lunes, 20 de octubre de 2014

La aljama de Villalpando

Tomado de Florián Ferrero, Los judíos de la provincia de Zamora, Junta de Castilla y León, 1992, página 12
 
Puerta de la Villa
Respecto a los judíos de Villapando, se señala que ya residían en dicho lugar en tiempos de Sisebuto (1); manteniéndose durante el período de la dominación musulmana.


Parece ser que siempre residieron en barrios separados extramuros hasta fines del siglo XIII en que Fernando IV les permitió pasar al interior de la población, asentándose en las colaciones de Santa Marta, San Miguel, San Isidro y el Templo, en cuya calle actual del Liceo - según señala Calvo Lozano- construyeron una nueva sinagoga (...)


En relación con la aljama de Villalpando, se cita una visita de San Vicente Ferrer (1), que a diferencia de lo que sucedía en otros lugares no consiguió ninguna conversión, abandonando pronto la villa en dirección a Villar de Fallares. Una malévola tradición de pueblos vecinos, quiere ver a los judíos apedreando al santo y a éste diciendo la frase: "de Villalpando ni aun el polvo".


Tras el decreto de expulsión, los judíos de Villalpando - posiblemente forzados- donaron la mayor parte de sus bienes a doña Mencía de Mendoza, esposa del Condestable. Contándose entre dichos bienes su sinagoga, el cementerio, una era y una tierra.


Tras el abandono de la villa, se dirigieron a Portugal, pasando previamente por Villafáfila, donde fueron recibidos con hostilidad por los vecinos. Poco antes los de dicho lugar habían emprendido un camino semejante.


Notas editoriales para esta página

1- Sisebuto (565-620), rey visigodo en la península ibérica. Fue el primero en forzar a la conversión a los judíos en un decreto del año 616.
2- Vicente Ferrer (1350-1419), famoso predicador dominico de principios del siglo XV.  

Otras informaciones
  • 1292- Los judíos de Zamora, Villalpando y Toro adelantaron fondos para el cerco de Tarifa, según nos cuenta José Amador de los Ríos (1818-1878) en la segunda edición de sus "Estudios históricos, políticos y literarios sobre los judíos de España", Madrid (1876), datos recogidos por Cesáreo Fernández Duro en su "Coleccion bibliográfico-biográfica de noticias referentes a la provincia de Zamora" (1891), página 113.
  • 1455- 9 de Marzo. Toma de posesión de Villalpando por Sancho García, Contador Mayor del Rey a nombre y por poder de Pedro Fernández de Velasco, Conde de Haro. (En ésta toma de posesión y entre los vecinos figuran bastantes judíos. ES.45168.SNAHN/2.1.27.2.2//FRIAS,C.527,D.19-20.
  • 1474- La aljama de Villalpando paga 3000 maravedíes al Obispado de Zamora. J.A. de los Ríos: Historia de los judíos de España y Portugal, Ediciones Turner, Madrid, 1984. Tomo II, pp. 590-602.
  • 1486- 30 de Mayo, Valladolid. Carta del Consejo Real, a petición de Mosé Marcos, vecino de Villalpando, por la que se ordena a su esposa Urosol, hija de Salomón Berroy y de Orabuena, vecinos de Fermoselle, vaya a vivir con él y le lleve la dote prometida. (Carrete Parrondo, Asentamientos judíos en la provincia de Zamora, I Congreso de Historia, Historial Medieval, tomo 3, página 117)
  • 1486- el 10 de Mayo el Consejo Real ratifica una decisión anterior - 23 de febrero- por la que hace constar que los judíos de Villalpando, Herrera de Río Pisuerga (Palencia), Cuenca de campos (Valladolid) y Frías (Burgos) tenían privilegios de no pagar préstitos ni derramas. (Citado en Carrete Parrondo, Asentamientos judíos en la provincia de Zamora, I Congreso de Historia, Historial Medieval, tomo 3, página 115)
  • 1486- Se dicta sentencia en el proceso que el mercader Juan Díaz de Astudillo, vecino de Melgar de Fernamental (Burgos), interpuso contra don Symuel de Zamora y su hijo Abraham, vecinos de Villalpando, a quienes reclamaba el pago de 300 arrobas de lanas. (Citado en Carrete Parrondo, Asentamientos judíos en la provincia de Zamora, I Congreso de Historia, Historial Medieval, tomo 3, página 115)
  • 1487- 18 de octubre. Ejecutoria del pleito litigado por Abraham de Zamora, judío, con Juan Díaz de Astudillo, vecinos de Villalpando (Zamora), sobre el pago de ciertas arrobas de lana (ES.47186.ARCHV/1.8.1//REGISTRO DE EJECUTORIAS,CAJA 10,31, Archivo de la Real Chancillería de Valladolid)
  • 1497- Que se haga justicia, de acuerdo con la Ley de Cortes de Madrigal, a Pedro Rodríguez, vecino de Cabreros, quien pagó a Isaí Monte Núñez, vecino de dicha villa, lo que le debían unos deudores vecinos de Cotanes, aldea de Villalpando, para que al tiempo de la expulsión de los judíos, aquel no se tuviese que marchar sin haber cobrado dicha deuda (Archivo de Simancas, RGS,LEG,149706,47)

martes, 14 de octubre de 2014

La mejor entre las del Norte

"La valoración de Isaac Arama (c.1420-1494) de la ciudad de Zamora es inequívoca. Cuando habla sobre su propia vida intelectual en ella, Arama describe el lugar y sus sentimientos hacia él con frases como “hermosa provincia, la mejor entre las del Norte”, apropiándose del salmista (Salmo 48:3) que usa esta expresión para describir a Jerusalén"  Abraham Gross, Iberian Jewry from Twilight to Dawn. The World of Rabbi Abraham Saba. Leiden, E.J. Brill, 1995, 6-7.
Comentario del editor de esta página:
Cuando Arama dice "entre las del Norte" no se está refiriendo sólo a una ubicación geográfica, sino a una experiencia de coexistencia entre judíos y cristianos. El Norte en el contexto de la península en estos años refiere a las comunidades hebreas asentadas en los reinos crisitianos alrededor de y más arriba de la cuenca del río Duero (1).
Entre los siglos VIII y XI Zamora fue una ciudad de fronteras, entre el sur y el norte. Si miramos a  los nombres y apellidos referidos a judíos en la ciudad vemos que los primeros son hebreos (Abraham, Isaac, Samuel), pero muchos de los segundos son árabes (
Abenbazar, Abenjamil, Habid), lo que indica que era linajes judíos emigrados del Al Andalus.
Los siglos XI y XII coinciden con un crecimiento de la población en Zamora. Fernando I repuebla en 1062 y ya en 1094 tenemos referencias a una sinagoga en la judería vieja (2). Es posible que hayan existido judíos asentados en Zamora desde mucho antes, pero, hasta ahora, sólo sabemos que, como aljama, será reconodida sólo a partir de mediados del siglo XIII cuando el obispo Suero así la llama en un documento de 1258 (3)
Notas
1- El río Duero aparece mencionado como la frontera del Al Andalus desde el año 720 (Stanley G. Payne, Spain: A Unique History, Madison, University of Wisconsin Press, 57); también se le nombra como tal alrededor del año 990 en el Libro de la Tradición (1161) del historiador judío Abraham ibn Daud (c1110-1180). (Medieval Iberia. Readings from Christian, Muslim and Jewish Sources. Second Edition. Editado por Olivia Remie Constable. University of Pennsylvania Press, 2012, 92)  
2- Cesáreo Fernández Duro (1830-1908), Memoria históricas de la ciudad de Zamora: su provincia y su obispado (1882), Vol. I, 314-15 
3- Ver Florián Ferrero, "El cultivo de la vid y la producción de vino en el Reino de León", en El sector vitivinícola en Castilla y León (2003) editado por Juan Andrés Blanco Rodríguez y José María Bragado Toranzo, 130.

