jueves, 24 de noviembre de 2016

Un viaje en el tiempo de 500 años

Dos jóvenes israelíes (Bella y Amit Eshbal) eligen visitar Zamora en su luna del miel para intentar recabar datos sobre su antepasado RadBaz*, sabio que vivió en la ciudad a finales del siglo XV

Combativos desde muy jóvenes, críticos con algunos aspectos de su propio país, pero al mismo tiempo con una mente abierta, deseando descubrir las huellas de su propio pasado a miles de kilómetros de Israel. Así son Amit y Bella Eshbal, una pareja de recién casados que ha empleado su viaje de luna de miel en viajar al lugar donde, según les han contado, vivió un lejano, lejanísimo antepasado. Se trata de David ben Salomón ibn Abi Zimra, más conocido como RadBaz.
"Siempre he sabido que mis antepasados vivieron en Zamora, porque el nombre de soltera de mi madre era precisamente esta palabra en hebreo", explica Amit, que trabaja como coordinador en una organización sin ánimo de lucro. "Crecí escuchando a mi abuelo hacer comentarios sobre esta tierra, aunque mi madre nunca habló con él de ello y tampoco aprendió de él la lengua ladina, aunque el resto de mis familiares sí lo hicieron". Precisamente, Amit Eshbal estudia actualmente español, quizá con la latente esperanza de estrechar lazos en el futuro con el país que alumbró el concepto de Sefarad.(leer artículo completo)

 
*Año 1479 - Nace “David ben Solomon ibn Abi Zimra (1479-1589), conocido como RaDbaZ, fue talmudista y cabalista. De acuerdo con el estudioso Yom Tov Assis, su familia era de Zamora, estableciéndose en Fez después de 1492, mientras David fue a Safed y en 1514 al Cairo. En 1517 fue nombrado rabino de Egipto, función que cumplió durante 40 años. En ese tiempo estableció su propia Academia (o Yeshiva) en la cual estudiaron varios rabinos importantes, entre ellos Bezalel Ashkenazi, e Isaac Luria, quien se convertiría en el padre de la nueva escuela cabalística. En su comentario al Cantar de los Cantares, Isaac Akrish, quien vivió diez años en casa de David, cuenta cómo este era respetado tanto por su conocimiento como por sus habilidades sociales. Durante sus años de rabino, David introdujo varias reformas en la vida diaria de los judíos egipcios, así como en la religión. A la edad de 90 años, David renunció a su puesto y repartió su fortuna entre los pobres y los estudiosos. Vivió en Jerusalén por poco tiempo hasta que se retiró definitivamente a Safed donde contó con el apoyo de Josef Caro y falleció a la edad de 110 años” (Assis 10, “David ben Solomon Ibn Abi Zimra or Zamiro” Jewish Encyclopedia)

viernes, 7 de octubre de 2016

"La presencia judía en Zamora fue de siglos y dio una gran cantidad de sabios"

Por José María Sadia, La Opinión de Zamora Edición Dominical, 2 de Octubre, 2016

 La investigación que el profesor cubano Jesús Jambrina ha realizado en el último lustro verá la luz el próximo noviembre a través del libro Los judíos de Zamora. Una cronología anotada (Editorial Verbum). Jambrina, docente de la universidad americana de Viterbo y con raíces en Gema del Vino, cree que el volumen podría convertirse en "referencia" tras una sequía de más de tres décadas de publicaciones monográficas sobre el legado hebreo. El trabajo se presentará en la ciudad el próximo verano, en el contexto del quinto congreso sobre la Zamora sefardí.





-¿Dónde arranca la investigación que ha terminado en la publicación de Los judíos de Zamora. Una cronología anotada

-En 1992 se celebró un congreso en Zamora sobre la realidad judía. En ese mismo año se publicó el libro monográfico de María Fuencisla García Casar, El pasado judío de Zamora. Desde entonces y hasta ahora, no se ha producido más novedad. Cuando leí el trabajo de Fuencisla en el avión de regreso a Estados Unidos después de mi primer viaje en el 2010, comencé a descubrir que el pasado judío de esta provincia no era una cosa pequeña, como se había querido hacer entender. Mi trabajo de investigación cambió completamente cuando descubrí que hubo una academia rabínica asociada a la figura de Isaac Campantón. 

-A través de los congresos celebrados en los últimos cuatro años, han aflorado datos desconocidos para la mayoría, ¿nadie se había interesado antes por ellos? 

-Francamente, no. El único trabajo es el de María Fuencisla, que debería reeditarse para incorporar la información aparecida en las últimas tres décadas. Mi trabajo Los judíos de Zamora. Una cronología anotada será un volumen de consulta que reúne toda la información dispersa sobre Zamora aparecida en documentos de países como España, Portugal, Estados Unidos, Israel, Brasil o México. Todos estos datos aparecen juntos en un solo volumen, que incluye una extensa bibliografía sobre el tema. Es una complicada labor que le estoy ahorrando a los investigadores que vengan después. Podría decirse que este libro será la principal referencia en los próximos años.

-Ha hablado de diferentes personajes relevantes en las comunidades hebreas de la ciudad, ¿quién es el más importante de ellos? 

-Si algo distingue a mi trabajo es el reconocer la importancia de Isaac Campantón para Zamora. Coloco a este personaje a la misma altura que Maimonides para Córdoba. Campantón tiene su propio ensayo biográfico en las páginas de la publicación. Y para quien esté interesado, he añadido una lista de nombres y apellidos hebreos extraídos de todas las referencias que he consultado. 

Portada de Darkhei ha- Gemara o Darkhei ha-Talmud (Una metodología del Talmud), de R. Isaac Campantón, edición de Mantua, 1593. 

-¿A quién va dirigido Los judíos de Zamora?

-Está pensado, en principio, para los investigadores, pero cualquier lector interesado en el tema judío en Zamora y en España lo encontrará interesante. La provincia aparece en un amplio contexto geográfico, conectada con Toledo o Portugal. 

-¿Cree que la investigación sobre el pasado hebreo va a renacer con esta publicación?

-Pienso que sí. Se va a poder comprobar que la presencia judía en Zamora no fue testimonial, pequeña, sino extendida en el tiempo, durante cuatro siglos. La situación fue diferente a lo que ocurrió en Toledo, Barcelona o Sevilla, cuyas aljamas sufrieron violentos ataques en 1391. Allí, las comunidades hebreas fueron prácticamente exterminadas, algo que no sucedió aquí. A Zamora comenzaron a venir judíos desde el siglo XI hasta llegar a convertirse en refugio para los que venían de toda la península. Lo demuestran apellidos que proceden de Valencia, Barcelona y otros lugares del sur del país. 

