jueves, 11 de febrero de 2016

La casa del ladino o judeo-español

VocesHuffPost: Hace 15 años Rachel Bortnick fundó LadinoKomunita, un grupo en yahoo que se comunica sólo en ladino o judeo-español, como también se le llama al idioma que los judíos expulsados de España y Portugal en 1492 han hablado por varios siglos.
Un idioma, por otra parte, cuya muerte se ha declarado varias veces, pero que se resiste a desaparecer del todo. Ello es cada vez más posible debido a internet y otras nuevas tecnologías, además de los esfuerzos como el de Rachel, judía sefardí ella misma, nacida hace 76 años en Izmir, Turquía. 

¿Qué es Ladinokomunita?
Es el primer y único grupo online que se escribe en ladino. Lo fundé en diciembre de 1999 y hoy cuenta con 1,545 miembros de 40 países y un archivo de 53,700 mensajes, todos en ladino (en caracteres latinos, por supuesto).
¿Existe alguna probabilidad de que el ladino se recupere?
La muerte del ladino ha sido declarada hace mucho tiempo, pero ha resucitado en las dos últimas décadas, sobre todo debido a internet y a Ladinokomunita, en particular.
Ha habido un interés impresionante en este idioma en el mundo académico, pero ello no contribuye a la sobrevivencia de la lengua en sí. El ladino sobrevivirá especialmente por el patrimonio de las maravillosas canciones en que se usa y se sigue componiendo. Sin embargo, siento decirlo, el ladino nunca se recuperará como el idioma cotidiano de las familias sefardíes.
El ladino también ha recibido atención en los últimos meses debido a que España y Portugal han aprobado leyes de nacionalidad para los judíos sefardíes y sus descendientes, qué opinas al respecto?
Portugal la está otorgando sin mayores requisitos; España ha puesto condiciones para entregarla: hay que pasar un examen de idioma español y civismo, además de cobrar por la solicitud y hacernos viajar al país. La petición puede hacerse en un tiempo limitado de 3 años, mientras que Portugal sólo pide demostrar que tienes raíces portuguesas, el costo de la solicitud es económico y no han puesto límites para levarla a cabo.
Los sefardíes en Israel y Turquía, para quienes un pasaporte europeo tiene valor, están dispuestos a hacer lo que sea para obtenerlo. Otros solicitarán la nacionalidad por razones sentimentales -reconectar con sus raíces, etc.
Pero existe otro beneficio de este proceso que no he visto se haya mencionado mucho: los jóvenes que no tenían interés en nuestra historia están reconectando con ella. Incluso si no se acogen a la nacionalidad española o portuguesa, el sólo hecho de escuchar las discusiones y conversaciones sobre este tema ya los conecta.
¿Estás interesada en acogerte a esta nueva ley? ¿Has viajado a España y Portugal?
Personalmente no siento ninguna conexión con España (Me siento más cercana a Turquía, mi país de origen.) Tengo 76 años, luego no veo necesidad de pedir la nacionalidad. He estado en España tres veces, recientemente en el 2010. En el 2008 hice un tour por 12 ciudades en un viaje organizado por Tarbut Sefarad. Me gusta el país e incluso tengo parientes viviendo en Barcelona.
Casi todas las ciudades importantes en la península ibérica tienen algún tipo de programa o institución dedicada a la historia y la cultura judía. Cada año se celebran festivales y conferencias sobre el tema ¿puede hablarse de un renacimiento sefardí en el siglo XXI?
Pienso que se nos celebran como reliquias del pasado, o como cultura "exótica", no como las personas de carne y hueso, que viven y respiran, que somos.
Llama la atención que en los programas de estudios hispanos o latinos de Estados Unidos no se incluya el tema judío sefardí...
Podría decirse lo mismo de los programas de estudios judíos donde tampoco se incluyen estudios sefardíes en sus currículos. Creen que somos irrelevantes lo mismo en el mundo hispano que en el mundo judío. (Te puedes imaginar que me siento muy herida por esta omisión.)

 
Bibliofrafía mínima de historia y la cultura judío sefardí

  • Los judíos de España, Joseph Pérez, Madrid, Marcia Pons, Ediciones de historia, 2005
  • Historia de una tragedia, Joseph Pérez, Barcelona, Austral, 2013
  • Breve historia de la inquisición en España, Barcelona, Austral, 2012
  • Antología sefaradí, 1492-1700, María del Carmen Artigas, Madrid, Editorial Verbum, 1997
  • Segunda antología sefaradí, 1600-1730, María del Carmen Artigas, Madrid, Editorial Verbum, 2005
  • Secreto y engaño, la religión de los criptojudíos, David M. Gitliz, Salamanca, Junta de Castilla y León, 2003
  • Don Isaac Abravanel, estadista y filósofo, Benzión Netanyahu, Salamanca, Junta de Castilla y León, 2004
  • Juderías de Castilla y León, Guadalupe Ramos de Castro, Zamora, Junta de Castilla y León, 1988
  • Historia de la literatura hebrea y judía, Guadalupe Seijas, editora, Madrid, Editorial Trotta, 2014
  • Historia de los judíos en la España cristiana, Yizthak Baer, Zaragoza, editorial Ríopiedras, 1981

martes, 9 de febrero de 2016

"Todavía pueden aparecer nuevos documentos sobre los judíos de Zamora"


Nacido en Barcelona (1966), pero hijo de madrileños, Fernando González del Campo se declara enamorado de "la lengua de Cervantes" y consagra su tiempo a ejercer la profesión de genealogista, buceando en los archivos para hallar los orígenes familiares de las personas del siglo XXI. Sus continuos viajes al pasado le han permitido certificar que él mismo tuvo antepasados judeoconversos en Fermoselle y profundizar también en el conocimiento de la genealogía de La Raya.

-¿A qué se dedica un genealogista?
 
-Un genealogista es una persona que trabaja para descubrir la historia familiar, el árbol genealógico, partida a partida, nacimientos, matrimonios? hasta dibujar una especie de "esqueleto" que se puede vestir con documentos de protocolos notariales. 

-¿Qué motivos llegan a la gente a investigar a sus ancestros?
 
-Hay de todo, pero la mayoría lo hacen por curiosidad. Quieren saber quiénes eran sus antepasados, sobre todo los hijos y nietos de emigrantes. 

-Y en nuestro país muchos de esos antepasados fueron judíos?
 
-Es lógico. Solo hay que pensar que en España se quedaron unos 200.000 conversos, muchas personas que estaban repartidas por toda la geografía nacional. Yo mismo sé que mi bisabuela paterna, que era chilena, tenía un 25% de sangre sefardí. En cuanto a mi sangre sefardí española, sin pasar por América, pude averiguar que una quinta abuela mía emigró a un pueblo de la provincia de Toledo y era de Fermoselle. Por ahí tengo antepasados constatados de origen converso. Por la vía paterna, es muy probable que también los tenga. El más antiguo era un boticario del siglo XVII, y esta era una profesión típica de judeoconversos. 

-¿Es posible viajar tan atrás en el tiempo?
 
-Es un trabajo en el que, casi siempre, te llevas sorpresas. En España tenemos fuentes documentadas bien conservadas. Con un poco de paciencia y práctica, puedes llegar hasta el siglo XVI con relativa facilidad. 

-Usted estudia los cambios de nombre entre conversos y criptojudíos, ¿por qué se daban estas modificaciones de la identidad?
 
-Cuando un familiar de un judeoconverso era perseguido y estaban haciendo redadas en su población de origen, una solución bastante fácil y lógica era cambiar de apellido. Este fenómeno no era tan raro antiguamente, sino un fenómeno más habitual que ahora. 

-Con el decreto de expulsión de los judíos de 1492, muchos hebreos adoptaron un nombre cristiano al bautizarse, ¿cómo lo elegían?
 
-Puede que tuvieran un nombre hebreo, pero el apellido solía ser ya de aquí. Cuando se bautizaban podían elegir el nombre del padrino o uno relacionado con su familia. En general no se conserva testimonio de los cambios de nombre y apellido, aunque en algunos casos hemos podido saber que adoptaban el del padrino o el de la madrina. 

-¿Dónde nace su interés por el estudio de la genealogía de La Raya?
 
-Fue providencial el encargo que me hizo una clienta con antepasados en Fermoselle. Me pidió que visitara el Archivo Diocesano para hacer su genealogía, pues estaba convencida de que sus ancestros eran judeoconversos. En principio, era un trabajo complejo, pero pudimos demostrar que así era y que sus raíces se hallaban en Fermoselle y en Miranda do Douro. Es más, descubrimos que tenía familiares que habían sido procesados por la Inquisición, incluso quemados en la hoguera. Finalmente, pude presentar unas pruebas en Jerusalén para ser reconocida judía de sangre declarada. Paradójicamente, gracias a partidas de matrimonio, documentos cristianos. 

