ¿qué pudo ser? Esta es la pregunta clave en la investigación que trata de desentrañar si el espacio fue siglos atrás una de las sinagogas de la ciudad. A favor de esta tesis se sitúa la documentación de los siglos XV y XVI que habla de un templo judío entre las iglesias de San Leonardo y Santa Lucía. En concreto, un texto citado por varios autores habla de la apertura en 1505 de una carnicería "donde estaba la sinagoga vieja", es decir, en la judería vieja de la ciudad. 

Una prueba más: la singular y esmerada decoración de ladrillo de la bóveda, un caso único en la zona.
A partir de ahora, los impulsores del estudio quieren precisar la utilidad de dos elementos del interior del edificio. Uno de ellos es "un posible hejal, donde se colocaba la Torá (libro de la ley de los judíos". "Siempre se coloca orientado al este, como es el caso de la Cueva Árabe", explica Jambrina. El otro, es "un pequeño pozo" que "habría que excavar para detectar si se trata de un baño ritual, un mikve", aclara. 


Plano interior realizado por el prof. José Ignacio Sánchez, Universidad de Valladolid


De cualquier modo, se trata de la primera ocasión en que se realiza una recreación virtual de la conocida como Cueva Árabe. "No hay documentación relativa a este edificio anterior al siglo XIX, de donde procede una descripción de las casas de la plaza de Santa Lucía", asevera Jambrina. La consecuencia de esta circunstancia es que "toda la información que podamos obtener será a partir del tipo de la construcción, de la decoración o de algún tipo de objeto hallado en el interior", añade.

jueves, 26 de junio de 2014

Zamora señaliza sus juderías

Las claves del judaísmo

Por José María Sadia, La Opinión de Zamora, Junio 26

Zamora se incorpora al conjunto de ciudades que hacen visibles plazas y calles donde habitaron los judíos hasta su expulsión en 1492. El Ayuntamiento hace efectivo así el compromiso que adquirió hace un año con los organizadores del congreso sefardí, que la próxima semana vivirá su segunda edición en Portugal, Fermoselle y la capital. Cuando el encuentro llegue a Zamora el próximo tres de julio, la ciudad mostrará los cinco lugares donde está mejor documentada la presencia hebrea: plazas de Zumacal, San Sebastián y La Leña, ronda de Santa Ana y entrada del bosque de Valorio.

A diferencia de Segovia o Toledo, la voluntad de "iluminar" los espacios donde la huella judía está presente entraña un grave problema: "No tenemos sinagogas, pero sí el recuerdo", definió ayer el concejal de Cultura, Francisco Javier González. Los promotores de la idea habían propuesto nueve hitos y el Ayuntamiento de Zamora ha escogido finalmente cinco. "Emplearemos los mismos soportes que hace años", precisó González. Es decir, prismas de metal que muestran información escrita y gráfica del lugar.

Concejal Francisco Javier González y el prof. Jesús Jambrina, Viterbo University

El profesor Jesús Jambrina, promotor de la señalización, justificó cada uno de los cinco lugares seleccionados. El más conocido, la judería vieja de la ciudad, se sitúa en los Barrios Bajos. La elección de la plaza de Zumacal responde a las características de un espacio tranquilo y "libre de tráfico". En la plaza de San Sebastián la documentación existente sitúa la última sinagoga y la escuela rabínica. "Allí radicaban los rabinos que negociaron la salida de los judíos a Portugal", detalló Jambrina. La "importante" colación (vecindario) de San Cipriano tendrá su punto informativo en la plaza de La Leña mientras que la ronda de Santa Ana acogerá otro hito para hablar de "una judería nueva que pudo tener presencia en la ciudad entre cincuenta y sesenta años". Por último, la entrada del bosque de Valorio indicará la presencia del antiguo cementerio judío, avalado por la documentación histórica pese a la inexistencia de vestigios arqueológicos (nunca se llegó a excavar).
La confirmación de la colocación de estos cinco hitos es la antesala del segundo congreso monográfico, que lleva por título "Zamora y La Raya: herencias sefardíes compartidas" y se desarrolla entre el uno y el cuatro de julio en las localidades lusas de Vimioso y Carçao, Fermoselle y la capital. El encuentro de este año contará con 22 ponentes, aunque la respuesta de público es tan enigmática como en la pasada edición. "Esperábamos unas treinta o cuarenta personas y, finalmente, tuvimos 120, la mayoría vecinos de Zamora", explicó el profesor Jesús Jambrina.