-El Ayuntamiento tiene planeado encargar una investigación para conocer el peso de la cultura judía y mostrársela a la gente de aquí y a los visitantes, ¿su trabajo puede desempeñar esa tarea? 

-La Ruta Sefardí creada en 2014 es ya un referente. Se debe mantener como el primer paso del Ayuntamiento para recuperar el legado judío. A partir de ahí, se pueden hacer otras muchas cosas. El manual va a ofrecer un punto de partida, referencias muy concretas sobre el potencial de la ciudad en este ámbito. Los congresos han demostrado el nivel de Zamora y mi trabajo es el sello de la importancia del pasado hebreo. Ojalá sea referencia también para el Ayuntamiento. 

-¿Qué cuatro o cinco conclusiones le gustaría que extrajeran las personas que se acerquen a la nueva publicación? 

-Lo primero, que la presencia judía en Zamora no fue pasajera, de un solo siglo, sino de varios. Después, la cantidad de sabios que produjo esta tierra. En el siglo XIII ya tenemos a Abraham de Zamora, al que le siguen Isaac Campantón, Samuel Valensí, Isaac Aboab II, Jacob y Leví Habib, Abraham Saba, Isaac Arama. Ellos no estaban aquí por casualidad, sino que vinieron con un objetivo. Por otro lado, queda probado que existió una convivencia real en esta región, no hubo grandes ataques violentos contra los hebreos. Asimismo, me parece muy importante destacar que debería abordarse el aspecto de los conversos. Todo indica que Zamora fue una ciudad conversa. La figura de Alfonso de Zamora no es casualidad, uno de los sabios conversos más importantes que dio este país, traductor de la Biblia políglota. 

-¿Por qué motivo todas estas referencias documentales no han quedado plasmadas en vestigios materiales como en otras ciudades? 

-Todos los historiadores importantes que han investigado Zamora siempre le han dado un papel clave a los judíos, desde Fernández Duro en sus crónicas hasta Florián Ferrero, antiguo director del Archivo Histórico Provincial, Carlos Carrete Parrondo, que falleció el pasado año, o María Fuencisla García Casar. ¿Por qué no hay vestigios históricos? Yo diría que sí los hay. El candelabro de la iglesia de San Ildefonso es una evidencia clara, acabamos de constatar que existe un "mikvé" en la antigua Hostería Real, sabemos dónde está el cementerio judío donde habría que hacer un trabajo de arqueología. 

Januquilla en el Sillar en la Iglesia de San Pedro y San Idelfonso en Zamora datada en el siglo XII

Conocemos también el emplazamiento de la sinagoga mayor. Son lugares que se podrían explorar. Pero también tenemos los sellos hebreos, uno de ellos en el Museo Sefardí de Toledo, que fueron estudiados por Cantera Burgos, además de una "ketubah" o certificado de matrimonio judío firmada en Zamora en 1447, actualmente en la Biblioteca Nacional de Israel. Por otro lado, hay varios libros hebreos que fueron impresos en esta ciudad y no podemos olvidarnos de la construcción de la plaza de Santa Lucía, que varios investigadores identifican como una sinagoga. Obviamente, después de tres siglos de Inquisición es difícil que se conserve algo. 

-¿Cuándo está previsto que el Los judíos de Zamora llegue a las librerías de la provincia? 

-Confiamos en que llegue en noviembre. La presentación en Zamora, sin embargo, tendrá que esperar al próximo verano, cuando tendrá lugar el quinto congreso. 

-Supongo que después de más de cinco años de trabajo, para usted es una satisfacción sacar a la luz su investigación?

-Cuando comencé en esto, la aspiración solo era escribir un artículo. A lo largo de estos años, esas pocas páginas se han multiplicado. La investigación ha sido un placer y ver el libro impreso será una satisfacción muy grande. 

-Por cierto, el Centro Campantón no deja de participar en diferentes actos en lugares muy diferentes, ¿cuáles han sido los últimos?

-El centro acaba de participar en la Feria del Libro Español de Israel, un encuentro anual apoyado por el Ministerio de Cultura de Israel junto a las embajadas iberoamericanas. José Manuel Laureiro y Anun Barriuso, miembros de la directiva, recibieron un reconocimiento a su labor de investigación de años (ver entrada más abajo en este mismo blog). Nos congratulamos de ello. Por otro lado, el Colegio Académico de Netanya, también en Israel, ha premiado con la medalla del Valor a Genie Milgrom, con raíces en Fermoselle, por su trabajo sobre genealogía que ha presentado en Zamora en alguna ocasión. 

-¿Qué puede avanzar sobre el próximo congreso?

- Será la quinta edición y queremos que sea algo especial, aunque como se sabe no tenemos fondos para hacer algo grande. Trabajamos en las propuestas que se darán a conocer. De cualquier modo, todos estos reconocimientos de los que he hablado prueban la importancia del legado judío. Es el momento de que Zamora, en su conjunto, comience a valorar este patrimonio cultural colectivo. Por eso, ha llegado la hora de que el proyecto de un museo se convierta en realidad. Juntos podemos materializarlo.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

“Mis 15 abuelas” fermosellanas y un premio en Israel


Una cubanoamericana con raíces en Fermoselle, premiada por el Colegio Académico de Netanya

 

 

20/09/2016 Zamora3.0.
Genie Milgrom, cubanoamericana con orígenes en Fermoselle, ha recibido la Medalla del Valor que otorga el Colegio Académico de Netanya, en Israel, por sus investigaciones sobre sus antepasados judíos y por la ayuda que brinda a quienes desean regresar al Judaísmo.

Genie inició sus trabajos de genealogía en Zamora, donde llegó a documentar en archivos sus 15 abuelas maternas que sabían de su origen judío, un secreto que guardaron por varias generaciones, aunque profesaban el catolicismo como religión pública. Esta historia ha sido contada por Genie en sus libros Mis 15 abuelas (2013) y Cómo encontré a mis 15 abuelas (2014)

Asimismo, Genie es una de las voces más conocidas en la defensa de los Anusim o forzados a la conversión en el mundo iberoamericano a quienes ayuda a ser visibles tanto en Israel como en Estados Unidos a través de sus libros, conferencias y entrevistas.