domingo, 12 de octubre de 2014

Colón, Zamora y Las Américas


 
(...) el segundo viaje de Colón (1) a América fue financiado con oro de los judíos zamoranos, de acuerdo con la carta expedida por los Reyes católicos el 23 de Mayo de 1493, que mandaba que se recogiera el mismo con este fin. 
El oro procedía de una arquilla que llevaban de forma ilícita los judíos zamoranos (2), del que dejaron en depósito a Diego de Medina, 40,000 maravedíes del arcediano de Toro y el dinero y joyas que tenía Luis Nuñez Coronel (3) de igual procedencia" (Florian Ferrero, Los judíos de la provincia de Zamora, Junta de Castilla y León, Archivo Histórico Provincial, 1992, página 10)

Notas del editor de esta página:
  1. Para una descripción de los componentes humano y material del segundo viaje colombino (17 naves y 1500 hombres) ver: Ma Monserrat León Guerrero (UVa), "Pasajeros del segundo viaje de Colón", Estudios Colombinos, Oct. 2007, pp. 29-60
  2. A los judíos se les prohibió sacar propiedades personales de valor, muchas de las cuales fueron vendidas a precios irrisorios antes de la salida. Más información en Haim Beinart, The Expulsion of the Jews from Spain, The Littman Library of Jewish Civilization, Oxford, 2002. Chapters 2-3 and 5-6.    
  3. Coronel es el apellido que adoptó la familia de Abraham Seneor, Rab de Corte, después de su conversión en 1492. Luis Nuñez Coronel, recaudador de impuesto para los reyes, y su esposa vivían en Zamora. Más en Beinart, chapter 8.

lunes, 6 de octubre de 2014

A propósito de la vendimia: poemas hispanohebreos



A partir de finales del siglo XI las comunidades judías del Al Andalus emigraron al norte de la península, escapando el dominio almorávide (1085) y almohade (1147) que se instauró en Córdoba y otras ciudades ibéricas del sur.

Con ellos, los judíos trajeron a la cuenca del río Duero en el Noroeste su milenaria tradición del vino que, unida a la ya existente en la zona desde la época romana, impulsó el cultivo de la vid y convirtió a la región en una de las mayores productoras de vino en la Edad Media. 

“Aunque las viñas suelen aparecer en manos cristianas, no es una excepción que la minoría judía las posea también y las cultive. Así, nos encontramos con numerosos testimonios del pago del diezmo del vino por las distintas aljamas o juderías; o con viñas en manos de algunos judíos en León, Zamora, Salamanca, Alba de Torrres, Astorga, Béjar, Cantalapiedra, Villalobos o Villalpando.
Así en León son frecuentes las referencias de viñas en manos hebreas en los primeros años del siglo XI; en 1397 aparece una donación de tres viñas – dos en Villalobos y una en Villalpando- al Monasterio de Santa Clara de Villalobos como consecuencia de una sentencia judicial. Desde mediados del siglo XV las citas a viñas en manos de judíos y conversos en tierras de Zamora y Salamanca son muy numerosas, sobre todo en el momento de la expulsión (...)
Un testimonio de interés es el convenio realizado entre la aljama de Zamora y el obispo don Suero, hecho efectivo en Zamora el 25 de abril de 1258. Por él conocemos que, en virtud de un acuerdo anterior, pagaban anualmente, el día de San Martín, 25 maravedíes en concepto de diezmos de 14 aranzadas de viña que en esos momentos poseían. El nuevo convenio va a significar que, ante la pobreza de la aljama, se reduzca la cantidad a pagar a sólo 15 maravedíes, comprometiéndose a abonar el diezmo entero de las tierras o viñas que desde esos momentos adquirieran”. (Florián Ferrero, "El cultivo de la vid y la producción de vino en el Reino de León", en El sector vitivinícola en Castilla y León (2003) editado por Juan Andrés Blanco Rodríguez y José María Bragado Toranzo, página 130)
 La documenación histórica referente a 1492 y años inmediatamente posteriores - ver cronología a la derecha- nos informa de judíos en la ciudad de Zamora propietarios de viñedos en la zona de los picos (o peñas) de Santa Susana (actualmente barrios de San Lázaro-Valorio), los cuales tuvieron que vender precipitadamente antes de salir a Portugal.
 

Hasta hoy la tradición del vino sigue siendo central a la economía y la cultura de Zamora, existiendo en la provincia una comarca llamada, precisamente, Tierra del Vino, localizada en al Sureste de la capital. 

Aquí algunos versos correspondientes a poemas de autores hebreos entre los siglos X al XIII referentes al vino*.  
  

Para referencias al vino en la edad antigua ver "Algunas fuentes del mundo antiguo sobre la vid y el vino" de Manuel Abilio Rabanal Alonso, en "El sector vitivinícola en Castilla y León (2003) editado por Juan Andrés Blanco Rodríguez y José María Bragado Toranzo.


Me dice: no duermas, bebe vino añejo.
Hay alheñas y lirios, mirra y áloe
en el jardín con granados, palmeras y parras;
plantas agradables y muchos tamariscos,
ruido de acequias y sones de laúdes...
Bebamos entre arrates rodeados de azucenas,
alejemos las penas con varios panegíricos,
comamos dulces manjares, apuremos las jarras;
seamos cual gigantes y vaciemos las tinajas.


Dunásh Ibn Labrát

***

Imagen del Vino

Deberías contentar hoy a mi alma
con cumplido alborozo,
con un presente celebrado,
bueno, bien conservado,
agradable, encomiado,
que los corazones alegre sin demora
y haga bailar las almas doloridas;
acrisolado cual plata y oro,
como sangre de toros,
viejo como las rocas fundamentales,
añejo, virgen
no conocido por varón desde la prensa,
sellado".