Entre los ponentes destaca la participación de Jane Gerber, directora del Centro de Estudios Sefardíes de la Universidad de Nueva York, o Gloria Mound, investigadora israelí que buscará en Zamora familiares de los 23 zamoranos que padecieron en los campos de exterminio nazis. Algunos de los ponentes repiten asistencia, como Abraham Haim, presidente de la comunidad sefardí de Jerusalén.
Junto a la señalización, el Ayuntamiento colabora en la celebración de un concierto en el Teatro Principal (día 3, 20.30 horas) que reunirá a varios deudores de la música sefardí, aunque la protagonista principal será Mara Aranda, "quizá la intérprete de temas sefardíes más conocida del país", precisó Jesús Jambrina. Asimismo, habrá una oración simbólica en Valorio en reconocimiento al pueblo judío y una cena de shabat en el restaurante NH-Palacio del Duero.

El congreso llega tras los avances del Gobierno para otorgar el pasaporte español a los sefardíes de cualquier país. "Ha sido muy bien acogida por el reconocimiento a la herencia sefardí", valoró Jesús Jambrina, quien advirtió que miles de judíos con antepasados españoles podrían acogerse a esta posibilidad.

Los sitios en cuestión son: Plaza de Zumacal (Judería vieja, barrio La Horta), Plaza San Sebastián (Barrio de La Lana, Judería Nueva, Sinagoga Mayor y Academia Rabínica) Ronda de Santa Ana (entrada  a Judería Nueva), Plaza de La Leña (Colación de San Ciprián) y Valorio, en cuya entrada se localizaba el cementerio judío.


martes, 10 de junio de 2014

La bodega que habla

Los profesores María Machinbarrena y José Ignacio Sánchez del Departamento de Física de la Universidad de Valladolid midieron el pasado 10 de Junio las focalizaciones acústicas en la bodega situada en Calle Santa Lucía # 11, conocida indistintamente como Cueva Árabe, Baños de Alfonso III o Sinagoga Vieja.

Las focalizaciones acústicas son puntos específicos en una construcción donde el sonido comporta efectos especiales ya sean amplificación, concentración o redirección. Se producen como resultado de un tipo de edificación diseñada para lograr tales efectos y en caso de lugares antiguos puede indicar la relevancia histórica del lugar.

José Ignacio Sánchez (Universidad de Valladolid) y Jesús Jambrina (Viterbo University)
Los resultado inmediatos se lograron a través de la utilización de un sonómetro mediante el cual se registró tanto la frecuencia como la duración del sonido después de explotar un globo.  De acuerdo con la prof. Machinbarrena, la frecuencia que se obtuvo es común para sostener la palabra más que el canto o la música.

Por su parte, el prof. Sánchez realizó un levantamiento arquitectónico tomando datos de la construcción (tamaño de los ladrillos, altura de las bóvedas, distancia, etc) para elaborar un mapa acústico del lugar y datar los materiales constructivos que, dadas las modificaciones a través del tiempo, pueden variar.

En estudios anteriores del estilo arquitectónico original de la bodega se considera proveniente de entre los siglos XII y XIII. Se trata de cinco bóvedas cuyo diseño superior reproduce formas geométricas diferentes y poco comunes en construcciones similares en Zamora. Hasta el momento no se conoce otro sitio en la capital o provincia que cuente con focalizaciones acústicas de este tipo.

La investigación es fruto de la colaboración académica entre los profesores de la Universidad de Valladolid y su colega Jesús Jambrina, de la Universidad Viterbo, en Wisconsin,  Estados Unidos, quien se encuentra estudiando la herencia judía de la ciudad y la provincia de Zamora.  Un informe preliminar de la mediciones realizadas se incluirá en un libro de próxima publicación editado por Jambrina.