-Recomponer el árbol genealógico, ¿está de moda en nuestro país?
 
-Existe un interés, pero no es un porcentaje enorme. No es lo que se acostumbra en países como Estados Unidos o Gran Bretaña. Aunque ha habido un crecimiento en los últimos años, en números totales, sigue siendo pequeño. 

-La concesión del pasaporte español y portugués a los ciudadanos de origen sefardí, ¿afecta en algo a su trabajo?
 
-Poco. El documento sobre los apellidos sefardíes está considerado solo un testimonio de apoyo, no una prueba fundamental. Se necesita más que el apellido. En Portugal han sido más generosos con las pruebas que se pueden aportar y, aunque es un país más pequeño, están teniendo más peticiones. En España, la ley se limita a los casos de sefardíes expulsados en 1492, y no a los criptojudíos. 

-La cuestión sefardí y su investigación se ha puesto de moda, ¿qué opina al respecto?
 
-Me parece bien. Ya acabó el tiempo en que los judíos eran enemigos de los cristianos, después de un antisemitismo bastante fuerte en España. Era hora de hacer justicia. Este es un movimiento que se inició en la segunda mitad del siglo XIX con pequeños pasos que se han ido completando ya en el XX. Debemos reconocer que buena parte de nuestras familias tienen un origen judío, lo cual es lógico. Ha habido muchos hebreos en nuestra tierra desde la destrucción de Jerusalén. 

-¿Cree que todavía hoy se puede avanzar en el conocimiento de una civilización desaparecida con la expulsión?
 
-Siempre se puede avanzar desde el punto de vista arqueológico y documental. Se han estudiado muchos archivos y en algunos de ellos aparecen judíos zamoranos. Tengo la esperanza de poder hallar alguna sorpresa en el Archivo Histórico Diocesano. Como lo que ocurrió en Badajoz, donde se ha podido reconstruir una parte importante de la historia de la judería de la ciudad. 

-¿A qué nos puede ayudar el conocimiento de esta parte de nuestro pasado?
 
-El conocimiento del pasado te da una mayor conciencia de dónde vienes y de quién eres, ayuda a explicarnos muchas cosas del presente, y no solo del más inmediato. En cuanto a los judíos, la historia nos enseña que debemos respetarnos, respetar al otro, valorar sus ideas. Uno no se puede afirmar a costa de expulsar al otro o de convertirlo a tus ideas. Seamos sinceros: la mayor parte de la gente no se podía ir en 1492. No había lugar que pudiese acoger a tanta gente. De haberlo intentado, muchos hubieran muerto de hambre o maltrato. Por eso se habla de una conversión forzosa, de personas que habrían seguido siendo judías.

viernes, 29 de enero de 2016

Cervantes, sanabrés


Fotograbado del cuadro "Cervantes" de Velázquez 
incluido en la edición de El Quijote, D. Appleton and Company, New York, 1899.

El hallazgo de los restos de Cervantes en Madrid reaviva la polémica acerca del origen del escritor. Según reportó La Opinión de Zamora el 27 de enero, 2015, los especialistas esperan que una prueba de ADN confirme la procedencia de Don Miguel al poderse comparar con las de la considerada una familiar del autor. Aquí algunas referencias a lo que se ha escrito y dicho acerca del posible origen leones de Cervantes, teniendo en cuenta que parte actual de la región de la provincia  Zamora, perteneció al antiguo reino de León a donde los estudios de arqueología linguística asocian el lenguaje de las obras cervantinas. 

"No es una teoría nueva: el rector de la Universidad de Valladolid, Lorenzo de Prada, natural de Cervantes, disertó sobre el tema en su discurso de apertura del año 1885. También escriben en el mismo sentido el padre agustino Manuel Ramos y el abogado Domingo de Prada. Otros autores – Hermenegildo Fuentes, estudioso judío- han seguido esta tesis y profundizado en las conexiones con la cultura judía, los cuentos y sentencias de origen talmúdico y aún las interpretaciones cabalísticas.  

El famoso historiador Américo Castro, quizás el pionero en proponer el origen converso de Cervantes, asociaba la novela a los martirologios judíos. Cesar Brandariz, en su libro "Cervantes Decodificado" (Ed. Martinez Roca, 2005), realiza una investigación "ex novo", partiendo de cero y basándose unicamente en los facsímiles de la obra cervantina: sus conclusiones situan a Don Quijote cabalgando por tierras sanabresas" 

(...) 



"Según Leandro Rodríguez, catedrático de la Universidad de Lausana, Suiza, Miguel de Cervantes Saavedra que escribió “El Quijote” nació en 1549 en el seno de una familia de judíos conversos de las muchas instaladas en tierras sanabresas. La presencia judía en la comarca es indudable y aún hoy se conservan huellas de sus tradiciones e incluso restos físicos de sinagogas semi clandestinas. 

El escritor era dado a incluir personajes que en realidad eran trasuntos suyos y así, el Capitán de Infantería del Quijote narra “En un lugar de las Montañas de León tuvo principio mi linaje, con quien fue más agradecida la naturaleza que la fortuna, aunque en la estrecheza de aquellos pueblos, todavía alcanzaba mi padre fama de rico”. 

Leandro defiende que toda la novela oculta tradiciones y saberes judíos y que el escritor está describiendo su tierra natal, la que mejor conoce. El paisaje (montañas, sierras, valles, prados, florestas, lagunas); la flora (castaños, acebos, tejos, olmos) y la fauna (lobos, jabalíes, ciervos, osos) se acercan más al sanabrés que al manchego. 

La Mancha haría pues referencia al origen “manchado” (no de cristiano viejo) de su linaje y su pueblo y no a la región física. Otros estudiosos van más allá y afirman que si se compara la obra de Cervantes con la de otros coetáneos de los que se conoce a ciencia cierta su estadía en La Mancha, se percibe claramente que Miguel describía de oído y no por conocimiento del terreno". (Leer artículo completo)

 


Otras referencias

Cervantes através de los únicos manuscritos de su puño y letra (El país)
Don Quixote de Sanabria. Hallan un manuscrito de Cervantes que añade intriga a los enigmas de su nacimiento y procedencia (Leer) 
"La actitud de Cervantes hacia sus antepasados judaicos", conferencia de Daniel Eisenberg, Sociedad Cervantes, Estados Unidos. (Leer) 
Etnografía del Quijote. Zamora aparece en El Quijote ocho veces. No exactamente el nombre de Zamora, sino un personaje, un arquetipo, un objeto y un refrán zamoranos. (Leer) 
Entrevista con Oscar Herradón Ameal, autor de El secreto judío de Cervantes (Ed. Espejo de tinta, Madrid, 2005)(Leer)
 Panel Huellas judías y leonesas del Don Quijote acerca de las investigaciones del escritor Santigo Trancón




Cuadernos de paso: Según Leandro Rodríguez, Miguel de Cervantes Saavedra tendría sangre judía y habría nacido, como su nombre indica, en el pueblo llamado Cervantes. El apellido Saavedra es muy común en Sanabria y los paisajes de esta comarca zamorana serían los descritos tanto en 'El Quijote' como en otras obras de Cervantes.



miércoles, 27 de enero de 2016

Día Internacional de Conmemoración de las víctimas del holocausto: 22 zamoranos en Mauthausen

La lista fue publicada en el 2014 por ZamoraNews y la investigadora israelí Gloria Mound la consultó en Yad Vashem, donde encontró información biográfica de los nombres. Debe aclararse que la causa por la que estos españoles fueron enviados a los campos de Mauthausen, en Austria, desde su exilio en Francia, fue su condición de luchadores antifascistas. A través de ellos, valga la solidaridad y el recordatorio de todas las víctimas de la barbarie nazi y el compromiso de mantenernos alertas para que Nunca Más actos semejantes se repitan contra nadie. 