Además de la Medalla del Valor, Genie Milgrom, quien reside en Miami y pertenece a la comunidad judía ortodoxa de la ciudad, ha recibido además el Premio al Mejor libro Latino en la categoría de inspiración (2015) y la Llave de la Judería de Fermoselle en el 2012.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Israel reconoce las investigaciones del legado judío en La Raya


NoticiasCyL-Zamora 
Los educadores José Manuel Laureiro y Anun Barriuso, autores del libro El Norte de Sefarad (2005), han sido reconocidos por sus investigaciones sobre el legado judío de La Raya


Los educadores José Manuel Laureiro y Anun Barriuso, autores del libro El Norte de Sefarad (2005) y miembros de la Junta Ejecutiva del Centro Isaac Campantón han sido reconocidos en Israel por sus investigaciones del legado judío en La Raya.

La Organización Latinoamericana, España y Portugal, con sede en la ciudad israelí de Ra’anana, entregó su reconocimiento con motivo de la Feria Internacional del Libro español en Israel, un evento realizado en colaboración con el Ministerio de Cultura y las embajadas de países iberoamericanos. 

José Manuel y Anun son pioneros en la recuperación de la historia de los Anusim, o forzados a la conversión, lo que los ha llevado a revelar las diversas vías y maneras en que los marranos, criptojudíos o “nuevos cristianos” resistieron el acoso de la iglesia y la inquisición, una de ellas a través del refugio en zonas alejadas del norte de la península, incluida la región de Tras os Montes en Portugal. 

Por años, ambos investigadores han sido presencia habitual en medios de comunicación e instituciones como Radio Sefarad y el Centro Sefarad-Israel, en Madrid, y desde el 2013 asiduos participantes en el congreso internacional sefardí en Zamora, del cual son co-organizadores.
Anun Barriuso tiene sus orígenes maternos en Villanueva del Campo hasta donde ha trazado su herencia judía y donde lleva a cabo un estudio de la memoria oral entre las personas mayores del pueblo.

lunes, 11 de julio de 2016

La Sinagoga Mayor de Zamora: una anécdota


En los siglos XIV y XV la ciudad de Zamora era conocida por su numerosa población judía y especialmente por su antigua academia rabínica. Según nos cuenta Cesáreo Fernández Duro en su Crónica histórica de la ciudad y el obispado de Zamora (Madrid,1882), desde el año 1094 ya existía sinagoga en la Puebla del Valle, más tarde llamada la judería vieja, hoy barrio de La Horta.

En el año 1259, el obispo Suero acuñó a Zamora como aljama para lo cual, seguramente, además del número de familias e impuestos, consideró la existencia de un o más templos. El primer registro oficial de una sinagoga en la ciudad lo tenemos en el año 1283 bajo el reinado de Sancho IV.

Poco más de un siglo después, en 1411, durante uno de sus sermones en la cercana Salamanca, el predicador Vicente Ferrer refierió una Sinagoga Mayor en Zamora de lo cual podemos inferir que la población hebrea de la ciudad había crecido y que muy posiblemente existiesen otros templos “menores”.

Años más tarde, en 1417, tenemos el dato de Juan II donando el altar de una sinagoga al claustro de Santa María de Dueñas. Y en 1419, luego de su conversión, la viuda de un miembro de la familia Benavento entregó una sinagoga, a todas luces privada, a la iglesia. Dicha sinagoga se encontraba en las inmediaciones de la iglesia de Santa María la Nueva.

Sabemos que por esa época Zamora ya era el centro de los estudios judíos en la península ibérica, liderado por el R. Isaac Campantón (1360-1463) y al que acudían estudiantes de todos los reinos, incluido el de Portugal. Tenemos documentación histórica sobre la participación de Campantón, junto a otros sabios judíos castellanos y leoneses, en la organización de las juderías y aljamas de la región después de los ataques violentos de 1391.

De entre varias referencias sobre la importancia de Campantón para la tradición judía, tomamos la de R. Eliyahu Capsali (en El Judaísmo Hispano, traducción de Yolanda Moreno Koch, 2005, pp. 127-28), cuya crónica de la vida en Sefarad, es una de las más autorizadas por los historiadores:
Estableció Adonay un salvador para Israel, un gran hombre, fuerte y vigoroso, sabio y capaz de mover montañas, intrépido entre los valientes, el sabio, el gran Rab R. Yishaq Campantón, sea su recuerdo para bendición, que restableció a los sacerdotes en sus funciones y a los levitas en su servicio religioso y a Israel en su rango: restituyó la corona (de Adonay) a su condición primordial. Formó a muchos alumnos e hizo una cerca de la Torah.
De sus mejores alumnos y amigos hubo cuatro que bebieron siempre agua viva y buena y figuraban en los escritos (Núm. 11,26): en el nombre del primero, capaz de mover montañas y molerlas, la luz sagrada, el ingenioso, el alegre Rab. R. Yishaq Aboab, sea su recuerdo para bendición, quien sólo tenía un ojo, fue único en su generación. El nombre del segundo sinay, - Adonay vino desde el Sinaí (Deut 33,2) -, el más importante de su pueblo y de los rabinos de su nación el sabio R. Yishaq de León. El nombre del tercero el que está sentado en cátedra, el más sabio gusanillo (2 Sam 23,8), el sabio R. Yosef Hayyún, sea su recuerdo para bendición, está tullido de ambos pies. Y el cuarto río es el Eúfrates (Gen 2, 14) cuyas aguas son fructíferas y abundantes, el sabio Simón Meme, sus aguas estarán seguras (Is 33,16), con las fieles misericordias prometidas a David (ibid 55,3).
Y a continuación entonces, aparece una anécdota mítica, cuyo significado ubica a estas cuatro figuras en el lugar la sinagoga, situada por estos años en la actual Plaza de San Sebastián y la ciudad – Zamora- con las cuales se identifica la transmisión del legado judío en Sefarad antes de la expulsión y en la diáspora:
Una vez, estando sentadas estas cuatro personalidades en el umbral de la sinagoga, pasó un hombre sabio por entre ellos, les miró y dijo: “sobre una piedra hay siete ojos, que son los ojos de Israel, su luz, sus cedros y lo más selectos de sus valientes”. Por medio de los cuatro sabios se extendió la Torah en Sefarad, en Portugal y en el Magreb. Por todo lugar al que iban iba también ante ellos gloriosamente la bendición. Y si no fuera por esto no hubiera quedado nada. Estos sabios fueron anteriores a la expulsión, una pequeña minoría, sin importancia (Is 16, 14)(…)
De esta forma, simbólica, poética, la más alta representación estética en la época renacentista y barroca, entra la Sinagoga Mayor de Zamora en el flujo histórico de la diáspora sefardí, perpetuando el conocimiento, la enseñanza y la amistad de estos sabios en la memoria de la comunidad judía de la época. Su existencia es una marca de identidad que ilustra y sintetiza el imaginario peninsular sobre la ciudad de Zamora desde al menos el siglo XIII. 

lunes, 4 de julio de 2016

Un "mikve" encerrado en la Hostería Real

Seguimiento a la noticia disponible más abajo.