Más información sobre el mismo tema, disponible Aquí.

lunes, 9 de junio de 2014

Congreso Internacional “Zamora y La Raya: herencias sefardíes compartidas”

PROGRAMA puede ser consultado en este Enlace



Convocatoria

El Centro de Interpretación Isaac Campantón convoca al Congreso Internacional “Zamora y La Raya: herencias sefardíes compartidas” a celebrarse los días 1 al 4 de Julio en las localidades de Vimioso, Carçao (Portugal), Fermoselle y Zamora (España).

El Congreso tendrá carácter interdisciplinario y se invita tanto a académicos y estudiantes universitarios como a artistas y gestores culturales en general a compartir sus experiencias en el estudio, conservación y promoción de la cultura sefardí en la región de Zamora y La Raya, como se conoce a la región de la frontera con Portugal. 

Continuar leyendo aquí 

***


La historiadora Jane S. Gerber impartirá una conferencia magistral en el Congreso Internacional "Zamora y La Raya: herencias sefardíes compartidas" el 3 de Julio a las 9:00 AM, en el Hotel NH Palacio del Duero, sede del Congreso en Zamora. Gerber es autora de Los judíos de España. Una historia de la experiencia sefardí (1992) y actualmente es la directora del Centro de Estudios Judíos de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY por sus siglas en inglés), Más información sobre la autora en este enlace 

***
La etnomusicóloga Judith Cohen se presentará en Vimioso, Portugal, Julio 1, a las 9 AM, como parte del Congres Internacional Sefardí 2014



La etnomusicóloga Dr. Judith Cohen, Universidad de York, Canadá, abrirá las sesiones en el Auditorio Municipal de Vimioso, Portugal, del Congreso Internacional “Zamora y La Raya: Herencia Sefardíes Compartidas”, Julio 1-4, 2014.

Cohen ha pasado largas temporadas en Tras Os Montes, Portugal, donde ha recopilado los cantos tradicionales de las comunidades criptojudías de la región. 


Asimismo, la investigadora ha realizado extensos trabajos entre las poblaciones hablantes del Ladino en la Cuenca Mediterránea, compilado sus resultados en varios CDs, entre ellos Primavera en Salónica (1999), Empezar quiero contar (2000) y Sefarad en la Diáspora (2006).

Además de enseñar en la universidad, Cohen viaja por el mundo junto a su hija Tamar, ofreciendo Conferencias-Conciertos en las cuales ilustran con voz e  instrumentos los ritmos y relatos de las canciones tradicionales sefardíes. 


La profesora Cohen ofreció un concierto de clausura en el Primer Congreso Sefardí en Zamora celebrado en Julio del 2013. Este verano también participará en un panel sobre Zamora y La Raya en el Centro Sefarad-Israel, Madrid, el 26 de Junio. 

***

Mara Aranda acturá en el II Congreso Internacional Sefardí en Zamora


 La cantante Mara Aranda actuará en el Teatro Principal de Zamora el próximo 3 de julio a las 20:30 horas dentro de las actividades organizadas en el II Congreso Sedardí. La artista valenciana es una de las voces más reconocidas y premiadas de la música sefardí.

Mara Aranda es conocida después de dos décadas pisando los principales escenarios de Europa con proyectos como L´Ham de Foc, uno de los nombres más internacionales surgidos de la escena española en la primera década del sigloXXI. Ha abordado en sus programas músicas turcas, griegas, occitanas, cantigas , repertorio de trovadores y sefardíes, transmitiendo una fuerteidentidad mediterránea y carga emocional (continuar leyendo)

martes, 22 de abril de 2014

Puerta de Zambranos

Actualmente Puerta de Doña Urraca, data de la época de Fernando I en el siglo XI. Zambranos significa Zamoranos y a partir de 1412 se convertirá en una de las Puertas que conectará a la ciudad con la judería nueva a través de la Costadilla de San Bartolomé, donde, de acuerdo a un buen número de referencias, se concentraba parte importante de la población judía de la ciudad. En la actualidad se conserva como parte de la muralla del primer recinto. Más abajo estará en el siglo XII la Puerta de San Bartolomé, hoy de la Feria.

domingo, 16 de marzo de 2014

Zamora, Miranda do Douro y Vimioso

Cita tomada de: Anita Novinsky, "Judíos y cristianos de Portugal", en Henry Méchoulan y Edgar Morín, Los judíos de España, Editorial Trotta, Madrid, 1992, 96.