Lista de los 22 zamoranos en Mauthausen y sus localidades de origen:


CAMPANO RODRÍGUEZ, Secundino - Coreses Liberado 05/05/1945
CONDE GARCÍA, Atilano- Zamora 

Fallecido 12/12/1941
FERRERAS FERNÁNDEZ, Vicente -Santovenia Fallecido 05/12/1941
FULGENCIO ROMÁN, Miguel- Vadillo de la Guareña
Liberado 05/05/1945
GARCÍA GARCÍA, Eufemio- Cañizal
Fallecido 19/12/1941
HERNÁNDEZ ÁLVAREZ, Santiago- Otero de Bodas
Fallecido 23/09/1941
HERNÁNDEZ PINILLA, Emeterio- Toro
Liberado 05/05/1945
LANSEROS LOBATO, Gabriel -Peque
Fallecido 07/02/1942
LOZANO BORREGO, Alfonso -Valcabado del Pan
Fallecido 25/11/1942
MARTÍNEZ COBREROS, José Robleda -Cervantes
Fallecido 09/12/1941
MEZQUITA DOMÍNGUEZ, Marcos - Ábano de Aliste
Liberado 5/705/1945
PRADO RODRÍGUEZ, Ricardo -Cobreros Fallecido 18/10/1941
PUENTE SEOANE, David Galende - Ribadelago Liberado 05/05/1945
RAMOS CARBAJAL, José -Zamora 

Liberado 05/05/1945
REDONDO FLORES, Carlos -Zamora 

Fallecido 09/03/1945
RICO PALENCIA, Ricardo -Villalpando 

Liberado 05/05/1945
RODRÍGUEZ MÍGUEZ, Ernesto -Mombuey Fallecido 31/10/1942
RODRÍGUEZ MOYANO, Luis -Bóveda de Toro Fallecido 19/12/1941
ROMERO ALCARAZ, Román -Toro 

Fallecido 01/01/1942
TURIEL FURONES, Juan Antonio -Micereces de Tera 

Liberado 05/05/1945
VEGA VICENTE, Pedro - Benavente 

Fallecido 15/11/1941
VILLAMOR PRIETO, Agustín - Alfaraz de Sayago 

Fallecido 29/12/1941
VILLAR TORÍO, Apolinar -Benegiles 

Liberado 05/05/1945

Más información:

  
Supervivientes del campo de concentración de Mauthausen, 1945. Fotografía: Samuelson / National Archives and Records Administration (DP). 5,500 españoles perecieron en esos campos.

Judíos y españoles: el rostro menos conocido del holocausto
Un espacio para los prisioneros españoles de Mauthausen
Entrevista con el historiador Benito Bermejo
Mi tío, un personaje de Javier Cercas
Franco entregó a miles de a la Gestapo para exterminarlos
Deportados
Justicia para los presos de Mauthausen (sobre los zamoranos)
Los 17 de Mauthausen (mención a Zamora)
Familiares buscan datos de un vecino de Alfaraz (Zamora) que falleció en Mauthausen

Entrevista con José Alcubierre, sobreviviente de Mathanusen 
Testimonio de Antonio Muñoz Zamora (1919-2003), originario de Almería, sobreviviente de Mauthausen

martes, 26 de enero de 2016

León Felipe, poeta anti-fascista



León Felipe (Tábara, 1884- México D.F. 1968)

Auschwitz

(A todos los judíos del mundo, mis amigos, mis hermanos)

Esos poetas infernales,
Dante, Blake, Rimbaud...
Que hablen más bajo...
¡Que se callen!
Hoy
cualquier habitante de la tierra
sabe mucho más del infierno
que esos tres poetas juntos.
Ya sé que Dante toca muy bien el violín...
¡Oh, el gran virtuoso!...
Pero que no pretenda ahora
con sus tercetos maravillosos
y sus endecasílabos perfectos
asustar a ese niño judío
que está ahí, desgajado de sus padres...
Y solo.
¡Solo!
Aguardando su turno
en los hornos crematorios de Auschwitz.
Dante... tú bajaste a los infiernos
con Virgilio de la mano
(Virgilio, "gran cicerone")
y aquello vuestro de la Divina Comedia
fue un aventura divertida
de música y turismo.
Esto es otra cosa... otra cosa...
¿Cómo te explicaré?
¡Si no tienes imaginación!
Tú... no tienes imaginación,
acuérdate que en tu "Infierno"
no hay un niño siquiera...
Y ese que ves ahí...
Está solo
¡Solo! Sin cicerone...
Esperando que se abran las puertas del infierno
que tú ¡pobre florentino!
No pudiste siquiera imaginar.
Esto es otra cosa... ¿cómo te diré?
¡Mira! Este lugar donde no se puede tocar el violín.
Aquí se rompen las cuerdas de todos
los violines del mundo.
¿Me habéis entendido, poetas infernales?
Virgilio, Dante, Blake, Rimbaud...
¡Hablad más bajo!
¡Tocad más bajo!...¡Chist!...
¡¡Callaos!!
Yo también soy un gran violinista...
Y he tocado en el infierno muchas veces...
Pero ahora aquí...
Rompo mi violín... y me callo.



***


Primera epístola a los judíos



Desde que Herodes degolló a Juan el Bautista
se acabaron los profetas en Israel.
Y los profetas eran la voz de la tierra...
La voz de la vieja tierra de Moisés,
la voz del pueblo,
la que escuchaban de rodillas los jueces y los reyes
en la penumbra de sus recámaras
cuando gritaban desde la calle. (Ahí está Jeremías,
decían los jerarcas,
temblando y arrojando del lecho
a las concubinas.)
En la Edad Media no hubo profetas en el mundo.
Hubo santos, pero no hubo profetas.
Y en vuestros Éxodos no tuvisteis profetas tampoco.
No teníais tierra...
sin la tierra de Israel precisamente
no podían crecer los profetas.
Ahora que estáis cavando esa tierra
y sacando de las rocas frutos maravillosos,
buscad una parcela, un huertecito
donde plantéis el "Árbol de los profetas".
Los profetas no tenían sabiduría,
apenas sabían leer,
pero del "comunismo socialista",
de ese fraternal socialismo
que estáis buscando tan heroicamente vosotros...
ellos, ya entonces,
sabían mucho... Tal vez más que Marx.

Para escuchar al autor leyendo el texto anterior, pincha aquí


lunes, 25 de enero de 2016

Zamora, puerta de entrada a la historia y la cultura judía en el noroeste de la península.

Por Jesús Jambrina, Director Centro Isaac Campantón
La Opinión de Zamora, enero 25, 2016

Este año 2016 ha comenzado con varias noticias relevantes alrededor del legado judío en Zamora y en Castilla y León en general: la colección de música sefardí del etnógrafo Ángel Carril ha sido depositada en el Museo Etnográfico, el escritor Gregorio González Olmos, residente en la ciudad, ha publicado Yucé, el sefardí, premio de novela Felipe Trigo y la organización Raíces de Sefarad, con sede en Madrid, se ha interesado por los restos arqueológicos existentes relacionados con la historia y cultura sefardí. 

Cuando en el año 2010 empecé a investigar la presencia judía en Zamora enseguida me di cuenta de que tarde o temprano este conocimiento, como la luz, se expandiría en todas las direcciones. No hay más que prestar atención y sumergirse en la información disponible para percatarse de que el legado judío en Zamora es una fuente prácticamente inagotable en la medida en que aquí se educaron y salieron varios de los sabios que se encargaron de llevar y trasmitir a la próxima generación la tradición judía cultivada en la península.

A través de los eventos realizados por el Centro Isaac Campantón y mediante la red de colaboradores asociados al proyecto, las investigaciones no paran de arrojar pruebas y repruebas, a la manera cervantina, de la importancia de Zamora en el mapa de Sefarad. Luego de todo este tiempo de trabajo, paciente, sistemático y basado en evidencias documentales y arqueológicas y usando lentes interdisciplinarios para la interpretación de las mismas, puede afirmarse que Zamora tiene la llave al estudio y puesta en valor de la historia y la cultura judía en el noroeste de la península ibérica.

Con toda la información sobre la mesa puede apreciarse que la ciudad fue, primero que todo, ciudad refugio para muchos judíos emigrados del Sur en el siglo XI, capital hebrea del Duero en tanto albergó la población más numerosa en los siglo XIV y XV en la región, en esa misma dirección, Zamora fue puerta de entrada de los judíos al noreste, lo cual se explica porque fue sitio de paso hacia Portugal en 1492, así como de retornados, al registrarse una amplia comunidad de criptojudíos y conversos hasta bien entrado el siglo XVII.