Un equipo del Centro Issac Campantón tuvo la oportunidad de entrar y fotografiar el baño judío en La Hostería Real. A primera vista, la construcción cumple con los requisitios necesarios para ser considerado un mikveh, o baño judío, datado por algunos especialistas como erigido en el siglo XV y así consta en las descripciones disponibles del inmueble. Según se nos cuenta en la entrevisra más abajo, a inicios de los años 90 la hebraísta María Fuencisla García Casar, en efecto, lo reconoció como un baño judío. El Centro Campantón ha comenzado a llevar una memoria especializada del lugar con vistas a promover, con la aprobación del propietario del inmueble, su señalización dentro de la Ruta Sefardí de la ciudad.





Un "mikve" encerrado en la Hostería Real

José María Sadia, La Opinión de Zamora, 29 de Julio, 2014. Fotos: Javier de la Fuente
  En origen, los judíos utilizaban los baños rituales como una suerte de purificación. Utilizaban un lugar especial, un mikve , que cumplía dos requisitos fundamentales: el agua debía fluir y renovarse de forma constante y tenía que cubrir al completo el cuerpo. Tanto los hombres como las mujeres -ahora es una costumbre ligada más al género femenino- utilizaban estos espacios de manera frecuente. 

Todavía hoy el agua baja de la peña sobre la que se asienta la ciudad para renovar el agua de un mikve oculto en el interior de la Hostería Real, un edificio hoy clausurado fruto del infortunio y de una trayectoria reciente tan rocambolesca como el olvido en el que habita, posiblemente, uno de los escasísimos legados arqueológicos de la importante presencia hebrea en varias zonas de la ciudad, en particular, los Barrios Bajos. 


Alfredo del Cueto, delineante.

La historia del baño judío y del propio edificio es la historia de Alfredo del Cueto, delineante que emprendió a mediados de los ochenta un noble proyecto para el edificio hoy clausurado: impulsar un museo en el que dar a conocer cuatro centenares de trajes de la provincia con una antigüedad de hasta cuatro siglos. Con tal fin, Del Cueto invirtió sus ahorros en la compra de la propiedad, por entonces un conjunto de viviendas que empañaba la impronta del palacio que habitó el último inquisidor de la ciudad. "Se trataba de un edificio catalogado y allí no podías hacer cualquier cosa", precisa el ya jubilado delineante. 

El palacio poseía un ramillete de aspectos de extraordinario valor y la obra de Del Cueto consistía en separar el polvo de la paja. Junto a los arquitectos Alfonso Crespo y José Ángel Bueno, el promotor impulsó la reforma integral de las estancias, delimitadas por sillería de piedra y adobe prensado, con unos muros que rozan el metro de anchura en algunas zonas. "Incluso había un excelente artesonado en la primera planta formado por piezas encajadas", rememora. 


Hosteria Real, ubicada en la Cuesta de Pizarro, Zamora

Sin embargo, el lugar más especial del edificio no eran su fachada, ni el patio que muchos recordarán de la reciente etapa como hostería. Sino un pequeño espacio que unía la roca que sostiene la muralla con el resto de la propiedad. "Cuando me encontré con aquello, advertí de que se trataba de un baño ritual, pero o no me creyeron o había un notable desinterés por aquello", explica Del Cueto. En cambio, la historiadora Fuencisla García Casar, que editó un trabajo monográfico sobre la presencia judía en la ciudad, "acudió a verlo y no tuvo duda alguna de que se trataba de un baño judío". 

Pero, ¿qué aspecto tenía aquel mikve? "Es un espacio situado al fondo, con cinco peldaños para bajar al baño y un pilar que sujeta una barandilla de sillería. Lo más importante es que está construido a cielo abierto, excavado en la misma roca y con una profundidad de un metro de agua", explica Del Cueto. Un orificio conecta el baño con un pozo situado en el centro del patio del palacio y mantiene el nivel del agua que podría ser mayor de obstruirse el agujero. 

Plano delineado por los ingenieros al momento de reconstruir la Hostería Real
Se trata de uno de los tres espacios que el Centro Campantón -creado tras la celebración de un congreso sobre la herencia sefardí en Zamora- pretende estudiar junto al cementerio hebreo radicado en Valorio o la Cueva Árabe, que pudo ser una antigua sinagoga. Al frustrarse el proyecto del museo del traje, Del Cueto impulsó allí el restaurante Pizarro (como la cuesta en la que está emplazado) a principios de los años noventa. Tras aquella experiencia profesional, el palacio cambio de manos y nació la Hostería Real, clausurada desde hace dos años, lo que impide a los investigadores acceder al interior en la actualidad.


Otras informaciones relacionadas:

El renacer de una cultura dormida (Enlace Directo)
La excavación en tres zonas de la ciudad sacaría a la luz los primeros restos judíos (Enlace Directo)

domingo, 3 de julio de 2016

Breve reportaje fotográfico de las Jornada Sefardíes Zamora 2016.



Panel "El Norte de Sefarad: perspectivas y definiciones", Centro Sefarad-Israel, 27 de Junio. Presentes de izq. a drch: Judith Cohen, Gregorio G. Olmos, José Manuel Laureiro y Anun Barriuso. Moderador: Jesús Jambrina.



Público en el panel foto anterior.

Vino y cultura judía en Zamora. 29 de Junio, Tour de la D.O. Tierra del Vino, en el cual los miembros del Centro Isaac Campantón entregaron datos al Consejo Regulador para agregar a la historia de la cultura vinícola de la región. 
Ponentes y participantes en el IV Congreso Internacional Sefardí visitan la bodega Bocos.


El 30 de Junio se realizó la ya habitual Ruta Sefardí por los diferentes puntos de las juderías vieja y nueva.