Isaac Ibn Jalfón

***
Su aspecto es rojo y agrada a quien lo bebe;
se elabora en España, y a la India llega su aroma.


Samuel ibn Nagrela

***
Sólo me animaré cuando beba el mosto de tu boca arrullado por el canto de tórtolas y golondrinas,
mientras las gotas de agua de rocío 

parecen húmedos bedelios y amatistas.
 

Ha pasado el invierno y llega el tiempo del amor, amigo mío, relájate, reclínate, extingue las penas con vasos placenteros. 
La brisa del jardín es perfumada, ¡levántate y bebamos!

Dirígete a la casa de tu amigo y a su vino 

a la copa que gira como el sol en su diestra:
es rojizo, mas lo purifica el cristal 

tanto que por su color se ruborizan los corales.

¡Que venga a mí y haga huir todas mis penas! 

sea esa la señal de la alianza entre nosotros!

Yehuda Haleví

***
Mi vino tan querido 

dime de qué viña sos venido.
Tan ermoza es tu color 

más y más es tu savor.
Y las copas sean anchas 

que las hinchen (llenen) las muchachas;
las muchachas muy ermozas

siempre sean venturosas.

Romance sefardí recogido en Turquía en el siglo XIX



Más información
El sector vitivinícola en Castilla y León
(Diputación de Zamora, 2003) editado por Juan Andrés Blanco Rodríguez y José María Bragado Toranzo. 

Medieval Iberia. Readings from Christian, Muslim and Jewish Sources. Second Edition. Editado por Olivia Remie Constable. University of Pennsylvania Press, 2012.  
Sobre la Comarca de Tierra del Vino

martes, 30 de septiembre de 2014

En el siglo XV Fuentesaúco fue considerada aljama junto a Toro y Castronuño


Una de las virtudes de las cronologías es que nos permiten establecer líneas de análisis en largos períodos de tiempo, y ese es el caso de lo que estamos viendo con la presencia judía en la ciudad y la provincia de Zamora, donde se aprecian comunidades más o menos populosas, dependiendo de la época.

Una de ella es Fuentesaúco. En el siglo XV se llegó a considerar aljama. Es evidente que el poblado contó con una comunidad judía sostenida en el tiempo que además, por los documentos históricos, podemos ver que mantenía relaciones comerciales fluidas tanto con la iglesia como con privados y que tenía rabino.


1177- Abraham Pila, judío morador de Fuentesaúco, vende a Don Alfonso, Obispo de Zamora, un suelo de casa, lindante con otros suelos del obispo en Fuentesaúco por 50 maravedíes (ACZa 16/1/17, Catálogo de los Archivos de Zamora, José Carlos de Lera Maíllo)

1357- Ventas entre el obispo de Zamora y los judíos de Fuentesaúco. El autor no menciona en qué consistía la venta. (Citado en Carrete Parrondo, Asentamientos judíos en la provincia de Zamora, I Congreso de Historia, Historial Medieval, tomo 3, página 115)

1474- Fuentesaúco es considerada aljama a propósitio de impuestos junto a Toro y Castronuño  (J.A. de los Ríos: Historia de los judíos de España y Portugal, Ediciones Turner, Madrid, 1984. Tomo II, pp. 590-602)


1487- Comisión al Doctor de la Borja, vecino de Toro, a petición de Abrahan aben Baz, judío, y de Yusef de la Fuente, también judío, vecinos de Santiago de la Puebla, lugar de Sancho de Rojas, para que dejen salir a sus mujeres de la villa de Fuentesauco, para ir con ellos y no les molesten simulando deudas y otros atropellos.-Condestable y Consejo. (Archivo General de Simancas, RGS,LEG,148703,61)

1488- Ejecutoria del pleito litigado por Pedro de Portillo, vecino de Valladolid, con Abraham Abembaza, judío, vecino de Fuentesaúco (Zamora), sobre deudas (ES.47186.ARCHV/1.8.1//REGISTRO DE EJECUTORIAS,CAJA 11,36, Archivo de la Real Chancillería de Valladolid)


1489- Se ordena a los jueces y vicarios del obispado de Segovia y del lugar de Fuentesaúco, enviar al Consejo Real el proceso que ellos tratan contra el concejo de Cuevas de Provanco, por haber tomado éstos, fíados, ciertos maravedís, azafrán y pan de rabí mose Abén Santo, judío vecino de aquella ciudad. (Archivo General de Simancas, RGS,LEG,148902,122)

1520- "Ejecutoria del pleito litigado por Francisco de Salamanca, Gonzalo de la Fuente y Francisca Rodríguez, mujer de Juan de Torres, vecinos de Medina del Campo (Valladolid), con Juan Martín Porquero, vecino de Fuentesaúco (Zamora), sobre la pertenencia de unas casas con su corral sitas en el barrio nuevo de Fuentesaúco, que los demandantes reclaman como herederos de Jacob Rico, judío, difunto, y el obispado de Zamora reclama de su propiedad", Archivo de la Real Chancillería de Valladolid, ES.47186.ARCHV/1.8.1//REGISTRO DE EJECUTORIAS,CAJA 341,69. 

1587- Ejecutoria del pleito litigado por Francisco Rodríguez de Armenteros, vecino de Fuentesaúco (Zamora), con Juan Gormaz, regidor de dicha villa, sobre haberle injuriado llamándole judío sambenitado". Archivo de la Real Chancillería de Valladolid, REGISTRO DE EJECUTORIAS,CAJA 1592,23

sábado, 27 de septiembre de 2014

Fermoselle, "judíos por los cuatro costados. Si no lo creéis, en la puerta de la iglesia lo veréis".


Fermoselle está ubicada en Tierra de Sayago, en La Raya (frontera con Portugal); contó con población judía antes de 1492 y luego de esta fecha sirvió de refugio a varias familias que se dividieron entre el país vecino y el antiguo reino de Léon del cual la actual provincia de Zamora era parte. 
Tenemos noticias de algunos nombres y familias como el de Urosol, hija de Salomón Urroy y Orabuena (1486), todos residentes en Fermoselle. También que hubo sinagoga pues esta fue otorgada por los reyes a Juan Sandino, uno de sus guardias, en 1495, junto con unas casas. 
De acuerdo a los estudios del ing. Emilio Fonseca, el poblado es uno de los que más evidencias conserva de las llamadas "cruces conversas", usadas en sustitución de las mezuzas en las puertas de casas de conversos. 
Asimismo las investigaciones de los genealogistas Fernando del Campo y Genie Milgrom han encontrado referencias a importantes familias conversas como los Carvajal con raíces en el pueblo. De igual forma, existen menciones a fermosellanos procesados por "judaizantes" por la inquisición portuguesa como fue el caso de Belchior Vaz, hijo de Gutierre Vaz y Francisca de Carvajal (Archivo de Torre do Tombo, 1548)