En el Centro Isaac Campantón continuaremos trabajando sin apuros, pero sin pausa, en el estudio e investigación de este legado y como siempre nos mantenemos abiertos a la cooperación con todos aquellos, privados o instituciones, en España o Portugal, interesados en la apreciación y valoración de la historia y la cultura judía en la región. 

sábado, 23 de enero de 2016

La Zamora judía atrae

Representantes del colectivo Raíces de Sefarad visitan la capital para incluirla en la ruta del oeste de la península, centrada en los criptojudíos

 
De Izq. a derecha: María A. Muriel Sastre (Centro Campantón), Linda Jímenez (Raíces de Sefarad), Gregorio González (autor de Yucé, el sefardí) y Ami Barr (Arquéologo) durante su visita a la "bodega" de la Plaza Santa Lucía.

 


La huella sefardí de Zamora ha concitado el interés de investigadores y en expertos en los últimos años, como prueban los congresos organizados por el Centro Isaac Campantón. Zamora, la ciudad del Románico, ahora comienza a hacerse un hueco dentro de los circuitos del turismo sefardíes. Es el caso del itinerario de los criptojudíos o conversos que impulsa la asociación cultural sin ánimo de lucro, Roots of Sefarad (Raíces de Sefarad) en el oeste de la península ibérica.
"Hay una gran cantidad de documentación que atestigua la presencia judía en Zamora, por lo menos desde el siglo XIV, e incluye un importante centro de estudios talmúdicos. Además, durante los pogromos de 1391 muchos judíos huyeron a Zamora desde el sur de España. Sin embargo, el público en general desconoce la importancia de Zamora en la historia judía", expresa Linda Jiménez Glassman, directora de Roots of Sefarad, un colectivo que promueve la organización de visitas guiadas, altamente especializadas, a los sitios con herencia judía en España y en Portugal.
Esta mujer, miembro activo de la comunidad judía de Madrid, ha visitado Zamora y Fermoselle junto al arqueólogo retirado y director de programas del colectivo, Ami Barr, a fin de incluir ambas poblaciones en la ruta de los conversos. "Antes de seleccionar una localidad la visitamos para comprobar si haya elementos de interés, pues a veces te dicen que existe una huella judía y solo hay unas piedras", ejemplifican.
En el caso de la capital, ambos la habían visitado hace más de un lustro, han actualizado su conocimiento y en la zona más antigua de Fermoselle han comprobado que "hay rasgos judíos, que todavía están en estudio", remarcan.
Los estudiosos han visitado la antigua judería o la Cueva Árabe, ubicada en la plaza de Santa Lucía, que "corresponde plenamente a las medidas de una sinagoga. Yo vivo en Galilea y allá hay sinagogas del siglo V o VI y son del mismo tamaño, tenían que tener una buena acústica, como es el caso", subraya el arqueólogo, Ami Barr; mientras que Linda Jiménez Glassman ahonda: "Reúne todas las condiciones de una sinagoga medieval: la orientación, la acústica y el tamaño. También los recintos laterales que bien pudieron ser la sección para las mujeres". Además, Ami Barr lamenta el cierre de la Hostería Real. "Tuve la suerte de conocerla y en ella vi, sin duda, una mikve, un baño ritual judío, similar a las antiguas que hay en Israel", testimonia.


Planos realizados por los Prof. José Ignacio Sánchez y María Manchinbarrera, Departamento de Física, Universidad de Valladolid, quienes hicieron las mediciones acústicas, llegando a la conclusión de que, en efecto, existen focalizaciones acústicas en la construcción de Santa Lucía

 Tras visitar la provincia y poblaciones de Tras os Montes, Raíces de Sefarad Zamora incluye a Zamora en la ruta "Las huellas de los criptojudíos" que parte de Madrid y contempla el conocimiento de Segovia y de Zamora para luego dar el salto a Portugal donde está previsto conocer Miranda do Douro, Carçao, Braganza, Vila Nova de Foz Coa, Guarda, Trancoso, Belmonte, Covilha, Castelo de Vide, Marvao. En Valencia de Alcántara el recorrido regresa a España donde los turistas visitarán Cáceres, Hervás, Béjar, Candelario, Ávila y concluirá en Toledo. "Todavía no sabemos cuándo acompañemos a interesados", señalan desde Roots of Sefarad al tiempo que aluden a que los recorridos "están pensados para todas las personas que tengan curiosidad por la historia y cultura judías de España y Portugal y pueden ser guiados en español, inglés, hebreo y francés".
Los responsables del colectivo cultural tienen claro que los que interesados descubrirán en Zamora el barrio judío antiguo, la Cueva Árabe, verán la menorah en la iglesia de San Ildefonso y, si está abierta, el mikvé que está en la Hostería Real.
En su recorrido los expertos en cultura judía estuvieron acompañados por Gregorio González Olmos, que reside en Zamora y que en su novela "Yucé El Sefardí" recrea la España de la expulsión de los hebreos. El escritor, ganador del último premio Felipe Trigo, defiende que "es estupendo que Zamora se incluya en estas rutas porque se trata de una huella cultural que hay que recuperar".
Desde el centro Isaac Campantón, su representante María Antonia Muriel Sastre, apunta que "Zamora no solo fue lugar de paso en 1492, luego volvieron muchos judíos de los que se fueron a Portugal". La historiadora que ha profundizado en los conversos que vivieron en Zamora explica que "fue el grupo más maltratado porque no fueron creídos ni por los judíos ni por los cristianos. Además, desde este colectivo lamentan los actos vandálicos que han sufrido varios de los hitos ubicados en la ciudad que señalan lugares del pasado sefardí de la ciudad. "Es una ruta cultural más que enriquece a Zamora".

sábado, 16 de enero de 2016

Zamora se suma a las rutas culturales de sefardíes que quieren explorar su pasado




Toledo, Córdoba, Sevilla, Granada o Barcelona han sido la referencia histórica de Sefarad en el país, el territorio de un país imaginario nacido con los decretos de expulsión de los judíos a finales del siglo XV. El "renacimiento" del interés por lo criptojudío -aquellos hebreos que mantuvieron sus costumbres de manera oculta- ha destapado en las dos últimas décadas la existencia de una huella sefardí también en ciudades y pueblos no tan reconocibles, como Girona, Lucena o Hervás. Los congresos celebrados en los últimos años y la venida de expertos de Israel y Estados Unidos ha permitido que Zamora se una al club de los territorios que interesan a aquellos judíos que quieren revivir, de alguna manera, sus raíces. 

Esta es la apuesta del recién creado Centro Campantón, que ofrece las claves de este súbito resurgimiento. La capacidad de Internet para "unir" a comunidades de judíos sefardíes en todo el planeta, la muy reciente ley de nacionalidad en España y Portugal y el interés de los grupos de ciudadanos influyentes en Israel por conectar con la antigua Sefarad han colocado el asunto en primer plano. ¿Por qué Zamora se ha unido al mapa sefardí? "Los historiadores y estudiosos se han dado cuenta de que en Zamora había más de lo que se pensaba". Lo dice el responsable del centro, Jesús Jambrina, quien ofrece una realidad rotunda: "Salvo Toledo, ninguna ciudad ha producido tantos sabios hebreos". 

 

 


Una de las consecuencias más directas es la incorporación de la provincia a los circuitos del llamado turismo cultural. El grupo Raíces de Sefarad, que realiza viajes de carácter educativo por España y Portugal, ha trazado una ruta que comienza en Segovia y continúa por Toro, Zamora y Fermoselle, y finaliza, ya en Portugal, en Miranda do Douro y Carçao. Pero, ¿dónde reside el interés? "La cuestión de los criptojudíos está muy de moda, sobre todo, en Portugal. Es un fenómeno antropológico por el cual muchos ciudadanos reconocen sus orígenes hebreos en pleno siglo XXI", explica el arqueólogo sefardí Ami Barr. Uno de los lugares donde está sucediendo se encuentra muy cerca de la provincia: Tras os Montes. "Allí se calcula que un tercio de la población tiene orígenes judíos", añade el responsable de Raíces de Sefarad. 

Januquia en el sillar de la Iglesia de San Idelfonso y San Pedro. La pieza fue acuñada como hebrea por el historiador Álvaro López Asencio en 2009 quien la usó como protada de su libro Genealogía judía de Catalayud y Sefarad.

¿Qué tipo de personas participan en los circuitos culturales de la antigua Sefarad? "Son judíos sefardíes y askenazi -de Europa central y oriental- que regresan por motivos sentimentales", precisa Barr. La elección de los lugares tiene que ver con rutas poco conocidas y con vestigios arqueológicos. De ahí que, aunque los miembros de Raíces de Sefarad ya conocen emplazamientos como la capital o Fermoselle, tengan previsto acudir esta semana a Zamora para inspeccionar algunos presumibles restos del paso hebreo. Es el caso de la supuesta januquía labrada en un sillar de la iglesia de San Ildefonso, el baño ritual que alberga la antigua Hostería Real o la bodega de la plaza de Santa Lucía.