"Según Abraham Zacuto, más de 180 mil judíos salieron de España, de los cuales unos 120 mil se establecieron en Portugal. El cronista lusitano Damião de Góes y el español Andrés Banáldez coinciden sustancialmente con la apreciación de Zacuto. La estimación hecha por Benáldez permite establecer la siguiente lista de origen, destino y número de exiliados: de Benavente hacia Bragança, más de 3000 personas, de Zamora hacia Miranda, más de 30,000 ; de Ciudad Rodrigo hacia Vila Formoso, más de 35,000; de Alcántara hacia Marvao, más de 15,000, de Badajoz hacia Elvas, más de 10,000. En total, serían más de 93,000 personas; y eso, únicamente del reino de Castilla. (...)

"Después de cruzar la frontera, las familias judías menos ricas se hacinaron en Caracoles, a cuarenta kilómetros de Vimioso. Allí montaron sus tiendas y, según la tradición, vivieron bastantes años. De ahí el nombre de "Valle de las Cabañas" que se dio a aquella región". 

"The Portuguese Jewish Legacy" by Jane Gerber

lunes, 10 de marzo de 2014

Zamora y La Raya

Eugenio del Hoyo, Capítulo IV "La gente de Carvajal" en Historia del Nuevo Reino de León, 1577-1723, Monterrey, México, 1ra edición, 1970, 2da 2005. El capítulo ofrece una reseña de las cerca de 100 familias criptojudías de Benavente, Valderas, Medina del Campo, Mogadauro, Mirandela y otros sitios que viajaron en el barco Santa Catalina en 1580 con el propósito de repoblar la Nueva España e instaurar un Nuevo Reino de León. Este grupo incluyó también a Luis de Carvajal, el Mozo, nacido en Benavente, fallecido a manos de la inquisición en México en 1596.  



"Todas estas familias emparentadas (1) que hemos venido siguiendo hasta aquí, originarias de una limitada región en la “Raya de Portugal”, pertenecen indudablemente a una especie de aristocracia sefardita, gentes ricas y cultas, muy practicantes de su religión, con una vigorosa conciencia de grupo minoritario y con una gran influencia social dentro de la colonia cripto­judía de la Nueva España y con parientes estratégicamente repartidos lo mismo en Portugal que en España, en las juderías de Francia o de Italia, en Perú o Filipinas conservando entre todos ellos estrechos vínculos de parentesco y de intereses (216).

"(…) El famoso prelado español, Juan Rodríguez de Fonseca (Toro, 1451-Burgos, 1524), ministro de los Reyes Católicos, encargado de todos los asuntos de Indias, era natural de la ciudad de Toro y se ha insistido mucho en su origen judío" (2)(217)
Notas
1.Se está refiriendo al grupo de familias criptojudías que Luis de Carvajal, el Viejo (Mogadauro, Portugal, 1539- Ciudad de México, 1590) trajo, principalmente, de Benavente, Zamora, en 1580 para repoblar lo que es hoy la ciudad de Monterrey en México. Algunos lograron escapar cambiándose el nombre, una práctica muy común en la época para evadir las perscusiones inquisitoriales, y al menos uno pudo huir a Italia donde adoptó el apellido Lumbroso, el mismo que Carvajal, el Mozo, usó para escribir su Diario.
 
2.Para una reseña de Rodríguez de Fonseca ver: Sagarra Gamazo, Adelaida, Juan Rodríguez de Fonseca, un toresano de dos mundos, Zamora, Instituto de Estudios Zamoranos, 2006, y Paterson, Jack E. “El obispo Rodríguez de Fonseca y la ‘empresa’ de América”. 

lunes, 3 de marzo de 2014

Uncovering Jewish Zamora

By Jesús Jambrina

Full citation: Casa Shalom, Journal of the Institute for Marrano and Anusim Studies, Vol. 14, pp. 11-13, Dec. 2013, Netanya Academic College, Israel. 

"(Zamora) Fair in situation, the uttermost parts of the North"
Isaac Arama (1420-1494)

Zamora is a mid-size city of around 60,000 inhabitants in the northwestern region of Spain. It is well known for its more than 20 Romanesque churches, its celebration of the Catholic Holy Week and its Modernist buildings. Among food and wine connoisseurs, Zamora is known for its excellent wine and its gourmet cuisine. However, until recently, a visitor arriving on a package tour to its Plaza Mayor would never have considered the city one of the richest in Spain's Jewish history.