Basado en la documentación histórica, la ubicación en el área central de la judería vieja, la orientación geográfica y las recientes investigaciones sobre las focalizaciones acústicas del sitio, el Centro Isaac Campantón propusó la señalización de Santa Lucía # 10 como una de las primeras sinagogas de Zamora, lo cual fue anunciado durante la visita a la Ruta Sefardí.

El Concejal de Economía y Turismo del Ayuntamiento de Zamora, Christoph Strieder dio la bienvenida a los participantes en el IV Congreso Internacional Sefardí, el 1 de Julio. 

viernes, 1 de julio de 2016

Foto editorial de El Día de Zamora: Los inovidables sefarditas


Hoy, 1 de Julio, comienza el curso sobre Sefarad en nuestra capital, que fue también judía; urbe en la que nacieron grandes intelectuales y doctores. Los zamoranos del siglo XXI que amamos nuestra historia nunca olvidamos a aquellos sefarditas injustamente expulsados. Sólo pedimos a sus descendientes que nos sepan perdonar.


martes, 21 de junio de 2016

Programación Congreso Internacional y Jornadas Sefardíes 2016

Para el congreso recomendamos matrículas online en este Enlace



Programa de actividades previas al congreso

27 de Junio, Encuentro en el Centro Sefarad-Israel de Madrid, 19H. Para Enlace pinche aquí

29 de Junio, visita a bodegas de la D.O. Tierra del Vino, en Zamora, 10 a 19H. Salida del Parque León Felipe.

30 de Junio, paseo por las juderías de Zamora, 20H, salida de la Plaza del Maestro. Para ver la Ruta pinche aquí.

1 de Julio, cena de Shabbat, Hotel Trefacio, 21:30H, 55 plazas,  precio 25 euros.


Para todas las actividades recomendamos reservas a centrocampanton@gmail.com

***
 Ponencias Congreso Internacional, UNED 1 de Julio, 2016

El Norte de Sefarad: perspectivas y definiciones 
Recomendamos matrículas online en este Enlace 

Horario

9:15H Acceso a la sala de conferencias

9:45H- Inauguración. Palabras de Apertura a cargo de Juan Andrés Blanco, Director Centro Asociado de la UNED, y Jesús Jambrina, Centro Isaac Campantón

10-10:50H.- “Castilla, madrastra perversa”, Gregorio González del Olmo, Escritor, autor del libro  “Yucé, el sefardí” (2016)

11:00-11:30H.-  “El refranero antisemita español”,  Anun Barriuso, Centro Campantón

11:40- 12: 10H – “La visión de judío durante la época franquista”, José Manuel Laureiro, Historiador, Vice-Director Centro Campantón

12:20-12:50.-“Los apellidos judíos de Zamora”, Iztjak Benabraham, Abogado-Historiador, Centro Moisés de León

13:00 -13:30H.- “La tradición literaria judía en la obra de Jorge Luis Borges”, Alfredo Alonso, Catedrático de Literatura Hispanoamericana, Luther College, Borges Center

13:40-14:10H.- El Monasterio de Moreruela: arquitectura y misticismo judío, Esteban Carlos, Ingeniero, investigador independiente

14:15- 15:50 Comida

16:00-16:30H.-  “Treinta años de relaciones diplomáticas Israel-España: logros y desafíos”, Abraham Haim, Presidente del Consejo de las Comunidades Sefardíes de la Ciudad de Jerusalén

16:40-17:10H.-  “El enigma de los descendientes de Valls o las cenizas del rabino”, Miguel Segura, escritor

17:20-17:50H - “Taller sobre el cancionero sefardí”, Judith Cohen, Etnomusicóloga, York University

20:00-20:30H.- Diálogos histórico-familiares. Coord. Anun Barriuso, Centro Campantón

20:40H. - Conclusiones

21:30H.- Cena de Shabbat. Hotel Trefacio. (Inscripciones durante el Congreso o por teléfono al 609 740 116 también por correo al centrocampanton@gmail.com)

Patrocinadores 

domingo, 22 de mayo de 2016

¿Quién fue Isaac Campantón?*

 
"El gran rabino R. Isaac Campanton, conocido como Gaon de Castilla (y León), hijo del gran rabino R. Jacob, y el R. Israel Ashkenazi recibieron las tradiciones de sus padres y de nuestros rabinos de generariones anteriores alrededor de 5120 (1360). R. Isaac Campantón enseñó la Torah ampliamente y tuvo muchos discípulos. Vivió una larga vida, falleciendo en el año 5223 (1463). Tenía una apariencia majestuosa. R. Isaac de León, uno de sus estudiantes, fue conocedor acerca de los milagros, y falleció a los setenta años. R. Isaac Aboab II, un gran sabio y uno de los estudiantes de Campantón, falleció en Portugal en el año 5253 (1493), alrededor de siete meses después del exilio de España. Tenía sesenta años cuando falleció".


Gedaliah Ibn Yahya (1515-1587)
Fragmento tomado de David Raphael, The Expulsión 1492 Chronicles, Carmi House Press, 1992, pp. 178-79. (1)

 ***

"Quien lo vio, vio el rostro de la Presencia Divina" - Abraham Zacuto, El libro de los linajes (1567) (2).
 ***

SéferHa-Kabbaláh (Libro de la tradición), Fez, 1510, de R. Abraham ben Salomón de Torrutiel (1482- ¿?). Traducido del hebreo por Jaime Bages, Revista del Centro de Estudios Históricos, Granada, 1921(3):

“Isaac Campantón, lumbrera de los desterrados, de cuyas aguas viene  bebiendo todo Israel hasta el día de hoy”  (33)

                                    ***
“El maestro Isaac Campantón y los grandes sabios que florecieron en España, cada uno maestro en su lugar.

El gran maestro Isaac Campantón estudió con su padre, enseñó la Ley a Israel y formó muchos discípulos, siendo de ellos mi padre y R. Salomón – de bendita memoria- gran conocedor del Talmud, que aprovechó las enseñanzas del maestro durante más de 20 años. 

El maestro Isaac de León, que fue un sabio en todas las ciencias y formó también numerosos discípulos, siendo uno de los mejores el maestro, santo piadoso que santificó a Dios en Portugal, el maestro Simeón Maimi – de bendita memoria. 