 


domingo, 10 de enero de 2016





El profesor Jesús Jambrina, responsable del Centro Campantón, ha afirmado que iniciativas como la de Raíces de Sefarad de extender sus viajes educativos por la provincia deben llevar a los zamoranos a "valorar la importancia cultural de su pasado judío". En su opinión, el interés generado en los últimos años puede generar "un efecto dominó" que tenga repercusión en la economía local.

Sobre Raíces de Sefarad, Jambrina sostiene que se trata de "una de las compañías más renombradas" que "lleva años trabajando". Aunque no se trata de turismo en sí mismo, sino de viajes de carácter educativos dirigidos a personas de diversas nacionalidades, en particular, de Israel. Este tipo de viajes están basados en "sitios arqueológicos". Los tres congresos celebrados en la ciudad han insistido en la necesidad de investigar lugares como el antiguo cementerio judío, ubicado en algún lugar del bosque de Valorio, así como el mikvé o baño ritual de la clausurada Hostería o la "bodega" de la plaza de Santa Lucía.

Uno de los responsables de Raíces de Sefarad, Ami Barr, es un arqueólogo israelí de origen sefardí, retirado desde hace una década. Barr se dedicó desde entonces a recuperar sus raíces contactando con historiadores y profesores locales en lugares recónditos de la península. Así es como adquirió "un tesoro de conocimientos" que decidió comenzar a compartir en un proyecto cultural junto a la estadounidense Linda Jiménez. "Parece que en Zamora se habrían hallado nuevos vestigios y me gustaría examinarlos", afirma Ami Barr como anuncio de la visita que realizará a la ciudad esta semana.

sábado, 9 de enero de 2016

Yucé El Sefardí: El judío que desafió a la Iglesia

Gregorio González Olmos recrea la España de la expulsión de los hebreos en su primera novela, "Yucé El Sefardí", ganadora del premio Felipe Trigo

Cuando Gregorio González Olmos estudiaba Derecho en la Facultad de Valladolid, comenzó a llamarle la atención el Liber iudiciorum, un conjunto de leyes visigodas, y, en particular, la normativa contra los judíos. Aquel fue el germen mismo de su gran pasión: la cultura hebrea. Años más tarde, se dedicó por entero a recrear la vida de un judío castellano nacido en la villa segoviana de Cuéllar. A finales de 2014, las andanzas de "Yucé El Sefardí" conquistaron al jurado del Premio Felipe Trigo que organiza el Ayuntamiento de Villanueva de la Serena. El libro, primorosamente editado por la Diputación de Badajoz, lleva apenas un mes en la calle y va camino de agotarse. 

 

Se trata de la primera novela del autor, que reside en Zamora desde hace ocho años.Son reflexiones fruto de una actitud crítica. "No me trago el primer sapo que viene, intento pensar como lo hacían ellos acudiendo a los documentos oficiales", explica el escritor. Un esfuerzo centrado en reconstruir la vida de un cristiano viejo, tomando como modelo la obra El Mudejarillo, de su idolatrado Jiménez Lozano. Yucé nace en una comunidad judía de Cuéllar y su existencia da un giro cuando los Reyes Católicos obligan a todos los judíos, a través de la ley de apartamiento de las Cortes de Toledo, a recluirse en las aljamas en el plazo de dos años. Es entonces cuando el protagonista se siente apartado en un lugar en el que ha perdido sus privilegios.

"Yucé El Sefardí" surgió del "desconocimiento" generalizado sobre la cultura sefardí y la voluntad del autor de combatirlo, siguiendo los pasos de Miguel Delibes y, especialmente, del prestigioso escritor José Jiménez Lozano, que ha firmado el prólogo. "Quiero combatir los despropósitos que me he encontrado sobre lo sefardí. Uno de los más evidentes, el título de una exposición en Toledo la pasada primavera en la que se venía a equiparar la expulsión de los judíos con el Holocausto del siglo XX, utilizando el término "shoa", que significa "catástrofe", cuando los sefardíes empleaban el término "gallut", "tiempo de prueba"", explica el autor. A su juicio, los dos hechos históricos no tienen comparación. A los primeros "les dieron la oportunidad de convertirse", mientras que las comunidades del siglo XX fueron exterminadas por los nazis.

Yucé ve cómo la relación entre cristianos y judíos van cambiando. El joven estudia medicina y entra al servicio del rabino mayor de las aljamas de Castilla y León. El autor aprovecha el planteamiento para hablar de cómo funcionaban las aljamas, de los ritos y las costumbres de la España de finales del siglo XV. Entonces llega el decreto de expulsión de 1492 y se ve obligado a dejar atrás Castilla y todo lo que había ganado a base de esfuerzo, para poner rumbo al Norte de África. "Allí ocurre algo y decide volver... Y hasta ahí puedo contar", revela González Olmos, enigmático.


Durante el proceso de documentación, al autor le llamó la atención la singularidad de las costumbres judías. Como los "ritos femeninos de pureza", el periodo de menstruación en el que "las mujeres no podían sentarse en la cama con el marido", revela. O el concepto de caridad, que "los cristianos también desarrollaron pero en una dimensión más corta". Se trataba del "tzedacá", un precepto "esencial" en el judaísmo. "Solo por el hecho de ser judíos, las personas con necesidades tenían garantizado que nunca les faltase de comer", explica González Olmos. Las "hecdés" o "tierras comunales" servían "para costear escuelas", añade.

Enfrente, los judíos siempre tuvieron a los cristianos. Sobre la coexistencia de culturas, que ha originado ríos de tinta, Gregorio González opina que la "animadversión" estaba fundamentada "en un concepto religioso que a nosotros nos resulta muy complicado de entender en nuestro tiempo". Aún así, estaban condenados a entenderse. "Los oficios que desempeñaban los judíos eran muy valiosos para los cristianos, porque trabajar con las manos era un oficio vil. No solo eran prestamistas, también había zapateros, pastores o joyeros", precisa el autor.

A juicio de González Olmos de aquella cultura lejana -sostenida fuera de la península por los sefardíes a lo largo de siglos- "solo quedan manuscritos y piedras. ¿Qué ha podido sobrevivir de una época en que la prioridad era erradicar cualquier recuerdo judío?", se pregunta. Y por eso, novelas como "Yucé El Sefardí" reconstruyen aquella etapa apasionante, difícil. "Lo más importante de un libro no es la historia ni los personajes, sino el recuerdo que te queda cuando lo cierras", asegura.

Algunas de las páginas de la novela pisan el territorio zamorano, donde existió una importante comunidad hasta finales del siglo XIV. El trabajo tendrá pronto una segunda edición y también una segunda parte -quizá con el proyecto de completar una trilogía- que estará ambientada en Toledo. Su amigo, el arquitecto Paco Somoza, que ha confeccionado algunas ilustraciones para un futuro volumen, le reprocha: ¿Por qué no la ambientaste en Zamora? Ganas no le faltan al escritor, quien reconoce que "Zamora siempre tiene algo que te recuerda a los judíos". De momento la novela está disponible en las principales librerías de la ciudad y se vende a buen ritmo. El autor cuenta su proyecto en su propio blog (www.yuceelsefardi.com).

jueves, 7 de enero de 2016

El Gran Rabino de Israel se interesa por Zamora

En horas de la mañana del 6 de enero, el Gran Rabino de Israel, el sefardí R. Yitzhak Yosef recibió en Jerusalén a Don Mikhail Kheifits, quien entregó una copia de Darkhei ha-Talmud (Los caminos del Talmud) único libro conocido hasta hoy de R. Isaac Campantón(1360-1463), edición de Mantua, 1593.

El original pertenece a la familia Kheifits, que lo heredó de la señora Perla Reina, de origen sefardí y abuela de los Kheifits. El ejemplar original fue usado en la sinagoga de Letonia, en Godorok-Polonia.

Durante la entrevista, el señor Mikhail Kheifits informó a R. Yosef de la labor del Centro Isaac Campantón acerca del legado judío de Zamora. Tanto el señor Kheifits como R. Yosef se interesan por posibles ancestros en la perla del Duero donde los documentos históricos muestran la existencia de apellidos Abdías (para R. Yosef) y Reina (para Kheifits). 