Last July more than 20 scholars from various disciplines met at the NH Palacio del Duero Hotel, located in one of the two former Jewish Quarters, to present their research on the city’s Sephardic heritage. Among those presenting were Prof. Abraham Gross, (Ben Gurion University), Ruth Behar (University of Michigan-Ann Arbor), Prof. Leandro Rodriguez (University of Geneva), and Virginia Labrador (University of Valladolid). 

The sessions included the premier of the documentary Zamora Sefardí (2013), a set of interviews with scholars either from Zamora or with family backgrounds connected to the city, who discussed their personal stories and research projects exploring the Jewish history of the region.

The event was well attended by local residents and visitors from other Spanish regions such as Galicia, Valencia and Cataluña. Other countries represented were Israel, the United States, Portugal, Cuba, Brazil and Switzerland. Officials from the city of Zamora and the province of the same name welcomed the participants and promised to publish the conference's findings, as well as to signpost the Jewish Quarters in order to raise awareness of local Jewish history, long forgotten. 

Three organizations also came to the conference: The Sephardi Council of Jerusalem City represented by Abraham Haim, Casa Shalom and the Institute for Marrano and Anusim Studies represented by Gloria Mound, and Tarbut Sefarad, represented by Mario Saban.

A conference's highlights was July 5's Shabbat celebration at the Hotel NH Palacio del Duero. It was an ecumenical service attended by 26 people: Jews, Catholics, non-denominational, atheists and unaffiliated persons.  In addition to the traditional Shabbat liturgy religious chants, regional folklore and Judeo- Spanish songs were sung by locals, and even Kosher wine was served, provided by a Zamoran who openly stated his commitment to Jewish practice and study. Earlier in the day, Abraham Haim had read an afternoon prayer at the conference Congress including remembrance of the Jewish martyrs from the time of the inquisition (several of Zamora's residents were prosecuted during the Madrid's 1680 Auto de Fe).

After the conference, as a follow-up to many of the formal and informal conversations that took place during and around the sessions, I presented a project to the city and the provincial authorities. My suggestions were: 

  1. To signpost several places within the two historically documented Zamoran Jewish quarters
  2. To establish a Plaza de los Rabinos honoring the 15th century Talmud Torah School where many of the major Sephardi scholars from before the expulsion came to study
  3. The creation of the Center Isaac Campanton dedicated to the preservation of the Jewish heritage of Zamora, and of Castile and Leon.

Presently, these three proposals are being considered by the City Council. I have reason to believe that we will be able to achieve the allocation of a space to honor this tradition and promote its study. 

Continue reading on HERE

martes, 31 de diciembre de 2013

Zamora en el mapa de Sefarad

 Por Jesús Jambrina

Retrato de grupo en los ponentes y participantes en el Congreso Internacional "Reencuentro e historia de la aljama de Zamora" en la judería vieja de la ciudad, Julio 3, 2013.

Podemos marcar el año 2013 como el del regreso del tema judío a la palestra pública en la ciudad. Cuando en el 2010 comencé a estudiar el tema nunca imaginé que en tan corto tiempo podrían llegar a realizarse un congreso internacional, crear un Centro en la red para la divulgación de las investigaciones y celebrar el Ladino, Shabbat y Jánuca después de 522 años. 

Dos, considero, son las razones para que esto haya sucedido. Primero, Zamora es, sin dudas, un verdadero pozo de historia sefardí. Desde el mismo momento en que convocamos al congreso “Reencuentro e historia de la aljama de Zamora”, comenzamos a recibir muestras de apoyo desde varios puntos de la provincia, el país y el mundo. Desde hacía 20 años como mínimo el tema no se había valorado por ninguna iniciativa privada, pública o académica, lo cual atrajo la atención de investigadores y curiosos a la vez, logrando catalizar la memoria histórica en esta dirección y visibilizar un aspecto olvidado de la herencia cultural. Se ha hablado bastante del éxito del congreso y no creo que deba enfatizar lo que es evidente. 