El maestro Isaac Aboad, R. Moséh el Francés, R. Shem Tob ben Shem Tob y el gran maestro, favorecedor de sus amigos, Samuel El-Valensí – de bendita memoria-, quien a su vez tuvo muchos discípulos entre los mejores, el martillo fuerte, el de agudeza de ingenio, el maestro Josef Uzziel y el maestro Moséh Alliegna. 

Otros , además de los mencionados, estudiaron con el maestro Isaac Campantón, en los primeros años de su vida, siendo ya en el final de ella, cuando lo hicieron el maestro santo y piadoso R. Moséh El-Valensí – de bendita memoria- y algunos grandes sabios aquí no mencionados. 

El grande y piadoso maestro R. Shem Tob Lerma, que fue uno de los más distinguidos discípulos del maestro Isaac Aboad, se quedó en la cárcel, en la capital de Portugal, después que llegaron a Fez los judíos expulsados, junto con el sabio Morí, el maestro R. Jacob Lual y R. Abraham Saba. Al cabo de un tiempo fueron a la ciudad de Arcila, en un barco frágil, siendo la intención de sus enemigos que se sumergieran en el mar, más Dios hizo un milagro con ellos, pues desembarcaron en Arcila, como hemos dicho, maltrecha la nave, sin patrón ni marinero, solo por la misericordia de dios que los guiaba. 

Murio el maestro Isaac Campantón en Peñafiel, en el año 5223 (1463), después de haberle sobrevenido varias desgracias, yendo errante y vagabundo por todas las tierras, de aquí para allá, por causa del terror real. He oído decir, respecto de él, que cuando era perseguido por los príncipes se echo sobre el sepulcro del grande e insigne maestro R. Isaac Gikatilla (4), y que, al levantarse de dicho sepulcro, dijo a sus discípulos: “de hoy en 8 días moriré”. 

Estos maestros mencionados, discípulos todos ellos del maestro, enseñaron la Ley en España hasta el tiempo de la expulsión, en que hubimos de salir de allí, como vamos a referir luego. (270-271).

***

Tomado de Nomología o Discursos legales (1629) de Immanuel Aboad , ed. Moisés Orfalí, Ediciones Universidad de Salamanca, 2007.

La novena edad fue del excelentísimo  Rabenu Ishac Campantón, hijo del grande Rabenu Iahacob. A este señor llamavan comúnmente el Gaón de Castilla, vivió ciento y tres años hasta que en el de cinco mil y dozientos y veynte y tres pasó a gozar la vida eterna. Hizo augmentar con fructuosísimo progresso la Ley Sanctíssima en toda España, y tuvo muchos y muy excelentes discípulos. Dize el docto Abraham Zachuto, en su libro de las Genealogías, que él alcançó a ver a este señor, y que era por estremo hermoso y venerable, y que sus faces parecían más angélicas, que de hombre moral. (296)

*** 
El siguiente texto es tomado de Biblioteca española: Tomo primero, que contine la noticia de los escritores rabinos españoles desde la época conocida de su escritura hasta el presente, Joseph Rodríguez de Castro, Madrid, Real Imprenta de la Gazeta,1781:

La novena edad -se refiere a la última de las épocas de los Rabanim o Maestros españoles desde que el centro de estudio del Talmud se trasladó desde Pumbeditá a la península ibérica alrededor del año 948- fue de R. Isaac Campatón, conocido vulgarmente como el Gaon de Castilla: este vivió 103 años, y falleció en el año 5223, de Cristo 1463. Sus discípulos más sobresalientes fueron R. Isaac de León, R. Abraham Zacut, y R. Isaac Aboad. Este fue su sucesor en la dignidad de Gaon, y por antonomasia era llamado el Rabi: salió de Castilla en el año 1492, en que los Reyes Católicos D. Fernando y Doña isabel desterraron de todos sus reynos a los judíos, y se retiró a Portugal; en donde falleció seis meses después, de edad de 60 años. Los demás Rabinos célebres, que había en el reyno, se esparcieron por diversas partes. R. Joseph Uziel, y R. Sem Tob pasaron a África, y pusieron sus Yeshibot, o Academias, en la ciudad de Fez: R. Joseph Penso colocó la suya en Constantinopla: R. Samuel Serralvo en el Cairo: R. Jacob de Rab en la ciudad de Saphet; y R. Jehuda Aboad en la villa de Alcazaquivir en el África. (Prólogo) 
***

R. Izchaq Qanpanton, o Campantón como le nombra Immanuel Aboad en la página 286 de la Nomología, llamado comúnmente el Gaon de Castilla, vivió 103 años; y falleció en el mundo 5223, de Cristo 1463: fue maestro de R. Izchaq de León y de R. Izchaq Aboad, que le sucedió en la dignidad de Gaon, o Maestro Universal, y fue después conocido por sólo el título de Rabí; distintivo que a ningún otro habían concedido los judíos después que falleció Moseh Bar Nachman.

Escribió Campantón un libro, cuyo título es Libro de los caminos del Talmud, en que pone las reglas universales y más necesarias para mejor comprender el estilo en que está escrito el Talmud. Imprimiose este libro en Mantua en el año de Cristo 1593, y en Venecia en 1547, y en esta ciudad lo reimprimió en 4o Cristoval Zaneti en 1565.

De este escritor judío, que fue el que dio principio a la edad novena de los Rabanim en España, dan noticias Bartoloccio en la página 920 del Tomo 3o de la Biblioteca Rabínica, Wolfio en el Tomo I de la Biblioteca Hebrea, Abraham Zacut en el Libro de los linajes, y R. Gedaliah en Cadena de la tradición. (202)

***
  
Samuel ben Moses de Medida (1506-1589), conocido como Maharashdam, fundó una Yeshiva en Salonika en la cual introdujo el sistema de enseñanza talmúdica de Isaac Campantón (1360- Peñafiel,1463), fundador de la Yeshiva de Zamora. Medina a su vez tuvo varios discípulos, entre ellos Aaron Abayuv, Joseph ibn Ezra, Abraham di Boton, David Nahmias y Abraham ibn Aruz. La Yeshiva de Medina en Salonika fue patrocinada por la financista Gracia Mendes (1510-?). Información tomada de Virtual Jewish Library. 

Notas

Dibujo: "Indumentaria”: Colección de calcos hechos por Dn. Manuel Castellano (1846-1880) Anotación manuscrita en el ángulo superior derecho a lápiz de grafito:"Siglo XIV." / "Judío". Anotación manuscrita en el margen derecho a lápiz de grafito: "Toca blanca. / Manto amarillo. / túnica verdosa / cinturón rojo. / y bordados de oro." Barcia. Catálogo colección dibujos originales BN. Título. tomado de la anotación manuscrita. Pérdida de papel en el ángulo superior derecho. Foto retocada digitalmente para que se aprecien los contrastes.