Fotos cortesía de
Mikhail Kheifits




jueves, 31 de diciembre de 2015

Población judía en Zamora en 1492

"A finales de la Edad Media los cálculos que se han hecho es que Zamora podía tener una población judía de entre 1200 y 1300 habitantes, una cifra muy importante si tenemos en cuenta que la ciudad en su conjunto tenía del orden de seis mil o seis mil quinientos habitantes. Es evidente que el peso de la población judía era significativo desde todos los puntos de vista, sobre todo demográfico y de actividad económica"

M. F. Ladero Quesada, “La expulsión de los judíos fue una de las causas de la decadencia de Zamora”, La Opinión, Julio, 2006


Otras referencias del mismo autor: 
"Apuntes para la historia de los judíos y los conversos de Zamora en la edad media (siglos XIII- XV)", Sefarad, 48:1, 1988, p.40).

martes, 22 de diciembre de 2015

«El centro de estudios de Zamora en el siglo XV fortaleció la comunidad judía»





Por José María Sadia, La Opinión de Zamora (enlace)

Profesor del Departamento de Historia judía de la Universidad de Ben-Gurion (Israel), Abraham Gross reúne estudios sorprendentes sobre la relevancia de Zamora en el ámbito intelectual hebreo y personajes clave como Abraham Saba o Isaac Campantón.

-¿Por qué Zamora llegó a ser un centro intelectual tan importante la España del siglo XV?
-¿Por qué Zamora tuvo tal importancia y no Salamanca u otros lugares? Por la misma razón que Isaac Campantón, el rabino que ejerció una enorme importancia, eligió Zamora para vivir. Pudo haber muchas razones, quizá vino por familia, negocios o por familia. Los centros de estudios se vuelven importantes en muchos casos por la presencia de una persona, la que crea el propio espacio.
-Pero, ¿también fue importante como ciudad?
-Zamora fue importante, en todo caso, para la comunidad judía por la importante aljama local y también, según las fuentes, porque hubo muchos hebreos que pasaron por aquí durante la emigración. Quizá por los caminos o por la cercanía con Portugal. Esta ciudad fue el centro judío intelectual más importante de Castilla y del país. No diría que de la península, dado que Lisboa era más fuerte aún durante el siglo XV en el plano de los estudios.
-¿Se notó este fenómeno en la propia comunidad?
-Zamora tuvo una segunda judía, una comunidad, cuando en otros sitios están en declive. Quizá esto tenga relación con los centros de enseñanza del Talmud y la Torá en la ciudad. Me remito al ejemplo de la crisis económica en Estados Unidos: Boston fue una de las pocas áreas que no sufrió por la cantidad de universidades que concentra. Se me ocurre este paralelismo. El hecho de que hubiera escuelas tan potentes hacía que la gente viniera aquí a estudiar y la comunidad se mantuvo fuerte. Solo es una sugerencia, no lo puedo asegurar.
-¿Cuáles eran los otros grandes centros intelectuales del país?
-Durante los siglos X, XI y XII, los centros intelectuales iban cambiando de acuerdo a la persona que fuera la gran figura del momento, el estudioso o el académico. En Granada fue el caso de Samuel Hanaggid. Cuando Granada cayó por las persecuciones, este centro se trasladó a Lucena y Lucena hoy no es nada.
  -Usted ha escrito un libro sobre Abraham Saba, un estudioso de historia trágica que vivió en Zamora. Refrésquenos su historia.
-Lo primero de todo es que Abraham Saba es importante por que sabemos de él. Pudo haber otras figuras importantes de las que hoy no se conoce nada. Escribió libros que se publicaron cuatro veces en el siglo XVI. No sabemos cuánto tiempo estuvo en Zamora, las publicaciones que se conservan las escribió tiempo después de la expulsión, siempre con un tono trágico.

-La expulsión truncó su vida...
-Así es. Escribió numerosos libros, entre ellos comentarios del Pentateuco. Tenía una de las bibliotecas más importantes de Zamora con más de 400 volúmenes. Con la expulsión, viajó con su familia a la ciudad lusa de Guimaraes, donde escribió la mayor parte de sus trabajos. Acuciado por la persecución en Portugal, enterró sus libros bajo un olivo a las afueras de Lisboa aunque nunca se encontraron. En el patio interior del Teatro Nacional de Lisboa, en el Rossio, unos 20.000 judíos fueron forzados a la conversión por orden de Manuel I. El 98% se convirtieron y al resto se les encarceló durante seis meses. Cuando el rey se convenció que de su plan era imposible, emigraron al norte de África. Su mujer se convirtió, también sus dos hijos. No Saba, quien volvió a escribir su obra en Fez, al norte de Marruecos. Después se habla de distintos destinos, uno de ellos Turquía, pero no se puede comprobar.
-¿Qué opina sobre la utilidad de congresos como el que se celebra estos días aquí?
-En primer lugar, hay que decir que la generación actual de historiadores están libres de prejuicios y pueden aportar perspectivas reales sobre el tema judío. En los años cuarenta del pasado siglo, por ejemplo, no era así. Con respecto al congreso, estaría feliz si las personas comienzan a darle la importancia que merecen zonas como Zamora en las comunidades judías. Tradicionalmente se atribuyen a Andalucía los principales centros de intelectuales hebreos, pero nunca nos detenemos en saber que en el siglo XV, cuando se pensaba que todo era decadencia, Zamora fue uno de los grandes núcleos del saber.

domingo, 6 de diciembre de 2015

Apellidos judíos referidos en la bibliografía sobre Zamora entre 1195 y 1742


Estos son apellidos judíos y algunos conversos referidos en la bibliografía sobre Zamora, ciudad y provincia, entre 1195 y 1742. Se incluyen varios reportados por la inquisición en Tras os Montes, Portugal, con residencia en Zamora. Agrego también nombres a los que la bibliografía se refieren como judío/as, pero sin apellidos.

Abadías,  Abad de Aula, Abelaben, Abemiver, Abenamar,  Abenahypón (Benavente)Abenjamil (Toro),  Aben Baça (Baz), Abenbazar (Fuentesaúco),  Abenamías, Abenrrós, Abenzón, Abna,  Abohaf (o Aboab), Alashkar, Alba (o Alvo), Abolfazcan (Castroverde de Campos), Alfón,  Alonso,  Alvarez, Alua, Arama, Aven Sento, Bellamín (Villapando), Beny,  Berroy (Fermoselle), Bida,  Bueno, Cabeça (Villalpando), Campantón (también Canpanton, Qanpanton, Kanpanton), Cardero,  Carvajal (Bermillo de Sayago y Benavente), Catalán, Castro,  Colodre (Toro), Cominete, Comineto (Benavente), Conde, Chamorro,  Cedillo, Corcos, Cordero, Çaragoça,  Çalama, David (Toro), De la Fuente (Fuentesaúco), Estuñiga,  Fernández, Garçia,  Gazapo,  Gómez (Toro), Gonçalez, Habid,  Lopes (Trancoso), Luna,  Manrique, Marcos (Villalpando),  Maldonado, Medina,  Méndez (Coimbra), Meir,  Milano,  Monzón (Alcañices), Musa,  Naci,  Nuñez Coronel,  Nuño de Fito, Oeb,  Orabuena (Fermoselle),  Ortuño (Bragança), Paz, Peres, Portuguesa,  Rico (Fuentesaúco), Rodríguez, Romi, Saba, Salón, Santa Ana, Valçina, Valencia,  Valensí,  Venialuo,  Vida, Villalobos (Villalpando), Tornero,  Torralvo, Zamora (además de la ciudad también aparece referido a vecinos en Villalpando)

Nombres:  Abrahan,  Acibuena (Toro),  Ça, Jacob, Joachim,  Jamila, Misol, Reyna,  Rodrigo, Salomón, Urosol (Villalpando).  

Como se aprecia, dada su antigüedad, varios apellidos llevan la Ç que posteriormente evolucionó a Z o C.  Otros son reconocibles en su ortografía actual como Zuñiga o García. Unos pocos nunca cambiaron como Habid, Luna o Saba y algunos son reconocidos apellidos conversos como Fernández, Nuñez Coronel, Rodríguez o Pérez.  