Segundo, el entusiasmo, la disposición y el sentido de colaboración de zamoranos y zamoranas interesados en todo aquello que se relacione con la historia de la ciudad, así como algunos miembros de la comunidad de empresarios y asociaciones que aceptaron el reto de patrocinar varios de los eventos. Dígase Jambrina y Madrid Folk, Bodega Estancia Piedra, Quesería Vicente Pastor, Sonido Galende, el hotel NH Palacio del Duero, Zamora 3.0, Zamora News Magazine y la Academia de Gastronomía, por nombrar algunos. 

También hay que mencionar la amabilidad de las autoridades políticas, tanto de la ciudad como de la provincia, al recibir a la delegación al congreso y ofrecer tanto la publicación de las memorias del evento así como la señalización de las juderías de la ciudad. Dos proyectos que cuando se lleven a cabo harán una diferencia muy especial, ayudando a integrar Zamora a la lista de ciudades españolas que están recuperado su pasado judío, entre ellas Toledo, Segovia y Barcelona. 

Fuera de la ciudad, igualmente fue un año único para el tema sefardí zamorano: se desarrolló una jornada en la Casa Sefarad-Israel de Madrid, actividad que de acuerdo a los directivos de la institución fue uno de los más concurridos en los siete años que llevan abiertos. Esta fue una oportunidad única para dar a conocer no sólo la historia de la ciudad y la provincia, sino productos de la tierra como vinos y quesos con la ayuda de los representantes de Estancia Piedra. A nivel internacional, la inauguración del congreso fue seguida en la red por cientos de personas en Israel, Estados Unidos, México, y Brasil entre otros países mientras que The Jerusalem Post reportó el evento completo para sus lectores en inglés. 

 Quienes hemos estado participando en este proyecto nos sentimos realmente complacidos y estimulados a continuar y desde ya invitamos a los lectores a la jornada sefardí que llevaremos a cabo en los primeros días de julio del 2014. En las próximas semanas daremos a conocer una convocatoria general que en esta ocasión queremos que incluya al menos otra localidad de la provincia, además de la ciudad. Como en el 2013, esperamos contar con el apoyo y el patrocinio de entidades locales, además del Centro de Interpretación Isaac Campantón, institución que de ahora en adelante coordinará el programa de eventos e investigaciones sobre la herencia judía en Zamora. 


jueves, 5 de diciembre de 2013

Marion Fischel acerca el Judezmo a los zamoranos

Texto de Alba Pérez Puga. Foto de Ana Pedrero.



La Januquia fue donada al Centro Campantón por el artista Miguel de la Rocha. Se trata de la réplica de la una januquia española medieval, similiar a las que usaban los sefardíes antes de 1492


La periodista Marion Fischel, The Jerusalem Post, destacó la importancia del Judezmo en Zamora recordando el pasado sefardí de la ciudad en la conferencia que ofreció esta tarde organizada por el Centro Isaac Campantón y Zamora News. Tras esta charla, 60 zamoranos acudieron a una cena tradicional de Jánuca.

La sala de actos de la Alhóndiga estaba completamente a rebosar para asistir a la charla sobre el idioma Judezmo, una lengua que tras cientos de años continua vigente. El judezmo, o también denominado ladino, es el idioma hablado por las comunidades judías descendientes de judíos que vivieron en la Península Ibérica hasta 1492, llamados "sefardíes". Esta lengua, aunque derivada del castellano medieval, presenta también rasgos en diferentes proporciones de otras peninsulares y mediterráneas.

Ana Pedrero, de Zamora News, fue la encargada de presentar a la periodista y dirigir el acto. La lectura de Marion Fischel consistió en un fragmento del texto Me'am Lo'ez, una compilación de Pentateuco escrita en judeo español por Jacob Culi, perteneciente a una de las familias rabínicas sefardíes salidas de Zamora, los Habib. 

El libro es un comentario enciclopédico cabecera de muchos hogares judíos, que comenzó a difundirse cuando se tradujo al inglés de donde se tradujo al español. Según explicó Fischel, la traducción directa del ladino al español es un trabajo que queda aún por hacer.