* Existe otro escritor de apellido Campantón. Se trata de Judah ben Solomon Campantón, autor de Arba'ah Kinyanim (Las cuatro posesiones). La información siguiente sobre él está tomada principalmente de "Judah ben Solomon Campantón and his Arba'ah Kinyanim", de Elhanan H. Golomb, Philadelphia, 1930: 

En la introducción a su libro Arba'ah Kinyanim (Las cuatro posesiones), Judah ben Solomon Campantón dice que vivía en Molina, cerca del río del mismo nombre. Además del libro mencionado, Judah escribió Lekah Tob. Por su escrito sabemos también que participó en debates religiosos con los cristianos. 

Judah Campantón tenía conocimiento de la literatura rabínica de su época, así como de los escritos filosóficos y místicos, El Zohar incluido. Algunos de los autores que nombra son: Abraham Ibn Ezra, David Kimpi, Nahmánides, Joshua Nahmias, R. Jonah Girondi, R. Menahem ben Simeon, Abraham ben David, Maimónedes y once citas de RITBA (Yom-Tob ben Abraham Ishbili), de quien fue discípulo. 

Por este último dato podemos pensar que vivió en la primera mitad del siglo XIV. Judah Campantón se disculpa con los lectores por tener que citar de memoria debido a la falta de libros en el sitio donde él vivía.


1- Los Yahya fueron una familia judeo portuguesa de sabios y estudiosos de las tradiciones que se remonta al siglo XI. Vivieron entre Portugal y España, dependiendo de los vaivanes políticos de la época. Más información en la Enclopedia Judaica de 1906. La referencia a Campantón denota la influencia del rabino zamorano entre los judíos de la diáspora sefardí.

2- La cita puede verse en la Introducción a "The Book of Lineage", BookSurge Publishing, 2006, escrita por Abraham Haim Freimann: Cuando R. Abraham Zacuto tenía 6 años, vio en persona al R. Isaac Campantón (fallecido en 1463), rabino principal de las comunidades de Castilla, quien era llamado Gaón por sus contemporáneos (el uso de ese título no era común en esa época). La visión del hombre piadoso y generoso impresionó al niño. Cuando mayor, Zacuto escribió que "quién lo vio, vio el rostro de la Presencia Divina". Un extracto del libro de Haim Freimann puede verse en la página dedicada a Zacuto.

3- El libro de Torrutiel es la continuación de un primero con el mismo título escrito por R. Abraham ha-Leví ben David (nacido en Toledo entre los años 1100 y 1110- fallecido en1180), conocido también como RABaD I. La traducción al español es de James Bages Tarrida, Granada, 1922. 

4- Isaac ben Abraham Gikatilla (Medinaceli, 1248- Peñafiel, 1305). Cabalista y filósofo, autor de varios libros, entre ellos Puertas de Luz. A continuación, un extracto de la Encliclopedia Judaica: "Al igual que su maestro - Abraham Abulafia (1240-1291)- , Gikatilla se ocupó de las combinaciones místicas y las transposiciones de letras y números; sin duda, Abulafia le consideró como el continuador de su escuela. Pero Gikatilla no era un adversario de la filosofía; por el contrario, trató de reconciliar la filosofía con la Cábala, manifestando que aquella es la fundación de ésta. Sin embargo, él se esforzó por la ciencia más alta, esto es, el misticismo. En general sus trabajos representan un desarrollo progresivo de penetración filosófica en el misticismo. Su primer trabajo muestra que tenía conocimiento considerable de las ciencias seculares, y que estaba familiarizado con las obras de Ibn Gabirol, Ibn Ezra, Maimónides, y otros (...) Tenía a Maimónides en gran estima aún cuando se oponía a él, y le citaba muy a menudo. Otras autoridades citadas por él son Ibn Gabirol, Samuel ibn Nagrella y Abraham ibn Ezra. En su "Me'irat 'Enayyim", Isaac b. Samuel de Acre critica severamente a Gikatilla por el uso excesivamente libre del Nombre Sagrado"Tomado de Presencia viva de la cábala, de Federico González y Mireia Valls.

martes, 26 de abril de 2016

Un camino judío en Zamora

Por Jesús Jambrina*; una versión de este artículo se publicó en The Jerusalem Post, Marzo 23, 2016

El autor (a la izq.) luego de una presentación sobre el legado judío de Zamora en la sinagoga de La Crosse, Wisconsin
El próximo 1 de Julio estaremos celebrando en Zamora el cuarto congreso internacional sobre el legado judío de la ciudad. Cuando en el año 2010 comencé a investigar el tema nunca imaginé que este crecería al punto de reunir cada año a decenas de participantes, incluyendo estudiosos y académicos de la historia y la cultura sefardí tanto a nivel local y regional como internacional. 

Entre los colegas que nos han visitado están Abraham Gross, de la Universidad Ben Gurión, Israel, Jane Gerber, de la Universidad de Nueva York, Ruth Behar, de la Universidad de Michigan- Ann Arbor, Estados Unidos, y Jorge Martins, de la Universidad de Lisboa, Portugal, entre otros expertos del tema sefardí alrededor del mundo. Este año tendremos de conferenciante inaugural al escritor Gregorio G. Olmos, autor de la novela Yucé, el sefardí (2016), ganadora del XXXIV Premio de Novela Felipe Trigo, una obra que ha sido prologada por el también escritor José Jiménez Lozano, Premio Cervantes 2002.

Cuando hace seis años hice la primera búsqueda en Google sobre el legado judío sefardí de Zamora, sólo aparecían dos referencias. La primera, mencionando el conocido Concilio de 1313, donde se repitieron varias de las mismas prohibiciones contra los judíos que se venían estipulando desde el Concilio de Elvira a principios del siglo cuarto; la segunda, el caso del Niño de la Guardia, donde supuestamente había participado un judío zamorano de nombre Abenamías, el cual como ya demostró Yitzak Baer hace más de cincuenta años, fue una de los tantos infundios inquisitoriales del siglo XV. Fuera de esas dos referencias, incluidas en la gran mayoría de los libros de historia medieval relacionadas con el tema judío, no existía mucho más en la primera línea de archivos disponibles en la red. El silencio no dejo de sorprenderme al conocer yo por lo menos un folleto de 1992 firmado por el entonces director del archivo provincial, Florián Ferrero, en el que se ofrecía alguna bibliografía acerca de los judíos de Zamora.