viernes, 26 de septiembre de 2014

Asentamientos judíos en la provincia de Zamora hasta finales del siglo XV

La actual provincia de Zamora - 10.559 Km2 de superficie- agrupó, durante la Baja Edad Media, al menos veintiún asentamientos judíos con firme base documental. Estos son por orden alfabético y con su actual denominanción: Alcañices, Belver de los Montes, Benavente, La Bóveda de Toro, Cañizal, Cañizo, Castrotorpe - hoy despoblado en el término de Castrotorafe-, Castroverde de Campos, Fermoselle, Fuentelapeña, Fuentesaúco, El Maderal, San Cedrián de Castrotorafe, San Pedro de la Nave-Almendra, Toro, Venialbo, Villaescusa, Villafáfila, Villalobos, Villalpando y Zamora, en su mayoría emplazados al este de la provincia, tomando como línea divisoria el curso del río Tera, terreno, por consiguiente, idóneo para huertos y cría de ganado vacuno y lanar. Las comunidades judías de la provincia de Zamora se integraban en diócesis zamoranas, excepto Alcañices, junto a la frontera portuguesa, que pertenecía a la sede de Santiago de Compostela, y Belver de los Montes, dependiente de la de Palencia. Este era, pues, el marco geográfico de los asentamientos judíos zamoranos antes de la expulsión general de 1492.

Fragmento tomado de: Carlos Carrete Parrondo, I Congreso de Historia de Zamora. Tomo 3. Historia Medieval y Moderna, 1991, página 113.

Más adelante el profesor e investigador Parrondo especifica que de estos sitios sólo Fuentesaúco, Toro, Villalpando y Zamora reciben la calificación de aljama, mientras que en el caso de Benavente, esta no es siempre constante.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Día europeo de la cultura judía


“Zamora, hermosa provincia, la mejor entre las del Norte”      Isaac Arama (1420-1492)

Hoy se celebra el día europeo de la cultura judía en su decimoquinta edición. Aunque en Zamora no tengamos un programa oficial de celebraciones, sin embargo podemos festejar que ha sido un año excepcional para el reconocimiento de la herencia sefardí de la ciudad.

El evento más relevante en esta dirección ha sido la señalización de las juderías zamoranas por parte del Ayuntamiento, lo cual ha despertado la atención de residentes y visitantes. El gesto constituye un ejemplo de colaboración entre los académicos e investigadores y las autoridades locales, para recuperar el legado judío de la ciudad.

A través de los dos congresos internacionales realizados sobre el tema ha quedado establecida la importancia de Zamora en la historia y la cultura de Sefarad, del pueblo judío, y por extensión de su papel en el estudio y la trasmisión de esta tradición en el continente.

En el día europeo de la cultura judía invitamos a los zamoranos y zamoranas a visitar la Ruta Sefardí inaugurada el pasado 4 de julio y de esa forma homenajear una herencia que, como el Duero, corre profunda en las venas de Zamora.

martes, 26 de agosto de 2014

"Los hombres hebreos de Zamora solían adoptar nombres bíblicos"

Fragmento de la entrevista con Isaac Kerem, director de la Fundación para la Fundación de la Diversidad, quien fue ponente en el II Congreso Internacional Sefardí en Zamora, Julio 2-5. El texto completo se puede leer Aquí

 
Isaac Kerem, Director de la Fundación 
para la Diversidad, Israel, durante uno de los recorridos del II Congreso Intl sefardí 


-¿Por qué ha venido a Zamora?
 
-He venido a conocer un nuevo lugar donde estudiar las novedades de la cultura judía. También soy miembro de Casa Shalom y he organizado con Gloria Mound actividades en Mallorca o en Ibiza. Pero reconozco que no se puede conocer España en un par de visitas. Es muy diferente a Grecia, país del que soy experto.

-¿Cree que hay cierta discriminación con los sefardíes?
 
-Los museos sobre el Holocausto no incluyen a los sefardíes ni a los hablantes de judeo español. La mitad de las personas que se rebelaron en Auschwitz fueron sefardíes, pero solo se reconoce a los ashkenazi. España se preocupa de los sefardíes como herencia española, pero no de los que estuvieron en el resto de países.

-¿Qué conclusiones ha ofrecido en su conferencia?
 
-He hablado de la genealogía judía en Zamora y de la repercusión que luego tuvo en la diáspora. Cabe destacar que los hombres judíos zamoranos adoptaban a menudo nombres bíblicos, no así los apellidos. En las mujeres, no se aprecian este tipo de identidades. Asimismo, los nombres de los zamoranos tuvieron una continuidad en los Balcanes, donde emigraron. Además, Zamora fue un lugar fundamental en el estudio rabínico en una época de declive.

-¿Qué ocurrió con estos nombres?
 
-La identidad judía cambió con la conversión al catolicismo. Los nombres fueron modificados, pero su base permaneció. Por otro lado, hay que aclarar que la convivencia entre judíos y cristianos fue lo habitual en Zamora, lo que desmiente que hubiera habido cualquier tipo de levantamiento de los hebreos.

Otras referencias

Lista de apellidos y nombres judíos tomados de la bibliografía histórica sobre Zamora Aquí 

Los sefardíes son los andaluces de Israel. Entrevista con Abraham Haim, Aquí.

Prof. Kerem on Jewish Diversity

 

viernes, 22 de agosto de 2014

Textos y poemas de Jorge Luis Borges (1899-1986) con referencias a la historia y la cultura judía



A los 21 años, cuando ya había mostrado su curiosidad por la cultura judía y mientras estaba en España, Borges descubre al leer "Rosas y su tiempo", del historiador José María Ramos Mejía, el apellido materno, Acevedo, en la nómina de las familias de origen sefardí -"judíos portugueses convertidos (al cristianismo)"- que emigraron a tierras argentinas." "No sé bien cómo celebrar ese arroyo de sangre israelita que corre por mis venas", le cuenta por carta el autor de "Ficciones" a su amigo Maurice Abramowicz, un escritor de origen judío polaco, apenas sucedida la epifánica lectura*.

Yo, Judío

Como los drusos, como la luna, como la muerte, como la semana que viene, el pasado remoto es de aquellas cosas que pueden enriquecer la ignorancia. Es infinitamente plástico y agradable, mucho mas servicial que el porvenir y mucho menos  exigente de esfuerzos.

Es la estación famosa y predilecta de las mitologías. ¿Quién no jugó a los antepasados alguna vez, a las prehistorias de su carne y su sangre? Yo lo hago muchas veces, y muchas no me disgusta pensarme judío. Se trata de una hipótesis haragana, de una aventura sedentaria y frugal que a nadie perjudica, ni siquiera a la fama de Israel, ya que mi judaísmo  es sin palabras, como las canciones de Mendelssohn.