Aclaro que estos no son los únicos apellidos o nombres judíos en la ciudad y la provincia de Zamora,  aunque sí de los más antiguos en tanto son extraídos de archivos históricos. Otros investigadores se encuentran analizando los cambios y evoluciones de apellidos y nombres como formas de escapar a las persecuciones inquisitoriales.      

jueves, 19 de noviembre de 2015

Personalidades sefardíes relacionadas con la ciudad


Zamora fue calificada de aljama hebrea en el año 1259 por el Obispo Suero, quien le rebajó en un 40% el diezmo a pagar a la diócesis. El status de aljama implica la existencia de una comunidad numerosa capaz de sostener, por lo menos, una o varias sinagogas, una o varias academia rabínicas, jueces, carnicerías, vino y otros productos casher, además de un cementerio propio. 
En un documento de 1483 se presenta a Abraham Corcos como el procurador de la aljama de los judíos, residiendo en la Costanilla de la judería, hoy de San Bartolomé, junto a la Puerta de Doña Urraca o Zambranos. Corcos fue la cabeza de una importante familia de financistas en Castilla y León, cuya rama zamorana está bien documentada.

Sabemos que al menos desde la repoblación de Fernando I los judíos habían arribado en número considerable a Zamora como operarios de las artes, claves para la reconstrucción de la ciudad. También, según afirma Césareo Fernández Duro, desde el año 1094 existía una sinagoga en la judería del Valle (lo que se llamaría la judería vieja, actual La Horta), lo cual es perfectamente coherente con la existencia de varias familias judías en el área.
No es extraño entonces que desde el siglo XII Zamora comience a ser referencia de sabios judíos, un área de la vida comunitaria que marcará la identidad de la aljama hasta el mismo 1492. A continuación los nombres y pequeñas biografías de sabios de Sefarad relacionados con la ciudad del Duero, nombrada una y otra vez en los escritos de muchos de estos autores como el sitio donde adquirieron sus conocimientos y de donde lo llevaron a otros lugares de la diáspora sefardí luego de la expulsión.
 
Personalidades sefardíes relacionadas con Zamora. Orden alfabético.  
Isaac Aboab II (1433-1493): Famoso moralista judío, nacido en Toledo (se educó en Zamora), hijo de Isaac Aboad I, quien vivió en el siglo XIV (sobre este último ver Leopold Zunz, Ritus, 204-210, también María del Carmen Artigas, Antología Sefaradí, Madrid, Editorial Verbum, 1997, pp. 271-272). 
Isaac Aboad II fue discípulo de Isaac Campantón (1360-1463) a quien sucedió en la dignidad que este ostentaba, por lo que es tenido por último Gaon de Castilla. Gozó de la amistad de Isaac Abravanel y en 1492, tras el decreto de expulsión, figuró entre los treinta notables a quien Juan II de Portugal dio permiso de residencia en Oporto, ciudad en la que falleció en 1493, dejando numerosos discípulos entre los que hay que mencionar al matemático y astrónomo Abraham Zacuto.
Aboad II fue una figura versadísima en estudios bíblicos, talmúdicos y cabalísticos, fue autor de la colección de Sermones (Nehar Pishon), publicados en 1525, y de un Comentario al Comentario al Pentateuco de Nahmánides, que vio la luz en 1538 (Gonzalo Díaz Díaz, Hombres y documentos de la filosofía española, Volumen 1, página 39).
Para una descripción genealógica del apellido y la familia Aboab ver Enciclopedia Judía (1906) 

Moses Ashkar, conocido por sus iniciales Maharam Al-Ashkar (1460-1535), dejó una excepcional colección de Responsas. Ashkar nació en España y estudió en la Academia Rabínica de Zamora, siendo discípulo de Samuel Valensí. Después de 1492, Ashkar se estableció en Tunez, norte de África. De allí, emigró a Egipto donde pasó muchos años como dayam de la comunidad. En su vejez, se estableció en Jerusalén, donde pasó los últimos años de su vida.
Ashkar fue considerado una autoridad en la ley rabínica y recibía preguntas de todas partes del imperio otomano. Se distinguió por su amor a la verdad. La calidad de su carácter le trajo muchos enemigos. Hablaba árabe y usó muchos libros escritos en ese idioma para sus estudios rabínicos. Como otros expertos de su época, estudió la Cábala, pero sin dejar de estudiar filosofía, especialmente la de Maimónides, a la que defendió de muchos ataques. Tomado de Historia de la Literatura Judía, Volumen 2, de Meyer Waxman, 1933, página 181.

Isaac ben Moses Arama (1420-1494) predicó en Zamora. (Haim Beinart, "Zamora" en Enciclopedia Judaica, 2da Edición, Vol. 21), donde según Gonzalo Díaz Díaz, también nació. Rabí Arama, quien fue también filósofo, comenzó su vida intelectual en Zamora de donde pasó a Tarragona y Fraga en Aragón y luego fue nombrado rabí de Barcelona. Después de 1492, Rabí Arama se estableció en Napolés. (Sara O. Heller-Wilensky y Michael N. Rony, "Arama, Isaac ben Moses" en Encyclopaedia Judaica. Ed. Michael Berenbaum and Fred Skolnik. Vol. 2. 2nd ed. Detroit: Macmillan Reference USA, 2007. p339-341, Gonzalo Díaz Díaz, Hombres y documentos de la filosofía española, Volumen 1, página 327)

Isaac ben Jacob Campantón (aparece también como Canpanton, Kanpanton, Qanpanton, y otras variaciones similares) (1360-1463), autor de Metodología del Talmud ( o Los caminos del Talmud) publicado en Constantinopla (1520); Venecia (1565); Mantua (1593); Amsterdam (1706, 1711, 1754); Vienna (1891) y Jerusalén (1981).
Campantón fue considerado Gaon de Castilla y León y, según el investigador Abraham Gross, Universidad Ben Gurión, es una figura clave en el crecimiento de la Academia Rabínica de Zamora después del Sínodo de las Comunidades Judías de Castilla celebrado en Valladolid en 1432. El segundo punto de dicha reunión, organizada por Abraham Benveniste, estableció la enseñanza de la Torá como el centro de la vida en las comunidades judeo-castellanas.
Durante la época de Campantón como rabino y educador de la escuela zamorana estudiaron, entre otros, Samuel Valensí, quien se convirtió en su sucesor, Isaac de León, Isaac Aboab II, quien lo sustituyó como Gaón de Castilla y León, e Isaac Arama. Todos ellos de presencia relevante en las comunidades judías de Castilla y León antes de la expulsión. (Abraham Gross, “Center of Study and Yeshivot in Spain” en The Sephardi Legacy, editado por Haim Beinhart, 339-410).
Según Abraham Gross, los rabinos Shimon Meme, de Segovia, y Joseph Hayyun, también fueron discípulos de Campantón. (Gross, Abraham, Iberian Jewry from twilight and dawn: the world of Abrahan Saba, página 27). Campantón igualmente contribuyó a la formación general del matemático y astrónomo Abraham Zacuto (Gonzalo Díaz Díaz, Hombres y documentos de la filosofía española, Volumen 7, 2003).   

Judah ben Abraham Corcos, financista judío zamorano, en 1492 se estableció en Portugal donde falleció más tarde. Otros miembros de la familia Corcos se establecieron en Italia y en Fez. ("Corcos." Encyclopaedia Judaica. Ed. Michael Berenbaum and Fred Skolnik. 2nd ed. Vol. 5. Detroit: Macmillan Reference USA, 2007. 216-217.) Más sobre este tema en: Mª Fuencisla García Casar: "La familia judía Corcos y su rama zamorana", Actas del primer Congreso de Historia Zamorana, 1988, 391.  
Jacob ben Solomon ibn Habib (Zamora, 1460- Salónica 1516), quien fuera un estudioso rabínico. Es posible que haya sido alumno de Samuel Valensí (1435-1487), relevante talmudista que ejerció en Zamora. Después de 1492, Habib fue a Portugal y luego a Salónica donde se convirtió en uno de los talmudistas más importante y donde también falleció. Primero enseñó en Calabria y luego fue nombrado rabí en Gerush, una comunidad de judíos españoles exiliados. (Hacker, Joseph. "Ibn Ḥabib, Jacob ben Solomon." Encyclopaedia Judaica. Ed. Michael Berenbaum and Fred Skolnik. 2nd ed. Vol. 9. Detroit: Macmillan Reference USA, 2007. 677-678)
Leví ben Jacob Ibn Habib (Zamora,1483-1545), hijo de Jacob ben Solomon ibn Habib (1460-1515 o 16). Leví y su padre salieron a Portugal, donde fue bautizado forzosamente. Más tarde fueron a Salónica, donde Leví recibió su educación y sustituyó a su padre como Rabí en la comunidad Gerush Sefarad de exiliados españoles. Años más tarde viajó a Safed y de ahí a Jerusalén donde llegó a ser rabí de la ciudad. Leví ben Jacob Ibn Habib falleció en 1545. (Marcus, Simon. "Levi ben Ḥabib." Encyclopedia Judaica. Ed. Michael Berenbaum and Fred Skolnik. 2nd ed. Vol. 12. Detroit: Macmillan Reference USA, 2007. 702) 
Joseph ben Abraham Hayyun (Lisboa ¿?-  Constantinopla,1497). Fue el último rabino de Lisboa antes de la expulsión de Portugal en 1497. Hayyun estudió en la Academia Rabínica de Zamora (Gross, Abraham, Iberian Jewry from twilight and dawn: the world of Abrahan Saba, página 27).
Entre los estudiantes de Hayyun estuvieron Don Isaac Abrabanel, R. Abraham ben Nissim y R. Joseph Jabez. En 1470 Hayyun, “uno de los grandes rabinos de nuestro tiempo” de acuerdo a Abrabanel, escribió Maggid Mishneh en respuesta a una consulta de este último sobre si el Deuteronónimo es de origen divino o si Moises escribió parte del libro.
Hayyun fue autor de un comentario a Jeremías concluido en 1466 en Portugal. Otros comentarios fueron a los Salmos, Ezequiel, los profetas menores, Proverbios, el Cantar de los Cantares y Esther. (Tomado de Heller, Marvin J. The Seventeen Century Hebrew Book, Vol. 1, 2010, página 13)  