Pocas semanas después leí los dos libros que considero clásicos sobre el tema: Juderías de Castilla y León (1988), de Guadalupe Ramos de Castro, donde aparece una sesión dedicada a la ciudad, y El pasado judío de Zamora (1992), de la profesora María Fuencisla García Casar, en el cual se ofrece una crónica histórica de la presencia judía en la capital provincial. A través de esas obras, que hoy necesitan, sin dudas, una edición crítica que actualice datos y perspectivas sobre el tema, existen otros autores que igualmente me aportaron sustancia a la investigación, pienso en los estudios del profesor Carlos Carrete Parrondo, de la Universidad de Salamanca, recientemente fallecido, y Julio Valdeón Baruque, Universidad de Valladolid, quien en su libro Judíos y Conversos en la Castilla Medieval (2004), igualmente ofrece un excelente estudio de los judíos castellanos y leoneses.

En la bibliografía española habría que agregar, además, al medievalista Manuel Fernández Ladero, quien ha publicado algunos artículos notables sobre Zamora y el tema converso, así como los profesores Yolanda Moreno Koch y Ricardo Izquierdo Benito en sus conocidas memorias de cursos y congresos en la Universidad de Castilla La Mancha. Una posible bibliografía preliminar habría que completarla con autores como Benjamín Netanyahu, Haim Beinart y el propio Abraham Gross, cuyo libro sobre Abraham Saba es indispensable para entender una de las líneas de los estudios judíos acunados en la Zamora del siglo XV.

A finales del año 2013 se creó el Centro Isaac Campantón para acentuar el valor cultural del sabio Isaac Campantón (1360-1463), no tanto en sus contribuciones a los temas rabínicos, área de estudios en la que no tengo preparación, sino en lo que su personalidad representa desde el punto de vista del florecimiento de la comunidad judía zamorana en la que desarrolló su labor pedagógica. Campantón es la llave de entrada a una época – finales del siglo XIV y todo el siglo XV- en que Zamora atrajo a los más brillantes pensadores judíos en España y Portugal, siendo el guía de una generación que lo consideró Gaon de Castilla y León y a todas luces responsable de trasmitir la tradición en su forma más pura y renovada, lo cual facilitó  un mayor conocimiento en la diáspora sefardí.

En Zamora, con el método de Campantón, se educaron, entre otros: Samuel Valensí, Issac Abroab II, Isaac de León, Jacob Habid y su hijo Leví, Moshe Alaskhar, Isaac Arama, Joseph Hayyum, Abraham Saba y el conocido hebraísta converso Alfonso de Zamora, entre otros. Ninguna otra ciudad castellana o leonesa cuenta en su nómina de personalidades judías con una batería de sabios, cuya impronta llegó a los cuatro puntos cardinales del planeta, de Amsterdam a Safed y Estambul y de Lisboa y Oporto a las Américas. Un buen número de las visitas que recibimos en la página web del Centro Campantón llegan de Lituania y otras partes de Rusia, donde la obra del sabio zamorano es muy conocida. 


De todos estos temas y asuntos conversamos en nuestros congresos anuales que además se han convertido en verdaderas jornadas sefardíes pues no sólo tenemos ponencias académicas, sino que también realizamos conciertos, exposiciones, visitas a las juderías, concluyendo el viernes con una cena de Shabbat abierta a todos los participantes en el congreso y a los residentes de Zamora interesados en conocer sobre esta celebración central al judaísmo. Esta sesión, como otras que se han organizados para divulgar las fiestas judías, han sido dirigidas por el amigo Abraham Haim, actual presidente del Consejo de la Comunidad Sefardí y Oriental de Jerusalén, quien es un habitual de nuestros congresos y quien visita Zamora con asiduidad durante el año.

Otra de los participantes habituales es la etnomusicóloga Judith Cohen, quien ha ofrecido varios conciertos en Zamora, recorriendo la tradición sefardí de la cuenca mediterránea, incluida la región zamorano-portuguesa de Tras Os Montes, particularmente la zona de La Raya, como se conoce la frontera con Portugal. El segundo congreso lo dedicamos a esa región donde el cripto-judaísmo constituye una segunda naturaleza en varias de las comunidades rurales, entre ellas Carçao, Vimioso y Braganza, donde miles de judíos castellanos y leoneses se refugiaron en 1492.

Este año 2016, además del congreso en sí titulado “El Norte de Sefarad: perspectivas y definiciones”, tendremos nuevamente un panel en el Centro Sefarad-Israel, en Madrid, que se llevará a cabo el 27 de Junio a las 19 horas y en el cual participarán ponentes en el congreso. El 29 de Junio, de 10 de la mañana a las 14 horas los participantes harán una visita guiada por varias bodegas de la D. O. Tierra del Vino, una de las regiones vinícolas más antiguas de la península ibérica, en la que, según la documentación histórica, los judíos zamoranos llegaron a tener viñedos.

El jueves 30 de Junio haremos nuestro recorrido habitual por las dos juderías, la vieja y la nueva, una actividad que cada vez atrae a más personas. Esta es una visita organizada a partir de las cinco señalizaciones turísticas que el Ayuntamiento de Zamora realizó en el año 2014 a propuesta del primero congreso en el 2013. Las señalizaciones fueron sugeridas por el Centro Isaac Campantón y consensuadas con el historiador Florián Ferrero, como uno de los cronistas principales de la ciudad, y la consejería de cultura y turismo del Ayuntamiento. Los eventos de este año concluirán igualmente con una cena de Shabbat en el Hotel Trefacio, donde, como en años anteriores, esperamos reafirmar el compromiso de continuar trabajando por la recuperación y puesta en valor del legado judío de la ciudad de Zamora.




Ilustración de la Bible de Cervera (Castilla y León, 1300) utilziada en las señalizaciones de las juderías en Zamora

*Director del Centro Isaac Campantón; catedrático de literatura hispano-americana y estudios latinos en la Universidad Viterbo, en La Crosse, Wisconsin. Su libro Los judíos de Zamora. Una cronología anotada se publica este verano en Madrid por la Editorial Verbum bajo el sello de la Serie de Letras Hebreas. Contacto: centrocampanton@gmail.com