Crisol, en su numero del 30 de enero (1934), ha querido halagar esa retrospectiva esperanza y habla de mi ”ascendencia judía maliciosamente ocultada” (el participio y el adverbio me maravillan).

Borges Acevedo es mi nombre.  Ramos Mejía, en cierta nota del capítulo quinto de Rosas y su tiempo, enumera los apellidos porteños de aquella fecha para demostrar que todos, o casi todos, “procedían de cepa hebreo-portuguesa”.

Acevedo figura en ese catalogo: único documento de mis pretensiones judías, hasta la confirmación de Crisol. Sin embargo,  el capitán Honorio Acevedo ha realizado investigaciones precisas que no puedo ignorar. Ellas me indican el primer Acevedo que desembarcó en esta tierra, el catalán don Pedro de Acevedo, maestre de campo, ya poblador del “Pago de Arroyos” en 1728, padre y antepasado de estancieros de esta provincia, varón de quien informan los Anales del Rosario de Santa Fe y los documentos para la historia del Virreinato, abuelo, en fin, casi irreparablemente español.

Doscientos años y no doy con el israelita, doscientos años y el antepasado me elude. Estadísticamente los hebreos eran de lo más reducido.

¿Qué pensaríamos de un hombre del año cuatro mil, que descubriera sanjuaninos por todos lados?

Nuestros inquisidores buscan hebreos, nunca fenicios, garamantas, escitas, babilonios, persas, egipcios, hunos, vándalos, ostrogodos, etíopes, dardanios, paflagonios, sármatas, medos, otomanos, beréberes, britanos, libios, cíclopes y lapitas.

Las noches de Alejandría, de Babilonia, de Cartago, de Menfis, nunca pudieron engendrar  un abuelo, sólo a las tribus del bituminoso Mar Muerto les fue deparado ese don. 


Revista Megáfono, 3, Nro. 12, pág. 60, Buenos Aires, Argentina. Abril de 1934. 


* María Gabriela Mizraje, autora, filóloga y crítica literaria en el 5to Simposio Internacional de Estudios Sefardíes, que se realizó en Buenos Aires, Agosto, 2013. Leer reportaje titulado Borges, un enamorado de su deseado origen judío (Aquí)

 ***
Los Borges

Nada o muy poco sé de mis mayores portugueses: vaga gente
Que prosigue en mi carne, oscuramente,
Sus hábitos, rigores y temores.
Tenues como si nunca hubieran sido
Y ajenos a los trámites del arte,
Indescifrablemente forman parte
Del tiempo, de la tierra y del olvido.
Mejor así. Cumplida la faena,
Son Portugal, son la famosa gente
Que forzó las murallas del Oriente
Y se dio al mar y al otro mar de arena.
Son el rey que en el místico desierto
Se perdió y el que jura no ha muerto.

El hacedor (1960)

*** 
Una llave de Salónica

Abarbanel, Farías o Pinedo,
arrojados de España por impía
persecusión, conservan todavía
la llave de una casa de Toledo.

Libres ahora de esperanza y miedo,
miran la llave al declinar el día;
en el bronce hay ayeres, lejanía,
cansado brillo y sufrimiento quedo.

Hoy que su puerta es polvo, el instrumento
es cifra de la diáspora y del viento,
afín a esa otra llave del santuario

que alguien lanzó al azul cuando el romano
acometió con fuego temerario,
y que en el cielo recibió una mano.

El otro, el mismo (1964)



miércoles, 13 de agosto de 2014

La Responsa que viajó a El Cairo

Por José María Sadia, La Opinión de Zamora

Las responsas eran documentos propios de las comunidades hebreas que servían para realizar una consulta a rabinos y sabios importantes de su época sobre temas de la Ley judía, las ciencias o la filosofía. Uno de esos escritos fue respondido por Jacob Campantón, padre de Isaac (1360-1463), referente en la escuela rabínica de la ciudad en la primera mitad del siglo XV y considerado gaón de Castilla, un título honorífico de prestigio. Aquella responsa emprendió un apasionante viaje en la primera diáspora judía, finales del siglo XIV, para acabar en Egipto con la ayuda de uno de aquellos exiliados. La revista Sefarad, publicación especializada del Centro Superior de Investigaciones Sociológicas (CSIC), acaba de rescatarlo de la universidad inglesa de Cambridge para dar a conocer sus detalles. 

Revista Sefarad, Vol. 73.3, CSIC, 2013, pp. 409-421.

¿Aquella expedición partió de Zamora? No hay datos que lo corroboren, pero desde el Centro Campantón de la ciudad se atreven a apuntar la posibilidad. "Aunque ni el texto original ni los comentarios lo mencionan, por la fecha -primera mitad del siglo XV- es altamente posible que esta responsa haya sido escrita en Zamora", expone Jesús Jambrina, responsable del centro, quien añade que "en aquella época Isaac Campantón ya enseñaba en la academia rabínica de la ciudad". Jacob no solo era el padre de Isaac, sino también su propio mentor. 

Tan interesante como el viaje resultan los detalles del documento, que pertenece a la colección Taylor-Schechter de la Universidad de Cambridge, un legado que custodia algunos textos de la Genizá, uno de los depósitos más importantes del mundo de documentos antiguos que fue hallado en la pared de una antigua sinagoga de Egipto hace algo más de un siglo. La Genizá reunía los escritos desechados que "incluían el nombre sagrado", detalla Jambrina. 

La forzosa diáspora judía comenzó en el año 1391. Egipto fue uno de los principales países receptores de hebreos, en un momento en el que las principales juderías de Castilla y de Aragón sufrieron violentos ataques. En aquel contexto histórico, se redacta aquella responsa pidiendo consejo empresarial a un inversor y su intermediario. Según Jambrina, "el contenido del documento en sí no es de mayor relevancia", pero sí "su aportación a la comprensión histórica de varios aspectos". 

Por un lado, "el texto está escrito en aljamiado -español con caracteres hebreos- lo cual ilumina parte de la atmósfera cultural de los judíos castellanos entre los siglo XIV y XV. No son muchos los textos escritos en esta forma idiomática que luego evolucionaría hacia variantes como el ladino, el judezmo, y la jaketía", precisa Jambrina. El responsable del Centro Campantón afirma que Jacob Campantón "posiblemente escribió una versión en hebreo y otra en aljamiado para sus destinatarios". 

Asimismo, el autor del documento fue "un sabio importante, maestro de su propio hijo Isaac, entre otros, y autor de tratados científicos", explica Jambrina, haciendo referencia a El libro de los linajes (1567) de Abraham Zacuto. El texto que publica la revista Sefarad ayuda a situar a los diferentes actores de la importante comunidad judía que albergó la ciudad. 

Ketubbah (certificado de matrominio) entre Moshe y Shabi Saba fechado en Zamora en 1447.