Marion Fischel hizo un recorrido por la evolución del ladino hasta la actualidad explicando que este idioma está perdiendo peso frente al castellano. "Son las personas mayores con una cultura tradicional las que continúan utilizando el ladino; el mayor número de estas personas provienen de Turquía y otros países", afirmaba la periodista que hacía hincapié en la pérdida de fuerza ante el castellano. "Hay muchas personas en Israel que están aprendiendo español, la televisión con sus telenovelas ayudan a la adquisición de este idioma", comentaba Fischel. 

El ladino queda en la tradición de toda la población judía y son en la actualidad en los rezos o las canciones populares donde se puede encontrar con mayor facilidad.

La periodista Marion Fischel es conocedora de la historia del ladino y habla castellano, ya que ha residido durante muchos años en España. Fischel asistió el pasado verano al congreso sobre la Aljama de Zamora y cubrió el evento para The Jerusalem Post, lo que da idea de la repercusión internacional del congreso en el mundo judío.

Una fecha histórica

Por primera vez se ha celebrado el Día Internacional del Ladino y para ello tras la conferencia impartida por Marion Fischel se ha celebrado una cena de  Jánuca para la cual la Academia de Gastronomía de Zamora ha realizado un trabajo de arqueología culinaria indagando en recetas castellanas medievales.

Con la Jánuca se conmemora la nueva edificación del Segundo Templo de Jerusalén en el año 165 antes de Cristo. La tradición judía habla de un milagro en el que pudo encenderse el candelabro del Templo durante ocho días consecutivos con una exigua cantidad de aceite, que alcanzaba sólo para uno. 60 comensales acudieron a degustar platos como ensalada de berenjenas, habas y alcauciles; atún en salazón especiada con almendra cebolla roja y limón; sardina marinada con crema de queso fresco, guindillas y pepitas de granadas, entre otros.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

El 1er Día Internacional del Judeo Español se celebra en Zamora

El Centro de Interpretación Isaac Campantón y Zamora News con la colaboración de la Academia de Gastronomía de Zamora se han unido para celebrar el primer día internacional del Judeo español en Zamora.

Se llevarán a  cabo dos eventos: una lectura en judezmo o ladino en el Salón de Actos de La Alhóndiga a cargo de Marion Fischel, periodista del The Jerusalem Post, y una cena de Januca en el Círculo de Zamora- Restaurante La Oronja. Fecha: 5 de Diciembre, 20:15 ( la Lectura, entrada libre) seguida por la cena alrededor de las 21:30. 

Para la cena se necesitan reservaciones al correo academiagastronomiazamora@yahoo.es o al teléfono 980 521 553. 

Más información sobre la primera celebración internacional del judeo español puede leerse aquí. 

Ejemplo del judeo español
 

viernes, 1 de noviembre de 2013

Juderías de la ciudad

"...se sabe que vives en Zamora y otros me dicen que crees en la Torá"

Juan Alfonso de Baena (circa 1365-1435 )


Los sitios localizados en este mapa están documentados en la cronología disponible a la derecha de esta página. Para una mejor visualización de la foto, hacer click en ella y podrá ampliarla.
Las primeras noticias acerca de la judería vieja (actual barrio de La Horta) son de la época de la repoblación de Fernando I, año 1062, y hasta el Ordenamiento de Catalina en 1412, cuando comienza el traslado a la judería nueva (barrio de La Lana) de donde los judíos zamoranos deberan salir, principalmente a Portugal, en 1492. 