Samuel e Inmanuel ben Musa, impresores, alrededor de 1487 y 1492 publicaron el Comentario al Pentateuco por Salomón ben Yishaq (Raši). (García Casar 91). El incunable se encuentra en la Biblioteca Bodleiana de Oxford, en Inglaterra. En el colofón de dicho libro los editores afirman que este había sido el tercero publicado en dicha imprenta, siendo la Torá el primero, y el segundo uno de oraciones. 
Isaac de León (circa 1420-1492). Uno de los rabinos más importantes de Castilla y León, vivió en Toledo, aunque nació en León. Fue discípulo de Isaac Campantón (1360-1463) y como Moses de León, cabalista y creyente en milagros. José Caro y otros le dieron el título de "gran maestro". Falleció con más de 70 años poco antes de la expulsión. Fue estimado por muchos discípulos. El libro Megillat Ester, una respuesta a la crítica de Nahmanides al Sefer ha-Mizwot de Maimónides atribuido a Isaac de León ha sido confirmado escrito por Isaac de León ibn Zur, quien fuera un escritor posterior. Tomado de la Enciclopedia Judía (1906) 
Según Yitzhak Baer, al momento de la expulsión en 1492 Isaac de León era rabino en Ocaña (Historia de los judíos en la España cristiana, edición de 1981, página 758) por entonces una de las seis aljamas judías más importantes de la península según reportan la recaudación de impuestos (ver Luis Suárez Fernández Documentos de la expulsión, 1964, 72)  
Shimon Memmi llamado el portugués, fue uno de los que vino a estudiar en la ciudad desde el reino vecino. De acuerdo con Abraham Gross, en 1492 ejercía en Segovia (Iberian Jewry, página 27, nota 13). Memmi volvió a cruzar la frontera hacia Portugal por Zamora con su familia . Falleció pocos meses después debido a los sufrimientos de la cárcel. La historia la cuenta el R. Abraham Saba en una de sus crónicas. (Studies on the History on the Portuguese Jews, Israel J. Katz y Mitcthel Seres, Sepher-Hermon Press, 2000, 63, nota 28).
Abraham Saba (1440-1508), éxegeta, predicador y cabalista zamorano de renombre. Vivió y predicó en la ciudad de donde salió en 1492 hacia Portugal y más tarde a Fez y Verona, lugar este último donde fue enterrado apenas dos días después de haber arribado. (Bibliography: Steinschneider, Cat. Bodl. No. 4301; Grätz, Gesch. d. Juden, 2d ed., viii. 219, 379; Michael, Or ha-Ḥayyim, No. 199).
Saba fue un autor prolífero, pero enterró sus libros debajo de un olivo a la entrada de Lisboa y debió reescribirlos en Marruecos durante los últimos diez años de su vida. Sus hijos fueron forzados al cristianismo en Portugal, lo cual afectó emocionalmente a Saba quien se exilió sin ellos.
Samuel Valensí (1435-1487), hijo de Abraham Valensí, de Toledo, y discípulo de Isaac Campantón (1435-1487). Samuel fue autor de un pequeño tratado titulado Kelale kal we-Homer (Reglas de la deducción) sobre metodología talmúdica. Se publicó en Meharere Nemerin de Abraham Akra. Valensí sustituyó a Campantón como director de la Academia Rabínica de Zamora. 
Alfonso de Zamora (1474-1545): Profesor de hebreo, primero en la Universidad de Salamanca y luego en la Universidad de Alcalá de Henares; se cree que estudió ese idioma en la Academia Talmud Torá de Zamora.  Converso protegido por el cardenal Cisneros quien le encomendó la traducción del Sefer ha-Sorasim, de David Qimhi y el Targum, aunque no llegó a publicarlos. Igualmente fue parte del equipo de editores de la Biblia Políglota Complutense, específicamente el capítulo sexto. (Carlos del Valle, "Notas de Alfonso de Zamora", Sefarad, XLVII, 1987, 173-180)
Al final de su vida, Alfonso de Zamora escribió en una de sus cartas que “se había quedado solo entre los sabios de Sefarad”. 
Abraham ben Salomón de Zamora. Poco se sabe en torno a la vida de este autor excepto su afincamiento en la vieja ciudad del Duero que muy bien pudo ser la de su nacimiento y que debió vivir en el siglo XII. Fue escritor escatológico (referente a la vida después de la muerte), conservándose de él un ensayo acerca de la retribución divina, cuyo manuscrito se halla en la biblioteca del Estado de Munich (códice 47-7d). (Gonzalo Díaz Díaz, Hombres y documentos de la filosofía española, Volumen 1, página 50).  Al parecer Abraham ben Hiyya (fallecido en 1136) le dedicó uno de sus libros. 
Abraham Zacuto (1452- después de 1522). Miembro de una familia hebrea prominente de Francia y afincada desde hacía más de un siglo en Salamanca, Abraham bar Samuel bar Abraham Zacuto nació en esta ciudad castellana en 1492; y allí, y junto a su padre inició su formación en la que también colaboraron  Isaac Campantón (de Zamora) e Isaac Aboad el menor (o II, igualmente discípulo de Campantón), último Gaon de Castilla y León, que llegaron a hacer de él un auténtico sabio en varias materias: matemáticas, astronomía, Talmud, Cábala, historia…
Pero fueron las matemáticas, la astronomía y la cronología las disciplinas que centraron preferentemente su atención y que lo llevaron según algunos autores a ocupar cátedra de estas materias en las Universidades de Salamanca y Zaragosa, hecho que, sin embargo, no está suficientemente probado. (Gonzalo Díaz Díaz, “Hombres y documentos de la filosofía española”, Vol. 7, página 952)  
David ben Solomon ibn Abi Zimra (1479-1589), conocido como RaDbaZ,  fue un talmudista y un cabalista.  De acuerdo con el estudioso Yon Tov Assis,  su familia era de Zamora, estableciéndose en Fez después de 1492, mientras David fue a Safed y en 1514 al Cairo. En 1517 fue nombrado rabino de Egipto, función que cumplió durante 40 años.  En ese tiempo estableció su propia Academia Rabínica en la cual estudiaron varios rabinos importantes, entre ellos Bezalel Ashkenazi, e Isaac Luria, quien se convertiría en el padre de la nueva escuela cabalística.
En su comentario al Cantar de los Cantares, Isaac Akrish, quien vivió 10 años en casa de David, cuenta cómo este era respetado tanto por su conocimiento como por sus habilidades sociales. Durante su rabinato, David introdujo varias reformas en la vida diaria de los judíos egipcios, así como en la religión. A la edad de 90 años, David renunció a su puesto y repartió su fortuna entre los pobres y los estudiosos. 
Vivió en Jersusalén por poco tiempo hasta que se retiró definitivamente a Safed donde contó con el apoyo de Josef Caro y falleció a la edad de 110 años.  (Yon Tov Assis: “The Jews of the Maghred and Sepharad: A Case Study of Inter-Communal Cultural Relations through the Ages” en Tamar Alexander y Yaakov Bentolila: El Presente. Estudios sobre la cultura sefardí. La cultura Judeo-Española del Norte de Marruecos, Universidad Ben-Gurion del Negev/ Sentro Moshe David gaon de Kultura Djudeo-Espanyola, 2008, página 10).