No es el único escrito hebreo publicado en fechas recientes que hace referencia a Zamora. Una "kettuba" o documento de matrimonio del año 1447 vincula con la ciudad a la familia Saba, cuyo exponente más populares es el talmudista y estudioso Abraham Saba (1440-1508), protagonista de una desgraciada historia que lo llevó a desprenderse de su familia, primer camino de Portugal con motivo del decreto de expulsión y después al norte de África tras esconder, presuntamente, todos los libros que había escrito en un lugar nunca conocido. Aquel lejago matrimonial se conserva en la Biblioteca Nacional de Israel y da fe del enlace en la ciudad de Zamora entre Moshe Saba y Shabi Luna. 

El estudio de Abraham Gross, profesor de la Universidad de Ben Gurion, es el autor de una monografía sobre Saba y se siente especialmente asombrado por la antigüedad de la comunidad hebrea en la provincia zamorana. El propio Gross estuvo en la ciudad el año pasado para hablar de la importancia del legado de Abraham Saba.

jueves, 7 de agosto de 2014

La provincia en el mapa de Sefarad

Por Jesús Jambrina, La Opinión de Zamora, Edición Dominical, 27 de Julio

El autor junto a participantes en el II Congreso Internacional Sefardí durante un paseo por el poblado de Fermoselle, Zamora. Foto: Loly Armenteros.

Durante las conclusiones del II Congreso Internacional Sefardí, uno de los presentes pidió, por favor, informar con anticipación las fechas del encuentro en el 2015 porque no quería perdérselo, y esa misma tarde y noche recibí dos propuesta, una verbal y otra electrónica, de ponencias para la conferencia venidera. No habíamos terminado este y ya comenzábamos a recibir temas para el próximo congreso.

Cuando empecé este proyecto nunca imaginé que llegaría el momento en que crecería al punto de no poder gestionarlo, al menos para mantener la calidad y el rigor académico con que se ha realizado en los últimos dos años.  A Zamora han venido varios de los mayores especialistas en el tema sefardí, tanto de Estados Unidos como de Israel, y en este congreso también de Portugal. Además de investigadores españoles y representantes de organizaciones trabajando por dar a conocer la cultura sefardí.

Sin embargo, lo más importante ha sido la acogida que este congreso ha tenido entre los zamoranos y zamoranas que siempre han sido la mayoría de los asistentes. Este año todos los índices de participación aumentaron: 28 ponentes (22 el año pasado), alrededor de 160 asistentes (de 120 en el 2013), 40 personas participaron de la cena de Shabbat (26 el año anterior).

Varios de los asistentes extranjeros se quedaron asombrados tanto del concierto de Mara Aranda en el Teatro Principal como del entusiasmo del público. “Ni siquiera en Nueva York (donde existe una numerosa comunidad sefardí) puede verse algo así” – me comentó uno de los visitantes estadounidenses.

Concierto  de Mara Aranda y sus invitados Judith Cohen, Jambrina y Madrid Folk y Guy Mendilow ofrecido en el Teatro Principal de Zamora el 3 de Julio.

Durante las entrevistas el año pasado mantuve que el objetivo era poner a Zamora en el mapa de Sefarad. Tres años estudiando el tema me permitían aseverar lo que  hoy es un hecho y a lo cual agrego que esta ciudad fue la última de las grandes aljamas ibéricas, cuna del movimiento educativo que se llevó a cabo en las juderías y aljamas castellanas del siglo XIV y que decretada la expulsión sería capital en la perpetuación de la memoria sefardí en la diáspora desde Portugal hasta las Américas y desde Safed hasta Amsterdam. 

Zamora fue el fin de una era y el principio de otra que llevaría la historia y la cultura sefardí a todos los confines del planeta.

Por todo lo anterior este es un congreso que merece continuar haciéndose en Zamora. Durante estos dos años se ha creado una comunidad nacional e internacional, interesada en el tema que está dispuesta a continuar asistiendo, pero también es cierto que el evento ha crecido más allá de las posibilidades reales para gestionarlo sólo desde Estados Unidos, como lo he venido haciendo hasta ahora.

En honor a la verdad hay que decir que el gobierno local, el Ayuntamiento y la Diputación, han apoyado este proyecto junto con patrocinadores tanto individuales como de empresas, pero en este punto se necesita más.  Si la tendencia de crecimiento se mantiene, y tenemos razones para creer que así será, la sede actual no es suficiente para una nueva edición.

Pensamos que este es un evento que corresponde a instituciones educativas y culturales como campus universitarios, museos y fundaciones. El Centro Isaac Campantón está abierto a la colaboración como lo ha hecho hasta ahora.

El público zamorano y de otras partes de España asistió nuevamente este año con renovado interés asimismo colegas y amigos de varios países.

Por lo pronto, el año próximo no tendremos un congreso en sí, si no un Taller (o Curso) del tema sefardí en general y de Zamora en particular. La idea es invitar a un máximo de 6 expertos de diferentes áreas y trabajar con el público en la profundización del tema. Entre los aspectos que queremos abordar están los relacionados con las excavaciones arqueológicas en asentamientos judíos medievales en España, el papel de la música en los hogares sefardíes, en particular entre las mujeres. Asimismo, esperamos tener nuevas informaciones sobre la ley de doble nacionalidad y un análisis sobre la importancia de la Academia Rabínica de Zamora.

No quisiera concluir sin antes subrayar lo más importante que sucedió este año en el congreso: la señalización de la Ruta Sefardí. Todos los participantes nacionales e internacionales coinciden en aplaudir este importantísimo logro de la colaboración y el compromiso de las autoridades, en este caso de la alcaldesa Rosa Valdeón. Esta Ruta incluye a Zamora en el circuito de ciudades ibéricas que ya tiene lo judío sefardí como parte de sus recorridos históricos, el próximo paso es promoverla junto a las demás Rutas – Románica, Modernista, Romancero- y hacerla visible en sus folletos, carteles y propuestas de visitas. 

Nos toca ahora continuar estudiando y aprendiendo del legado sefardí en Zamora e integrarlo dentro de nuestra responsabilidad ciudadana como parte de la identidad zamorana que es.     

La alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, conversa durante la inauguración de la Ruta Sefardí con Jesús Jambrina, Viterbo University, promotor de las señalizaciones, y Abraham Haim, presidente del Consejo de las Comunidades Sefardíes de Jerusalén. El develamiento de los monolitos se llevó a cabo como parte de las actividades del II Congreso Internacional Sefardí celebrado en la ciudad. Además del público zamorano, estuvieron presentes miembros del Centro de Estudios Marranos y Anusim de Netanya College, Israel, y de la Fundación Don Juan de Borbón España-Israel.

martes, 29 de julio de 2014

Un "mikve" encerrado en la Hostería Real

José María Sadia, La Opinión de Zamora, 29 de Julio, 2014. Fotos: Javier de la Fuente

En origen, los judíos utilizaban los baños rituales como una suerte de purificación. Utilizaban un lugar especial, un mikve , que cumplía dos requisitos fundamentales: el agua debía fluir y renovarse de forma constante y tenía que cubrir al completo el cuerpo. Tanto los hombres como las mujeres -ahora es una costumbre ligada más al género femenino- utilizaban estos espacios de manera frecuente. 