viernes, 25 de octubre de 2013

Zamoranos en la diáspora


Por Concha Pelayo, escritora

 
Si Zamora ya ofrecía interesantes aspectos históricos, culturales o patrimoniales, ahora se nos presenta como una ciudad que fue el centro intelectual más importante de la Castilla del siglo XV. El pasado mes de julio, la ciudad acogió un interesante congreso  que bajo el lema «Reencuentro e historia de la aljama de la ciudad de Zamora» consiguió, no solo, atraer a la ciudad a algunos de los mayores expertos en la cuestión sefardí, sino reivindicar el importante papel que tuvo la comunidad hebrea zamorana en el siglo XV, cuando las poblaciones del sur de la península iniciaron su declive. 
A muchos nos ha despertado una gran  curiosidad por saber qué es lo que ocurría hace varios siglos cuando en Zamora se asentaron los primeros judíos y descubrir las peculiaridades de su vida  y cuanto de aquello permanece entre nosotros aunque nos pase desapercibido, por eso, este congreso nos ha abierto los ojos y nos ha despertado una curiosidad inusitada y compartida a tenor de los participantes al congreso y por los muchos comentarios y preguntas que se están haciendo los zamoranos. 
 Todos quieren saber donde estaban las juderías, qué significan los grabados existentes en algunos paños de muralla que, hasta ahora, nos habían pasado desapercibidos, el origen de muchas palabras, su significado.Una nueva y desconocida Zamora que de pronto queremos descubrir cuando recorremos sus calles y sus plazas, algunas de ellas con visibles signos que no identificábamos porque apenas se sabe nada de la vida de los judíos zamoranos.
Figuras importantes fueron: Isaac Campanton, Abraham Saba, Isaac Arama, Issac Abroad II, Isaac de León, Samuel Valensí, como importante fue la escuela Talmud-Torá de Zamora, que nunca se resaltará lo suficiente pese que a través de los  discípulos de Campantón y otros Scholars famosos, alcanzó a toda la diáspora sefardí hasta hoy.
Otro famoso converso fue Alfonso de Zamora, hebraísta, aunque, humilde él, al final de sus días llegó a decir que era  el último de los sabios de Sefarad. Esto levantó algunas dudas sobre la veracidad de su conversión. El Cardenal Cisneros le pidió que formara parte de la traducción de la  Biblia Complutense. Alfonso de Zamora fue un personaje que, por si solo merece un completo reportaje que será para otra ocasión.

En nuestras notas privadas, ya tenemos los lugares donde se ubicaron los primeros asentamientos judíos y que los encontramos  por los alrededores de la Catedral; también  la Judería Vieja, asentándose en la Plaza de Santa Lucía, Cuesta de San Cipriano, calle Zapatería, de Balborraz, (premio Europa Nostra), de los Herreros. O la Judería Nueva, localizándose en la Puerta de San Torcuato, Ronda de Santa Ana, Plaza de San Sebastián, calle del Riego. Lugares todos ellos, emblemáticos, cargados de historia y que confieren a la ciudad una singular y particular historia.

Lo cierto es que Zamora cobra una nueva perspectiva que comenzamos a saborear y todo esto se lo debemos a un zamorano en la diáspora, Jesús Jambrina, afincado en los Estados Unidos donde ejerce su docencia en la Univesidad  de Viterbo en Wisconsin, un estudioso de la historia de su ciudad a la que visita cada año y que no sólo se limita  a pasear por sus calles sino a investigar ese mundo sefardí zamorano que tanto le apasiona.

En su página www.zamorasefardi.com  pueden descubrirse datos como que Sancho I entregaría a los musulmanes diez fortalezas en la frontera del Duero. Esto ocurría sobre el año 956 aproximadamente y en 1151 se empieza a construir la catedral de Zamora donde en sus alrededores se establece el primer asentamiento judío de la ciudad y así, cronológicamente, hasta nuestros días, se pueden ir descubriendo nombres de rabinos y sucesos que fueron aconteciendo y conformando nuestra historia a lo largo de los siglos. Un mundo apasionante que está ahí, a nuestro alcance,  y que hay que descubrir. 

La alcaldesa prometió a Jesús Jambrina que se señalizarían las juderías y que haría lo posible porque a Zamora se la conozca también como la Zamora sefardí de otros tiempos, un nuevo potencial turístico que hay que aprovechar y que se viene a añadir a los ya existentes y de los que tanto nos enorgullecemos como, por ejemplo, tener conciencia de que tenemos, nada menos, que veintidós templos románicos dentro de la ciudad, la mayor concentración de este arte en el mundo, o diecinueve edificios modernistas por lo que Zamora ha pasado a la Red de Ciudades Modernistas Europeas, además de los infinitos recursos que tenemos tanto en la propia ciudad como en la provincia. 
Jesús Jambrina invita a todos los zamoranos para que investiguen, para que formen un equipo de trabajo y empiecen a frecuentar los archivos y tomar notas, para que recorran los lugares que él les ha mostrado estos días y vayan descubriendo con sus propios ojos esos signos, esas huellas que nos hablan de una cultura diferente a la nuestra pero que tanto nos aproxima. 
Un acierto de congreso que esperamos tenga continuidad.