viernes, 7 de diciembre de 2018

Zamora

Margalit Matitiahu*



El cielo no queda
De mirar al río Duero
Las aguas brian en cada hora,
reflectan la ermozura de Zamora

Si, Zamora es un nido
Que dio vida desde
Ciecolos
A los que ainda llevan dientro ellos
Recodros de las nonas

Yo, como un pasharo abashi
A tocar las patadas
Grabadas en las calles y rincones
Que desharon hasta agora
Las almas judías
Que bivian en Zamora.


 
 * Este poema en judeoespañol fue leído por la autora como parte de su ponencia en el 6to congreso internacional "Los judíos en el antiguo reino de León", celebrado en Zamora, el 6 de Julio, 2018. Margalit ha visitado la ciudad en varias ocasiones, la más reciente en el 2015 como parte de una delegación de escritores israelíes que dedicaron una tarja homenaje al poeta zamorano León Felipe (Zamora, 1884-  México D.F.,1868), actualmente expuesta en la Facultad de Magisterio del campus de la USAL en Zamora.

martes, 4 de diciembre de 2018

Sobre los judíos de Tábara

La inclusión de esta historia en el libro de Yosef ha-Kohen (1495 – c.a. 1577), que sigue un orden cronológico, se encuentra entre una fechada en 1085 y otra en 1142 lo cual nos hace pensar que esta tuvo lugar entre los siglos XI y XII. En 1458, Fray Alonso de Espina (¿? - 1496) la incluyó en su Fortalitium Fidei, conocido líbelo antijudío de la época.
Cualquiera que haya sido el momento histórico exacto, es obvio que alude a la existencia de una numerosa comunidad hebrea en Tábara, de donde también es la famosa anécdota del autómata que denunciaba judíos cuando entraban al pueblo, incluida en El libro de las cinco paradoxas (1437), de Alonso Fernández de Madariaga. 
El enclave zamorano, entonces, se rebela como un sitio de referencia entre los siglos XI y XV donde los judíos tuvieron un espacio consolidado por al menos cuatro siglos.
 “También en Tábara, en España, quisieron exterminar a los judíos y mataban a muchos con la espada cuando los encontraban, teniendo ellos que refugiarse en sus casas antes de que se pusiera el sol, pues temían por sus vidas. Se consideró culpable al hijo de un judío, herrero de oficio.
Ciertamente no había cometido delito digno de la muerte, pero fue condenado por los jueces a morir; se afligió mucho su padre por él, enfermó y perdió la razón; y con todo esto, no apaciguaron su cólera, sino que cayeron sobre los judíos de improviso, y los pasaron a filo de espada sin que se salvara sino un corto número de ellos, en aquel tiempo espantoso.
Cuando llegó la noticia a oídos del rey, le decía a toda la gente del país con astucia: Se ha fingido loco el judío durante muchos días para realizar la venganza de su hijo. Además, ha dispuesto unas sandalias, y espinas y zarzas para arrojarlas por las calles de la ciudad con el fin de espiar nuestros pasos y quemarnos durante la noche, y si no fuera porque dejamos una puerta abierta, hubiésemos ardido todos nosotros; por esto los hemos pasado a filo de espada, como en este día ha sucedido. Súpolo el rey, mas perdonó el crimen de ellos. También los jueces estuvieron entre sus enemigos en aquel tiempo.
¡Mira, oh Dios, y considera a los que practican el mal según su iniquidad y sálvanos en consideración a tu nombre!”

Yosef ha-Kohen, Émeq Ha-Bakha (Valle de llanto), edición de Pilar León Tello, CSIC, Instituto Arias Montano, 1964, p.84-85
Foto: Fegamar

lunes, 3 de diciembre de 2018

Frase sobre Isaac de León*



“Vivía por entonces el rabí Ishaq de León, príncipe y grande de España en su generación, pero expiró y murió antes de la expulsión de los judíos de España. Como un año antes de la salida de ellos, se apareció a su mujer tres veces en un sueño nocturno y le dijo: Quita la lápida de mi sepulcro y haz que labren sobre él y no se sepa más el lugar de mi reposo. Manifestó ella su sueño a los sabios y decidieron ayunar y le concedieron que hiciera lo que él le había dicho. Estaban enterrados allí Rabenu Asher, rabí Joná, y otros maestros ilustres. Trabajaron sobre su fosa los aradores y no se ha conocido su sitio hasta hoy"

Yosef ha-Kohen, Émeq Ha-Bakha (Valle de llanto), edición de Pilar León Tello, CSIC, Instituto Arias Montano, 1964, p. 175.


* Isaac de León (circa 1420-1492). Uno de los rabinos más importantes del siglo XV, vivió en Toledo, aunque nació en el reino de León, sino en la ciudad de mismo nombre. Fue discípulo de Isaac Campantón (1360-1463), Gaon de Castilla y León y rabino de Zamora,  y como Moisés de León, talmudista y cabalista. José Caro y otros le dieron el título de "gran maestro". Falleció con más de 70 años poco antes de la expulsión. Fue estimado por muchos discípulos. El libro Megillat Ester, una respuesta a la crítica de Nahmanides al Sefer ha-Mizwot de Maimónides atribuido a Isaac de León ha sido confirmado escrito por Isaac de León ibn Zur, quien fuera un escritor posterior. Redactado usando datos de la Enciclopedia Judía (1906). Según Yitzhak Baer, al momento de la expulsión en 1492 Isaac de León era rabino en Ocaña (Historia de los judíos en la España cristiana, edición de 1981, página 758) por entonces una de las seis aljamas judías más importantes de la península según reportan la recaudación de impuestos (ver Luis Suárez Fernández Documentos de la expulsión, 1964, 72)