Todavía hoy el agua baja de la peña sobre la que se asienta la ciudad para renovar el agua de un mikve oculto en el interior de la Hostería Real, un edificio hoy clausurado fruto del infortunio y de una trayectoria reciente tan rocambolesca como el olvido en el que habita, posiblemente, uno de los escasísimos legados arqueológicos de la importante presencia hebrea en varias zonas de la ciudad, en particular, los Barrios Bajos. 


Alfredo del Cueto, delineante.

La historia del baño judío y del propio edificio es la historia de Alfredo del Cueto, delineante que emprendió a mediados de los ochenta un noble proyecto para el edificio hoy clausurado: impulsar un museo en el que dar a conocer cuatro centenares de trajes de la provincia con una antigüedad de hasta cuatro siglos. Con tal fin, Del Cueto invirtió sus ahorros en la compra de la propiedad, por entonces un conjunto de viviendas que empañaba la impronta del palacio que habitó el último inquisidor de la ciudad. "Se trataba de un edificio catalogado y allí no podías hacer cualquier cosa", precisa el ya jubilado delineante. 

El palacio poseía un ramillete de aspectos de extraordinario valor y la obra de Del Cueto consistía en separar el polvo de la paja. Junto a los arquitectos Alfonso Crespo y José Ángel Bueno, el promotor impulsó la reforma integral de las estancias, delimitadas por sillería de piedra y adobe prensado, con unos muros que rozan el metro de anchura en algunas zonas. "Incluso había un excelente artesonado en la primera planta formado por piezas encajadas", rememora. 


Hosteria Real, ubicada en la Cuesta de Pizarro, Zamora

Sin embargo, el lugar más especial del edificio no eran su fachada, ni el patio que muchos recordarán de la reciente etapa como hostería. Sino un pequeño espacio que unía la roca que sostiene la muralla con el resto de la propiedad. "Cuando me encontré con aquello, advertí de que se trataba de un baño ritual, pero o no me creyeron o había un notable desinterés por aquello", explica Del Cueto. En cambio, la historiadora Fuencisla García Casar, que editó un trabajo monográfico sobre la presencia judía en la ciudad, "acudió a verlo y no tuvo duda alguna de que se trataba de un baño judío". 

Pero, ¿qué aspecto tenía aquel mikve? "Es un espacio situado al fondo, con cinco peldaños para bajar al baño y un pilar que sujeta una barandilla de sillería. Lo más importante es que está construido a cielo abierto, excavado en la misma roca y con una profundidad de un metro de agua", explica Del Cueto. Un orificio conecta el baño con un pozo situado en el centro del patio del palacio y mantiene el nivel del agua que podría ser mayor de obstruirse el agujero. 

Plano delineado por los ingenieros al momento de reconstruir la Hostería Real
Se trata de uno de los tres espacios que el Centro Campantón -creado tras la celebración de un congreso sobre la herencia sefardí en Zamora- pretende estudiar junto al cementerio hebreo radicado en Valorio o la Cueva Árabe, que pudo ser una antigua sinagoga. Al frustrarse el proyecto del museo del traje, Del Cueto impulsó allí el restaurante Pizarro (como la cuesta en la que está emplazado) a principios de los años noventa. Tras aquella experiencia profesional, el palacio cambio de manos y nació la Hostería Real, clausurada desde hace dos años, lo que impide a los investigadores acceder al interior en la actualidad.


Otras informaciones relacionadas:

El renacer de una cultura dormida (Enlace Directo)
La excavación en tres zonas de la ciudad sacaría a la luz los primeros restos judíos (Enlace Directo)

viernes, 4 de julio de 2014

La ciudad de Zamora señaliza su Ruta de los Judíos Españoles



La alcaldesa Rosa Valdéon y el promotor de las señalizaciones, el prof. Jesús Jambrina, Viterbo University, develan el primer monolito en las inmediaciones del Bosque de Valorio donde la documentación histórica ubica el cementerio judío de la ciudad. Presentes además en la foto Abraham Haim, presidente del Consejo de la Comunidad Sefardí de Jerusalén, y la escritora Margalit Matitiahu. La inauguración de la Ruta judía de Zamora se llevó a cabo el 4 de Julio como parte del II Congreso Internacional Sefardí celebrado en los primeros días de Julio.

Plaza de Zumacal, ubicada en la Judería Vieja, hoy barrio de La Horta, donde vivieron los judíos en Zamora desde al menos finales del siglo XI hasta principios del XV cuando se mudaron a la Judería Nueva en el actual barrio de La Lana. El barrio conserva en muchas calles el nombre de los oficios desempeñado por los hebreos como Zapatería, Tenería, y Alfamareros, entre otros. La Judería Vieja contó con al menos dos sinagogas, una vieja y una nueva, ubicada esta última en las cercanías de la iglesia de San Leonardo.  

Puerta de Zambranos (hoy de la Reina Doña Urraca) alrededor de la cual, a ambos lados de la misma, vivieron varios judíos prominentes de la ciudad en el siglo XV, entre ellos Abraham Corcos, nombrado en la documentación histórica como el procurador de la aljama de los judíos, y Doña Jamila y sus dos hijos, vecina de los Corcos, y mencionada en varios documentos relativos a la Judería Nueva. Muy cerca de este sitio hubo una sinagoga privada perteneciente a la familia Benavento que más tarde fue donada para que se construyera la iglesia Santa María la Real que ya no existe. 

Ronda de Santa Ana,  cuya puerta del mismo nombre fue uno de los accesos a la Judería Nueva a partir de 1412. La calle principal era la llamada Larga, hoy Sancho IV. De acuerdo con el historiador Manuel Ladero Queseda en el año de la expulsión la población judía de Zamora constituía el 20% y ocupaba un territorio del 14% de la antigua ciudad. Fue seguramente en la Judería Nueva donde pernoctaron los miles de judíos que pasaron por Zamora camino de Portugal entre Abril y Agosto de 1492.

Plaza San Sebastián, Judería Nueva, donde sabemos estuvo ubicada tanto la Sinagoga Mayor como la conocida Academia Rabínica, fundada por Isaac Campantón (1360-1463). Varios se los sabios más prominentes que existían en la península ibérica en 1492 habían estudiado en Zamora, entre ellos Isaac Aboab II, Isaac de León, Samuel Valensí y Jacob Habid. 

martes, 1 de julio de 2014

Ni bodega ni cueva, las evidencias apuntan a una sinagoga










Plano externo realizado por el profesor José Ignacio Sánchez, Universidad de Valladolid

La ubicación actual con respecto al nivel de la calle en la plaza de Santa Lucía se explica por "la sedimentación" producida a lo largo de siglos de inundaciones en los Barrios Bajos. "Se sabe que alrededor de Santo Tomé -iglesia románica ubicada a escasa distancia del lugar- hay un metro de sedimentos", ejemplifica Jesús Jambrina. Pese a la imagen que muchos zamoranos tienen de la Cueva Árabe -fue local de hostelería hasta hace pocos años- el estudio que Jambrina realiza con varios profesores de la Universidad de Valladolid probaría que el espacio "fue un edificio en sí mismo" y "no la parte baja o interior de otro", como ocurre en la actualidad. 

Si no fue cueva ni bodega, ¿qué pudo ser? Esta es la pregunta clave en la investigación que trata de desentrañar si el espacio fue siglos atrás una de las sinagogas de la ciudad. A favor de esta tesis se sitúa la documentación de los siglos XV y XVI que habla de un templo judío entre las iglesias de San Leonardo y Santa Lucía. En concreto, un texto citado por varios autores habla de la apertura en 1505 de una carnicería "donde estaba la sinagoga vieja", es decir, en la judería vieja de la ciudad. 

Una prueba más: la singular y esmerada decoración de ladrillo de la bóveda, un caso único en la zona.
A partir de ahora, los impulsores del estudio quieren precisar la utilidad de dos elementos del interior del edificio. Uno de ellos es "un posible hejal, donde se colocaba la Torá (libro de la ley de los judíos". "Siempre se coloca orientado al este, como es el caso de la Cueva Árabe", explica Jambrina. El otro, es "un pequeño pozo" que "habría que excavar para detectar si se trata de un baño ritual, un mikve", aclara. 


Plano interior realizado por el prof. José Ignacio Sánchez, Universidad de Valladolid


De cualquier modo, se trata de la primera ocasión en que se realiza una recreación virtual de la conocida como Cueva Árabe. "No hay documentación relativa a este edificio anterior al siglo XIX, de donde procede una descripción de las casas de la plaza de Santa Lucía", asevera Jambrina. La consecuencia de esta circunstancia es que "toda la información que podamos obtener será a partir del tipo de la construcción, de la decoración o de algún tipo de objeto hallado en el interior", añade.

jueves, 26 de junio de 2014

Zamora señaliza sus juderías

Las claves del judaísmo

Por José María Sadia, La Opinión de Zamora, Junio 26

Zamora se incorpora al conjunto de ciudades que hacen visibles plazas y calles donde habitaron los judíos hasta su expulsión en 1492. El Ayuntamiento hace efectivo así el compromiso que adquirió hace un año con los organizadores del congreso sefardí, que la próxima semana vivirá su segunda edición en Portugal, Fermoselle y la capital. Cuando el encuentro llegue a Zamora el próximo tres de julio, la ciudad mostrará los cinco lugares donde está mejor documentada la presencia hebrea: plazas de Zumacal, San Sebastián y La Leña, ronda de Santa Ana y entrada del bosque de Valorio.

A diferencia de Segovia o Toledo, la voluntad de "iluminar" los espacios donde la huella judía está presente entraña un grave problema: "No tenemos sinagogas, pero sí el recuerdo", definió ayer el concejal de Cultura, Francisco Javier González. Los promotores de la idea habían propuesto nueve hitos y el Ayuntamiento de Zamora ha escogido finalmente cinco. "Emplearemos los mismos soportes que hace años", precisó González. Es decir, prismas de metal que muestran información escrita y gráfica del lugar.

Concejal Francisco Javier González y el prof. Jesús Jambrina, Viterbo University

El profesor Jesús Jambrina, promotor de la señalización, justificó cada uno de los cinco lugares seleccionados. El más conocido, la judería vieja de la ciudad, se sitúa en los Barrios Bajos. La elección de la plaza de Zumacal responde a las características de un espacio tranquilo y "libre de tráfico". En la plaza de San Sebastián la documentación existente sitúa la última sinagoga y la escuela rabínica. "Allí radicaban los rabinos que negociaron la salida de los judíos a Portugal", detalló Jambrina. La "importante" colación (vecindario) de San Cipriano tendrá su punto informativo en la plaza de La Leña mientras que la ronda de Santa Ana acogerá otro hito para hablar de "una judería nueva que pudo tener presencia en la ciudad entre cincuenta y sesenta años". Por último, la entrada del bosque de Valorio indicará la presencia del antiguo cementerio judío, avalado por la documentación histórica pese a la inexistencia de vestigios arqueológicos (nunca se llegó a excavar).
La confirmación de la colocación de estos cinco hitos es la antesala del segundo congreso monográfico, que lleva por título "Zamora y La Raya: herencias sefardíes compartidas" y se desarrolla entre el uno y el cuatro de julio en las localidades lusas de Vimioso y Carçao, Fermoselle y la capital. El encuentro de este año contará con 22 ponentes, aunque la respuesta de público es tan enigmática como en la pasada edición. "Esperábamos unas treinta o cuarenta personas y, finalmente, tuvimos 120, la mayoría vecinos de Zamora", explicó el profesor Jesús Jambrina.

Entre los ponentes destaca la participación de Jane Gerber, directora del Centro de Estudios Sefardíes de la Universidad de Nueva York, o Gloria Mound, investigadora israelí que buscará en Zamora familiares de los 23 zamoranos que padecieron en los campos de exterminio nazis. Algunos de los ponentes repiten asistencia, como Abraham Haim, presidente de la comunidad sefardí de Jerusalén.
Junto a la señalización, el Ayuntamiento colabora en la celebración de un concierto en el Teatro Principal (día 3, 20.30 horas) que reunirá a varios deudores de la música sefardí, aunque la protagonista principal será Mara Aranda, "quizá la intérprete de temas sefardíes más conocida del país", precisó Jesús Jambrina. Asimismo, habrá una oración simbólica en Valorio en reconocimiento al pueblo judío y una cena de shabat en el restaurante NH-Palacio del Duero.

El congreso llega tras los avances del Gobierno para otorgar el pasaporte español a los sefardíes de cualquier país. "Ha sido muy bien acogida por el reconocimiento a la herencia sefardí", valoró Jesús Jambrina, quien advirtió que miles de judíos con antepasados españoles podrían acogerse a esta posibilidad.

Los sitios en cuestión son: Plaza de Zumacal (Judería vieja, barrio La Horta), Plaza San Sebastián (Barrio de La Lana, Judería Nueva, Sinagoga Mayor y Academia Rabínica) Ronda de Santa Ana (entrada  a Judería Nueva), Plaza de La Leña (Colación de San Ciprián) y Valorio, en cuya entrada se localizaba el cementerio judío.